JUICIO A LA COMUNA

Semáforo le dio un golpe eléctrico, fue a juicio y perdió

Empleado privado, que sufrió una discapacidad parcial, no logró probar falla de la IMM en semáforo céntrico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El funcionario armaba gradas de carnaval para una empresa contratada por la IMM. Foto: archivo

Un empleado de una empresa de andamios colocaba gradas de carnaval cuando en determinado momento tocó un semáforo en la esquina de 18 de Julio y Julio Herrera y recibió una fuerte descarga, según señala una sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo de 4° Turno. El choque eléctrico le dejó una "incapacidad en la mano derecha". En 2014, el trabajador le inició una demanda a la Intendencia de Montevideo por considerar que esta había actuado en forma negligente en el mantenimiento de los semáforos.

El 28 de marzo de este año, el juez de lo Contencioso Administrativo de 4° Turno, Carlos Aguirre, no le dio la razón porque no había probado suficientemente que la IMM había sido omisa en el mantenimiento del semáforo.

Vallado.

En su demanda, el empleado presentó como prueba unas declaraciones de ingenieros de la Intendencia de Montevideo a la prensa —entre los que se encontraba el asesor vial, Lucas Facello— sobre la falta de presupuesto de la Sección Vial que obligaba a sus funcionarios a hacer "reparaciones con cinta aislante" y otros "recursos precarios" en los cables conectados a la caja de luces, señala la sentencia a la que tuvo acceso El País.

El funcionario relató en el juzgado que el día del incidente se encontraba junto con propietarios de la empresa de andamios, quienes inmediatamente lo condujeron a la emergencia del Banco de Seguros del Estado (BSE). Por su parte, la empresa denunció inmediatamente lo sucedido a la Intendencia de Montevideo y a dos funcionarios policiales que se encontraban cerca del lugar.

Luego de ambas denuncias, la empresa procedió al vallado del semáforo.

Al ingresar a la emergencia del BSE, los médicos identificaron la naturaleza y el origen de la lesión. El empleado permaneció internado cinco días. En la sede judicial, el trabajador declaró al juez Aguirre que debió someterse a tratamientos, controles y exámenes en el lapso de un año, período durante el que recuperó la fuerza y movilidad de su brazo derecho, "no así de su mano derecha".

Los médicos del Banco de Seguros le otorgaron el alta médica el 20 de diciembre de 2012 "reconociendo incapacidad permanente parcial" del funcionario, señala el fallo.

El 6 de febrero de 2013, el trabajador se presentó ante el Banco de Previsión Social (BPS) a solicitar subsidio por enfermedad que le fue denegado por no cumplir la cantidad mínima de jornales en la empresa, ofreciéndole solo atención médica necesaria y tratamiento fisioterapéutico en el Instituto Nacional de Ortopedia y Traumatología.

El empleado privado reclamó que la Intendencia de Montevideo le pague $ 525.000 más reajustes e intereses por daño moral, daño estético (por la mano afectada), lucro cesante y daño emergente.

En el juzgado, la Intendencia de Montevideo señaló que desconocía el incidente señalado por el demandante y que este cumplía servicios para una empresa contratada por la IM y, por ende, no podía demandar a la comuna por responsabilidad extracontractual. Sostuvo, además, que el siniestro fue un accidente de trabajo y que el funcionario trabajaba para una empresa privada que cumplía con todos los requisitos legales.

Tras advertir que no correspondía que se le pagara daños y perjuicios, la Intendencia de Montevideo señaló que el funcionario fue atendido por el Banco de Seguros y recibió una renta de dicho organismo.

El juez Aguirre tomó en cuenta declaraciones y material gráfico sobre que el semáforo nunca estuvo en contacto con las estructuras metálicas de las gradas y que el funcionario no debía haberlo tocado. Y consideró que la empresa contratante brinda elementos de protección a sus trabajadores.

El magistrado no hizo lugar al reclamo del empleado porque este no aportó suficientes pruebas sobre que la IMM fue omisa.

Detectan problema en bornera del semáforo.

Algo ocurrió con el semáforo ubicado en 18 de Julio y Julio Herrera y Obes. Tras la denuncia de la empresa privada, la IMM lo desconectó para que "la cuadrilla de mantenimiento reparara el desperfecto". Del parte diario de la cuadrilla del 28 de enero de 2012 —al otro día del incidente protagonizado por el denunciante— "surge que encontró un cortocircuito en el artefacto de la columna del semáforo, que se produjo porque se carbonizó la bornera y descargaba a la columna".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)