FOTOGALERÍA

Secuelas de un temporal anunciado

Los vientos llegaron a 117 km/hora; cayeron cientos de árboles y miles quedaron sin luz.

Edificio inundado en Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo
Edificio inundado en Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo
Rambla de la playa brava en Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo
Rambla de la playa brava en Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo
Rambla de la playa brava en Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo
Rambla de la playa brava en Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
Estacionamiento en la parada 12 de Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo
Estacionamiento en la parada 12 de Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
Árboles caídos por el temporal. Foto: Ricardo Figueredo
Árboles caídos por el temporal. Foto: Ricardo Figueredo
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
Temporal de viento. Foto: Francisco Flores
La creciente en el puerto de Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo
La creciente en el puerto de Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo

En la madrugada de ayer los vientos alcanzaron rachas de 113 y hasta 117 kilómetros por hora, según los registros de la terminal de carga del Puerto de Montevideo. El temporal que persistió hasta la tarde de ayer provocó que el agua tomara parte de la terminal y que la garita de la escollera quedara prácticamente debajo del agua.

Las inclemencias del tiempo hicieron necesario asimismo anclar máquinas a los contenedores para evitar que fueran desplazados por el temporal, y varias embarcaciones pesqueras quedaron a la deriva luego de que las rachas de viento y las olas de más de 3 metros rompieran los cabos a los que estaban sujetas. En el Puerto del Buceo dos pescadores cayeron al mar en medio de la tormenta pero fueron socorridos a tiempo.

El vocero de la Armada Nacional, Gastón Jaunsolo, indicó que todos los puertos del país, a excepción de los que se encuentran en Piriápolis y Punta del Este, debieron cerrar.

La luz y los árboles.

Hasta el mediodía de ayer, 38.048 hogares se encontraban sin energía eléctrica debido al ciclón extratropical que golpeó a varios departamentos del país.

La zona más afectada fue Rocha con 18.285 clientes sin luz, seguido por Canelones con 9.253, Maldonado con 7.544, Río Negro con 2.326 y Florida con 1.636.

En varias zonas de Montevideo los fuertes vientos provocaron la caída de árboles. En la tarde de ayer, de acuerdo al coordinador del Centro de Emergencia Departamental (Cecoed), Jorge Cuello, eran 163 los árboles que no soportaron el ciclón extratropical. Uno de ellos cayó sobre un kiosco de diarios y revistas ubicado en la Avenida 18 de Julio frente a la Facultad de Derecho. Terminó aplastado, pero más allá de los daños materiales no hubo que lamentar personas heridas.

Desvíos.

Así como en Piriápolis el ciclón destrozó bancos y arrancó baldosones de la rambla, en Montevideo la zona costera fue la más complicada "debido a la subida del agua por la sudestada", afirmó el coordinador del Cecoed.

En varias áreas debió cortarse el tránsito. Uno de los desvíos ocurrió en la Rambla y Arocena, hacia el este. Allí los fuertes vientos "provocaron el desplazamiento de arena hacia la calle y la inundación de la calzada", informó la IMM. Lo mismo sucedió en la rambla y Río Negro, y en la rambla y Ciudadela.

El coordinador del Cecoed, consideró que este temporal fue "peor" que el anterior— ocurrido a mediados de septiembre— debido a "su mayor permanencia en el tiempo".

Por su parte, el departamento de Bomberos de Montevideo tuvo que realizar varias salidas, "pero ninguna de gran magnitud", expresó la vocera Mariela Vivone.

"Realizamos 26 intervenciones de cortes de árboles que habían caído sobre viviendas, sin afectación de importancia. Tuvimos 10 situaciones por árboles o ramas en la vía pública, 5 intervenciones por voladuras de techos de chapa y 4 alumbrados públicos afectados en los que tuvimos que trabajar", indicó la vocera.

Sin techo.

En Canelones los fuertes vientos causaron la caída de más de 100 árboles, y hubo evacuados, como en la capital y Maldonado. Según el Sinae, hasta anoche había 33 personas desplazadas en todo el país: 23 evacuadas y 10 autoevacuadas. De las 23 evacuadas 10 se encuentran en Montevideo, 8 en Canelones y 5 en Maldonado. Las 10 personas autoevacuadas están en Montevideo.

Cayó techo en una maternidad

Ayer sucumbió el techo del block quirúrgico de la Maternidad del Hospital Pereira Rossell. Los trabajadores que se encontraban realizando reparaciones en el lugar quitaron hace unos días la membrana sin prever que podría llover. Eso provocó filtraciones y el posterior desprendimiento del techo de yeso. Las pacientes fueron trasladadas a otra sala sita a 2 cuadras.

TEMPESTAD EN MALDONADO.

Ola rompió vidrios de un edificio.

El temporal afectó a otros departamentos del país, sobre todo a Maldonado donde hubo ráfagas de 120 km por hora. En Punta del Este, el impacto de las olas sobre el Edificio Bonaire, ubicado sobre la rambla, causó la rotura de vidrios y provocó que dos personas que trabajaban allí resultaran heridas. Asimismo, cinco personas adultas que viven en el asentamiento El Placer debieron ser evacuadas y trasladadas a la policlínica del barrio. La Armada Nacional monitoreó durante la jornada de ayer la situación de dos grandes barcos mercantes, afectados por el temporal. Uno de ellos navegaba hacia Argentina, pero a 5 millas de la playa de Solanas se quedó sin máquinas, por lo que debió fondear a siete cables, para evitar que la fuerte correntada causada por los intensos vientos los llevara mar adentro. El segundo barco con problema, fue el Fortune Harmony de China, que al querer fondear, su ancla comenzó a garrear. Un remolcador de la Armada Nacional se trasladó hasta allí para lograr mantener al barco en su lugar. Las olas llegaron a ser de 6 metros. En Piriápolis los fuertes vientos causaron grandes daños en la rambla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)