Liceos Públicos

Seguridad: licitan en San José y Canelones

Con la reducción del servicio 222 para resolver la seguridad de los centros educativos, tanto Primaria como Secundaria y UTU debieron apostar a empresas de seguridad privadas para atender el cuidado de los centros.

Y solo para la seguridad de algunos liceos de San José y Canelones, la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) desembolsa, por mes, 868.508 pesos en vigilancia.

El 27 de noviembre de 2014 el Consejo Directivo Central (Codicen) de la ANEP adjudicó a las firmas SIM S.R.L. y Nueva Frontera S.A. la licitación abreviada para la "Contratación de un Servicio de Seguridad y Vigilancia Privada para Liceos de San José y Canelones".

SIM S.R.L. ya tiene a su cargo, desde el 30 de diciembre, la seguridad del liceo N° 4 de Las Piedras, por el cual recibe un monto mensual de 57.765 pesos; del liceo 18 de Mayo, por 116.827 pesos; y del liceo N° 1 de La Paz por 50.625 pesos. Todos estos centros están en Canelones y el documento no especifica por qué para uno se paga más que para otros.

En tanto, la misma firma está a cargo, en San José, del liceo de Delta del Tigre, por 116.827 pesos; y del liceo de Rincón de la Bolsa, por 32.452 pesos.

Nueva Frontera S.A. en tanto, cuida, en el departamento de Canelones, el liceo de Casarino, por 82.086 pesos; el liceo de Paso Carrasco, por 35.018 pesos; el liceo de Colonia Nicolich, también por 35.018 pesos; el liceo N° 1 de Barros Blancos, por 121.219, 20; el N° 2 también de Barros Blancos, por 77.066; el N° 1 de Pando, por 54.548 pesos; el N° 1 de Sauce; por 30.304 pesos y el liceo de Toledo, por 58.808 pesos.

Todas estas cifras incluyen IVA.

Inseguridad.

A mediados del año pasado, la consejera de Secundaria, Ema Zaffaroni, debió participar de una reunión con padres, profesores y directores del liceo N° 42, de Malvín Norte, en Montevideo, luego de que estos reclamaran al Consejo de Educación Secundaria (CES) y al Ministerio del Interior soluciones para los casos de inseguridad. Según denunciaban los padres, un grupo de jóvenes menores de edad amedrentaban a los estudiantes: los golpeaban, los amenazaban, y habían roto los vidrios del centro en varias oportunidades; además, vendían drogas.

Según señalaba Zaffaroni en ese momento, Secundaria, por tratarse de un año electoral, no tenía partidas presupuestales para atender los problemas de inseguridad y poner más guardias como reclamaban los padres. "El problema es la falta de presupuesto", dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)