RESPALDO A DILMA ROUSSEFF

Secretario de Unasur admite que demorará apoyo a Brasil

Declaración ideada por Uruguay está a estudio de gobiernos.

La declaración que Uruguay promueve entre los países de la Unión de Naciones del Sur (Unasur) para dar un respaldo explícito a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, está siendo analizada por los gobiernos del bloque y es probable que demore aún unos días en haber un pronunciamiento.

Esto lo confirmó ayer el secretario general de la Unasur, el expresidente colombiano Ernesto Samper, en diálogo con el programa radial Pisando Fuerte de Metrópolis FM.

"Los pronunciamientos de carácter colectivo se calientan a fuego lento, (los gobiernos) tienen que analizar párrafo por párrafo. Nos sirven estos procesos porque cuando salga, se busca que contemple todos los elementos que se quiere contemplar y sea apoyo institucional, de convicción y principios", expresó a la emisora.

La semana pasada el presidente Tabaré Vázquez, en su condición de presidente pro témpore de la Unasur, promovió una declaración en apoyo a Rousseff que hizo circular entre los países del bloque.

Paraguay.

Pero el miércoles último Paraguay, a través de su vicecanciller Óscar Cabello, anunció que no suscribirá la declaración. "No intervenimos en los asuntos internos de los países", dijo Cabello. "Paraguay no cree conveniente que se saque ningún tipo de pronunciamiento ni a favor ni contra de nadie. Nos ajustamos al respeto de la soberanía de los países. No apoyamos ese tipo de comunicados", agregó en Asunción.

El jueves 17, en la Comisión de Asuntos Internacionales del Senado, el canciller Rodolfo Nin Novoa señaló que el gobierno se encontraba "metido hasta el caracú" en las negociaciones para acordar una declaración a favor de Rousseff.

La movida de Vázquez en busca de apoyos en la región para el tambaleante gobierno de Rousseff había recibido el apoyo del Frente Amplio —que volvió a apuntar contra los medios de comunicación, en este caso de Brasil, acusándolos de desestabilizar las instituciones—, pero fue criticada por los líderes de la oposición, que reclamaron que se deje actuar al Parlamento y a la Justicia.

Vázquez y Nin Novoa ajustaron una declaración en la que hacían un llamado "a las fuerzas del orden" y a "todas las instituciones constitucionales" de Brasil "a respaldar al gobierno legítimo" de Rousseff y la "voluntad popular expresada en las urnas". Nin Novoa dijo a la salida de la comisión del Senado que tenía información de "acuartelamiento" de tropas.

El viernes 18 la Cancillería divulgó una declaración en la que señalaba que el gobierno uruguayo es "fiel defensor del principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados", "respetuoso del Estado de Derecho y los valores democráticos", y expresaba el deseo de que los problemas en Brasil se resuelvan "en el marco del régimen democrático, a través del diálogo y el fortalecimiento de las instituciones".

Argentina.

Ese viernes, la canciller de Argentina, Susana Malcorra, se pronunció sobre la situación en Brasil en el mismo sentido en que lo hizo el vicecanciller paraguayo.

Malcorra dijo que ve con "preocupación" la crisis política en Brasil y pidió que esta se resuelva dentro de un marco de respeto a las instituciones de la democracia.

"Lo que sí deseamos, y estamos hablando de esto con nuestros colegas en el Mercosur, es que lo que ocurre en Brasil se resuelva dentro del marco de la democracia, con respeto a las instituciones", afirmó Malcorra.

A su vez, la vicepresidenta argentina, Gabriela Michetti, también manifestó su preocupación por la situación en Brasil, y sostuvo que el gobierno de Mauricio Macri espera que la situación "se resuelva dentro de las instituciones que la Constitución brasileña prevé".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados