LA COLUMNA DE PEPE PREGUNTÓN

¿Por qué será?

La economía uruguaya ha retomado la senda del crecimiento. Pero, en todo caso, se trata de un crecimiento que no se refleja en el empleo.

Repasemos los datos oficiales. El empleo en Uruguay acumula ya diez trimestres consecutivos de caída. Diez trimestres. Dos años.

Y eso no es todo. El desempleo ha ido en aumento, hasta ubicarse en el 8,1% en el segundo trimestre de este año. Según ha reconocido el gobierno, en dos años se han perdido en Uruguay unos 40 mil puestos de trabajo.

Los analistas del mercado laboral coinciden en que la situación no cambiará en el mediano plazo. Es que los sectores de actividad que hoy crecen no están tomando personal. Y los que tienen más empleados son aquellos a los que les está yendo mal.

El gobierno, como es lógico, está preocupado. Si el país crece pero ese crecimiento no se refleja en el empleo, algo anda muy mal.

¿Qué será? ¿Por qué en un país que está creciendo las empresas no quieren contratar personal? ¿Qué estará sucediendo?

¿Será que los empresarios son, como piensa una parte importante de la izquierda uruguaya, mala gente que sólo piensa en ganar más y más dinero?

¿Será que las empresas han comenzado a ajustar sus plantillas a la baja como forma de paliar, aunque sea en parte, el aumento constante del peso que el Estado carga sobre sus emprendimientos? ¿Alguien en el gobierno pensó, antes de subir sin parar las tarifas públicas y los impuestos, que estos incrementos terminan pesando sobre el empleo?

¿Cuánto tendrá que ver en la actitud de los empresarios la imposibilidad de negociar salarios y compensaciones con sus trabajadores sin la intervención de un Estado que, invariablemente, fija pautas poco realistas para la situación por la que atraviesan las empresas privadas?

¿Cuánto incidirá, a la hora de tomar más personal para una empresa, el saber que después los sindicatos no permiten que se suspenda a un empleado, o se le envíe al seguro de paro, o se le haga una observación?

¿De verdad cree alguien que un empresario tiene, en el país en el que vivimos, incentivos para contratar más personal?

¿No será hora de que el gobierno haga una autocrítica y entienda hasta qué punto, con sus actos y sus omisiones, ha contribuido a deteriorar los niveles de empleo?

¿No será tiempo de que la izquierda entienda que va siendo tiempo de entender que para repartir riqueza primero hay que generarla, y que para eso hay que estimular en lugar de desalentar a cada paso a los empresarios?

¿No será esto un llamado de atención para la dirigencia sindical? ¿No podrán de una buena vez aceptar que se pueden defender los derechos de los trabajadores sin necesidad de hartar a los empresarios, que son los que generan empleo? ¿No será posible que entiendan los señores del Pit-Cnt que ellos tienen una gran parte de la responsabilidad de que en Uruguay se hayan perdido 40 mil puestos de trabajo en dos años y que hace dos años que el empleo cae sin parar?

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º