INSEGURIDAD CIUDADANA

Secuestrador de Rospide fugó disfrazado

Integró un elenco teatral; una semana antes ingresaron pelucas y uniformes a Libertad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pese al refuerzo de las guardias, el peligroso recluso logró escapar. Foto: D. Borrelli

Disfrazado de mujer o de policía. Esas son las dos hipótesis manejadas por las autoridades carcelarias sobre la cinematográfica fuga del recluso Osvaldo Furtado Maneiro (51) del Penal de Libertad, quien purgaba una pena por el secuestro del empresario Ignacio Rospide realizado en 2010. Otros dos hombres, un empresario y un panadero de San José, fueron procesados ese año por ese ilícito y ya salieron en libertad.

Furtado Manerio se encontraba alojado en el sector Barracas del Penal de Libertad. Ese establecimiento no es de alta seguridad sino que allí se practica un régimen de progresividad en función del comportamiento del preso dentro de la cárcel.

Furtado Maneiro era considerado un recluso tranquilo por la guardia del Penal de Libertad. Ello también escapa a la creencia popular: un delincuente peligroso en la calle no siempre genera problemas dentro del penal.

"Era un hombre de pocas palabras", definieron al fugado los presos al ser indagados por investigadores del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR).

Furtado Maneiro tiene antecedentes por rapiña, copamiento y hurto agravado cometidos en 1993, 1999 y 2009. En el sector Barracas gozaba de una plaza laboral. Además, semanas atrás, se había sumado al elenco de una obra de teatro que se realizaría en los días previos a la Navidad.

Autoridades del Ministerio del Interior dijeron a El País que, antes de la fecha estipulada para la obra, habrían ingresado ropas, pelucas y un uniforme policial. Furtado Maneiro actuó y todo siguió con aparente normalidad hasta la Nochebuena. El sábado 24, el horario de las visitas de los presos en el Penal de Libertad finalizó a las 17:00 horas. Posteriormente, se dispararon las alarmas: al realizar el conteo de los internos se detectó que faltaba Furtado Maneiro.

En rueda de prensa realizada el lunes 26, el ministro del Interior Eduardo Bonomi dijo: "Si se fuga alguien del Penal de Libertad es por descuido. Eso hay que evaluarlo. Es lo que se está haciendo". En los hechos, efectivos del Departamento de Análisis e Información Penitenciaria (DIAP) analizan las filmaciones de la entrada del Penal para detectar cómo escapó el recluso. Por el momento no hay novedades sobre la investigación.

Pesado.

La principal línea de investigación de la Policía es que Furtado Maneiro se escapó disfrazado por la puerta del Penal de Libertad. Los guardias revisaron todos los tejidos perimetrales del establecimiento y estos se encuentran en buen estado. Además, días previos a las fiestas navideñas se reforzaron las guardias internas y externas del establecimiento. También perdió fuerza la hipótesis de que el preso se hubiera fugado por un túnel ya que se habrían escapado varios.

La Policía cree que Furtado Maneiro ya se encuentra en Buenos Aires donde huyó tras el secuestro de Rospide. Sus dos cómplices en el secuestro, un empresario inmobiliario que participaba de reuniones junto al entonces corredor de bolsa Rospide en el Club Armonía, y un panadero de San José, ya se encuentran en libertad.

Pese a que era el ideólogo del secuestro —el cabecilla era el empresario maragato—, Furtado Maneiro votó por eliminar a Rospide cuando detectaron que la Policía los tenía casi rodeados tras interceptar sus comunicaciones telefónicas con la familia de la víctima. Sus dos cómplices rechazaron esa opción. Furtado Maneiro se escapó a Buenos Aires. Tras cometer una rapiña, fue capturado. Se lo extraditó a Uruguay en 2014 y su pena finalizaba en 2024.

Piscinas y obras en las cárceles.

En los últimos años, ha habido una apertura de las autoridades carcelarias hacia los presos y sus familiares. Se permite el ingreso de pastores de distintas iglesias y benefactores que donan dinero para materiales de construcción y pinturas. Durante 12 días de enero de 2016, los presos del Módulo 3 del Comcar gozaron de una piscina. Había sido colocada para hijos de presos.

CLAVES DE UN CASO ACLARADO.

Llamar por celular, un error grave.

El excorredor de Bolsa, Ignacio Rospide fue secuestrado el viernes 19 de marzo de 2010, cuando asistía a una reunión con amigos, en el Club de Pesca Armonía. Los delincuentes lo redujeron. Luego lo introdujeron dentro de un auto Fiat Uno mientras le cubrían los ojos. Durante el trayecto por la Ruta 1, Rospide pudo apreciar algunos detalles del viaje: el peaje del río Santa Lucía y el arribo a la ciudad de San José. Los secuestradores detuvieron el auto frente a una panadería, propiedad de un empresario inmobiliario que concurría a las reuniones en el Club. El entonces corredor de Bolsa fue encerrado en una habitación ubicada al fondo de la panadería, que cuenta con una entrada independiente. Los delincuentes, entre ellos Hugo Furtado Maneiro, cometieron varios errores: se comunicaron con los hijos de Rospide y le solicitaron un rescate de US$ 2 millones. Para ello utilizaron sus propios celulares o de familiares directos. La Policía intervino los teléfonos y desplegaron varios móviles que comenzaron a recorrer la zona donde estaba la panadería. Los secuestradores liberaron a Rospide en la rambla tras entregarle su reloj y cadenitas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados