son de paysandú

Seis niños con plombemia debieron ser trasladados al Pereira Rossell

Son al menos seis los niños que debieron ser trasladados desde Paysandú a Montevideo para analizarse porregistrarse niveles de plomo en su sangre. La madre de uno de ellos reclama a la Dinama que se realicen estudios del suelo en su departamento y solicita una pensión.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La mujer se llevó al niño de 9 días y lo abandonó en el barrio Colón. Foto: Archivo.

Al menos seis niños de Paysandú registran niveles de plomo en la sangre y debieron ser trasladados al Hospital Pereira Rossell de Montevideo para ser atendidos, ya que en su departamento no cuentan con centros de salud que tengan las condiciones como para que se les realicen los análisis.

La madre de uno de los niños afectados contó al diario El Telégrafo que su hijo, de siete años, tiene un 4% de plomo en el cuerpo. Como consecuencia, tiene problemas de visión y también de psicomotricidad.

La mujer dijo que “él va a estar en tratamiento, y sobre todo hay que cuidarle los huesos, porque si se quiebra, la quebradura no sana, ya no tiene cura. Hasta los cinco años los niños tienen los huesos como cartílagos, pero como el caso de él fue tan tarde y ya venía con muchos síntomas de años atrás, lo agarraron tarde”.

La familia ahora tiene una única opción: "Cuidarlo, mandarlo a un instituto donde lo atienda una psicomotricista, una psicopedagoga, una fonoaudióloga, porque tiene problemas y no habla claro. Y ahora empezó con los lentes y lo atiende una neuropediatra. Puede ser que algún día, con el cambio de edad, junte suficiente líquido en la médula ósea, que es otro de los riesgos que corremos”.

Consultada sobre cómo el niño pudo haberse contaminado, la madre señaló que según le dijo la doctora que lo atiende, “la contaminación puede estar en el aire, o solo con poner una pila en la boca ya se contaminó, y se fue acumulando el plomo (...) Y puede haberlo aspirado, o puede ser que esté en el suelo de la casa, que uno no se da cuenta. Yo le decía a ella que cuando poseamos el terreno saqué cantidad de pilas y baterías de motos que se ve que hacía años que estaban en la tierra. Y sacamos lo que pudimos, pero lo otro fue de nuevo a la tierra”.Y señaló que “gente que vive acá desde hace 40 años dice que acá era un basural, después se hizo un relleno de tierra y se empezaron a levantar las casas y se empezó a poblar”.

La sobrina de la mujer, que vive enfrente a su casa, también presentó niveles de plomo en la sangre: “Se le hicieron estudios para ver si estaba contaminada y también está contaminada en los huesos, pero es muy poquito. Dicen que puede eliminarlo porque tiene cuatro años y son unas líneas de plomo muy finitas que tiene en los huesos. La nena hace tres años que vive acá y el plomo lo tiene desde hace un año y medio, por lo que me hace pensar que el problema está acá”.

Además, señaló en diálogo con El Telégrafo que hay otros cuatro casos en su departamento: tres hermanos que viven en el barrio y otro niño que no es de la zona. También están viajando a Montevideo.

"Hay varios casos, y no sé si es porque no quieren decir y que la gente se entere. Porque allá hasta los médicos estaban sorprendidos cuando mi hijo ingresó al hospital, y acá nadie lo dice, y podríamos hacer algún grupo como hay en Montevideo, donde se ayudan uno al otro”, dijo la madre.

La mujer dijo también al diario sanducero que está gestionando “desde hace dos meses con todos los papeles de los médicos y las placas, para que le den una pensión y se pueda pagar el instituto, por lo menos para que él aprenda a leer, a conocer las letras de nuevo y ser tratado”.

Consultada sobre si ha tenido respuesta, dijo que “tenemos que esperar dos meses para ver si me dan el sí y que pueda entrar al instituto”.

También hizo gestiones ante la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama): “Hace más de un año fui a la Dirección Departamental de Salud y llevé todo, y me dijeron que iban a hablar con Dinama para ver si podían venir y hasta ahora estoy esperando. Me dijeron que la única respuesta que les dio Dinama es que si el niño no tenía un 10% de plomo en el cuerpo, ellos no iban a hacer nada. En la Intendencia me dijeron que si los estudios no eran para ellos, no iban a hacer nada tampoco”.

La preocupación radica en que “la doctora quiere saber si hay plomo en el suelo porque si es así el niño se sigue contaminando, y no podría seguir acá”.

La plombemia es una enfermedad que si es atendida a tiempo es curable, pero hay casos en los que el plomo ya está en el cuerpo en porcentajes demasiado altos. Es entonces cuando la situación puede agravarse y pueden presentarse problemas físicos y neurológicos.


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)