CARNAVAL Y POLÍTICA

Sendic, Bascou, Novick y más Sendic: la crítica murguera

La sátira sobre el gobierno de turno va recobrando espacio en Carnaval.

Las llamadas "murga joven", que nacieron en esa movida, usan un estilo más jocoso y menos combativo. Foto: F. Ponzetto
Las llamadas "murga joven" usan un estilo más jocoso y menos combativo. Foto: F. Ponzetto

A Raúl Sendic "le dicen ‘huelga de hambre’, porque seguro a escondidas come". La diputada frenteamplista Daisy Tourné escuchaba atenta la actuación de la murga Los Saltimbanquis, hasta que llegó esta polémica frase. Fue entonces que se tomó el cuello con la mano, bien por debajo del mentón, y abrió la boca como si tuviese arcadas. Cinco sillas más a su izquierda, también en el Teatro de Verano, el subsecretario de Economía Pablo Ferreri se mataba de la risa. Volvió Carnaval, pero ¿con el lápiz afilado?

Que "Raulito distraía la atención"; que cuando Sendic tenía nueve años entraba a clase y decía: "Buenos días alumnos, llegó el profe de Química"; que el exvicepresidente tuvo "siempre menos luces que un espejo en camarín de Steve Wonder"; que "compró dos libros con la tarjeta corporativa, pero él ya dijo que los va a devolver; uno cuando lo termine de colorear y el otro cuando encuentre a Wally"; que no se sabe "si fue estudiante, ni quien lo licenció, en Cuba dice él, qué importa si cursó, total de cara dura fue que se recibió".

Raúl Sendic es uno de los personajes más nombrados por las 16 murgas que participan del concurso oficial de Carnaval. Con su figura, o por lo que hizo su figura, los conjuntos recuperaron la crítica con nombre y apellido hacia un integrante del gobierno de turno. Recobraron la burla directa como la hacía el "Payaso Jorgito (Batlle)", en Momolandia, quien bromeaba tras la crisis de 2002 que los uruguayos que se iban al exterior donde no los dejaban trabajar, con él se ahorraban el pasaje, "porque tampoco los deja trabajar". O cuando al "Cuqui Lacalle" hubo que hacerle "zac" con un varita "y no tomó más, ni una gota".

Era un viejo reclamo de parte de la platea, cansada de la asociación: murga = izquierda = hablar bien del Frente Amplio. Pero no vaya a pedir muchas alusiones personales más hacia figuras del oficialismo. Araca la Cana, que fue declarada la murga del siglo XX, canta al pasar: "El primero de enero nos encajaron un tarifazo / Astori no tiene arreglo / esto lo paga el pueblo". Para luego mostrar de qué lado del mostrador está el conjunto: "Ya no nos caben versos / éste seguro no es el camino /te lamento Danilo (bis) / una vez más".

La propia Araca hace un cuplé sobre "las focas", esos genuflexos que lo aplauden todo; sean de izquierda o de derecha. En todo caso, el texto que en este Carnaval hace la crítica más directa al gobierno es de La Gran Muñeca.

Bajo el título "Rendición de Cuentas", la murga improvisa un Consejo de Ministros. Está María Julia Muñoz que "no puede con su ego". Llega Álvaro García a quien nadie le entiende sus explicaciones. Rodolfo Nin Novoa que está solo para viajar. Danilo Astori de quien hay que advertirle al público que "si es público lo va a privatizar". Liliam Kechichian que está feliz porque con el "movimiento sexy" trae un turista al país. Y Rafael Michelini, que aunque no se sabe para qué vino, "sigue siendo senador". La murga calcula que no llegaron obligados, aunque dudan si Tabaré Vázquez "lo decretó".

En ese Consejo los ministros sostienen que la Tierra es plana, porque lo vieron en YouTube. Y ante la queja de la murga de por qué no están trabajando, Lucía Topolansky contesta: "Tabaré nos dio una tablet y estamos practicando".

De frente.

Según el periodista especializado Guzmán Ramos, "muchas murgas participan en las campañas políticas del Frente Amplio y, a la inversa, casi no hay grupos que estén en las campañas de blancos y colorados". Y agrega otra razón por la que hoy la crítica es menos filosa: "los estilos van cambiando y ahora se critica más un concepto, una filosofía y no tanto un hecho político en sí".

Esto coincide con el desinterés por la política y la desconfianza en los partidos políticos que se está notando en la sociedad. Con 25% de apoyo, la confianza en los partidos está en el nivel más bajo desde la crisis de 2002, según los últimos datos del Latinobarómetro.

Raúl Castro, alma máter de Falta y Resto y a quien su tono crítico le valió el apodo "Tinta Brava", le encuentra otra explicación. "La murga es la voz del pueblo, si no le da palo (al gobierno) es porque no se lo merece". Los detractores le dirán que, en esencia, el Carnaval es el plebeyo que se burla, al menos por unos días, del rey.

El reglamento no específica que haya que reprocharle o no al gobierno de turno. Ni siquiera dice qué porcentaje del espectáculo debe estar dedicado a un planteo de este tipo. La normativa hace referencia a que se privilegiará "la cuota de crítica y sátira sobre diversos tópicos de la actualidad y del acontecer de la sociedad, así como el ingenio de sus planteos, apostando a la creatividad por encima del mensaje directo".

Solo el texto y la interpretación del mismo equivalen a un tercio de los puntos que las murgas pueden obtener en el concurso y que, de ganar, le da al conjunto $ 670 mil.

La mutación que han ido demostrando las murgas, parte por ideología y parte porque son hijas de su tiempo, hizo que haya temas en que la risa se consigue más fácil.

"Se revolucionaron las farmacias, lo del porro muy discutido fue, no entendemos por qué hicieron tanto lío si en Carlos Gutiérrez ya vendían LSD (sic)", ironiza Cayó la Cabra.

También hay espacio para lo serio y fresquito. "Se rebelaron los estancieros y a la peonada hicieron marchar, se dijo que obligados los hicieron movilizar. Los patrones dicen que se lo pidieron amablemente y que aparte esta vez casi no usaron el rebenque".

Y como no podía faltar, el palo a la oposición: "Cuando nadie lo espera una noticia sorprendió y es que Pedro Bordaberry su retiro ya anunció. Quedamos muy asombrados, no sabemos qué decir, la verdad nos da hasta miedo que se vaya a arrepentir", bromea en su popurrí Doña Bastarda.

Pero hubo dos personajes opositores que se ganaron el protagonismo. "Tenemos a Edgardo Novick agazapado con la elección, elige los intendentes haciendo un casting que innovación. Que viva mejor la gente es su objetivo y no va a parar, que vaya subiendo el sueldo en el Nuevo Centro para empezar", critican Los Saltimbanquis. Y la misma murga canta: "Los blancos también a tono, hicieron el papelón. Bascou compraba la nafta, de la intendencia en su estación".

El diputado nacionalista Jorge Gandini se sacó una foto en el Teatro de Verano, junto a Tourné y Ferreri. Luego subió la imagen a Twitter y resumió así las diferencias: "Lo que separa el hombre, lo junta el carnaval". Que el letrista no se olvide...

Seis temas que tenían que estar.

1 - UPM, Según La Gran Muñeca.

"Con la nueva papelera quedamos muy mal parados, para que Finlandia invierta se lo pedimos arrodillados", canta la murga que ganó hace dos carnavales. Y continúa: "Hacer negocios con ellos no es una idea correcta, regalando al extranjero el agua, el cielo y la tierra".

2 - Los Cincuentones para Momolandia

"Cuidado los cincuentones, si los absorbió una AFAP, marcharon con los aportes, sin poder ni reclamar", empieza diciendo Momolandia, una de las favoritas de la categoría. "Tantas veces echó Murro la culpa a la oposición, no lo escuché con Astori tener la misma opinión".

3 - Araca la cana y el espionaje.

"Ponen al descubierto el espionaje más repudiable, tiempos de democracia, quiénes son los culpables". Hace una pausa el coro esta murga que fue clave en la dictadura y concluye: Otra vez militares desde la sombra, los inculpados, los que siempre mancillan la libertad.

4 - La Mojigata y el medio ambiente.

Esta murga que hace un espectáculo con saltos en el tiempo quiere terminar con la hipocresía y propone: "Juntar el agua del arroyo Miguelete, venderla en el Cabo Polonio pa tomar. Si asesinamo ecologistas de verano, nos queda todo el año pa contaminar.

5 - Sobre pedofilia, La Margarita.

"Hoy vemos con tristeza que hay muchos curas abusadores, cosa que nos molesta porque las víctimas son menores", dice la primer cuarteta y agrega: "Viendo que los perdonan, ya mucha gente se ha preguntado, si Dios no va a la Iglesia o si es que mira para otro lado".

6 - Rusia 2018 para La Trasnochada.

"Se viene el mundial y Uruguay tranquilo clasificó. Y Perú remando casi en la orilla se despertó. Yo que soy peruano y con 30 años me fui a enterar

que existen las figuritas de selecciones en el mundial", bromea La Trasnochada en un espectáculo que apuesta a la risa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)