“No es bueno mirar para el costado cuando uno se equivoca”, sostiene

Secretariado del Pit-Cnt le pasó factura a gremios de educación

El Pit-Cnt aprovechó su acto de ayer en el marco del quinto paro en lo que va del gobierno de Tabaré Vázquez, para pasarle factura a los sindicatos de la educación que protagonizaron un duro conflicto en agosto y que cuestionaron a la cúpula de la central sindical.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La tensión entre el Pit y los gremios de la enseñanza se agudizó en agosto. Foto: F.Flores.

La paralización fue de 9 a 13 horas y concentró a cientos de trabajadores en las inmediaciones del Palacio Legislativo. Allí se criticó a la Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES) de Montevideo y a la Asociación de Maestros del Uruguay (Ademu) porque pidieron la renuncia del presidente del Pit-Cnt, Fernando Pereira, y del secretario general Marcelo Abdala, ante la disconformidad con la negociación que estos llevaron a cabo por los reclamos de mayor presupuesto para la educación pública. Los sindicatos de Montevideo también cuestionaron a las cúpulas de sus respectivas federaciones: Fenapes y FUM.

Durante su oratoria en el escenario que fue montado en Avenida de las Leyes, Daniel Diverio, presidente del Sindicato Único de la Construcción y Anexos (Sunca), hizo una referencia especial al conflicto en la educación asegurando que "está bien que cada sindicato tenga sus estrategias y sus tácticas para lograr los objetivos, pero no está bien poner de responsables a otros cuando no se logran los objetivos, eso no es de revolucionario. Hay que hacerse cargo, hay que hacer autocrítica".

En este sentido, el sindicalista de la construcción dijo a El País que "un congreso histórico (del Pit-Cnt) con más de 1.500 delegados fue quien eligió a los representantes sindicales (Pereira y Abdala), eso no puede ser derribado por una asamblea de 150 o 200 personas como mucho".

Diverio también indicó que "los profesores están en todo su derecho de aceptar o no una propuesta, pero eso no quiere decir que si el objetivo no se alcanza es culpa de los demás, hay que tener autocrítica. Muchas veces la otra parte está más firme en los planteos y nos revuelcan".

El sindicalista afirmó que "no es bueno mirar para el costado cuando uno se equivoca".

Por el mismo camino fue Fernando Gambera, encargado de relaciones internacionales del Pit-Cnt, durante parte de su oratoria: "la unidad del movimiento sindical tiene su mayor representación en Fernando (Pereira) y en el Turco (Abdala), son nuestro presidente y nuestro secretario general hasta el próximo congreso o hasta que ustedes lo dispongan. Que se rompan los dientes los que quieren joder con eso también".

Gambera señaló que "la unidad" se construyó durante muchos años, pero se puso a prueba en los pasados gobiernos del Frente Amplio. Allí, el sindicalista dijo que "se trató siempre de ser independientes pero no indiferentes, cosa que no es fácil".

Consultado por El País, Gambera dijo que "lo que hablé durante el acto tiene que ver más que nada con una reivindicación a Pereira y a Abdala. El congreso los puso en ese cargo y por eso son la representatividad máxima. Acá no vale que unos pocos por ahí se roben esa potestad de decir que alguno se tiene que ir, porque en todo caso eso lo decide otro congreso, no ellos".

Gambera afirmó que "en la interna del Secretariado Ejecutivo molestó bastante el tema y no puede ser que se nos pida solidaridad y seamos todos responsables de lo que ellos (los sindicatos de la educación) deciden".

El comunicado que el Pit-Cnt puso sobre la mesa, donde se llamaba a que los gremios de la educación levantaran los paros y a la misma vez el gobierno sacara del medio de la negociación el decreto de esencialidad, fue lo que hizo estallar la polémica en la central sindical.

El gremio de los profesores de Secundaria en Montevideo durante una asamblea aseguró en ese entonces que la central sindical los dejó "sin apoyo". Igualmente, Gambera y otros integrantes del Secretariado Ejecutivo siguen apoyando la decisión que se tomó en su momento, incluso dijeron a El País que "fue algo totalmente razonable, salíamos todos ganando".

El de ayer fue el quinto paro propuesto por el Pit-Cnt en los seis meses y medio que lleva adelante el gobierno de Tabaré Vázquez.

El secretario general de la central sindical, Marcelo Abdala, hizo referencia al tema señalando que "existe una relación sumamente correcta con el actual gobierno, (...) si en la sociedad uruguaya hay más demanda es porque las políticas aplicadas en los diez años anteriores han resuelto un conjunto de cuestiones básicas. La sociedad ha enriquecido sus demandas, esto no es una dinámica negativa sino que es algo sumamente positivo para empujar los cambios profundos".

Fernando Gambera preguntó "¿qué culpa tiene Fatmagül?"

Fue algo más parecido a un stand up, donde un actor trata un tema con humor, que una reivindicación sindical. Fernando Gambera se paró frente a sus compañeros, agarró el micrófono y comenzó sistemáticamente a atacar a algunos medios de comunicación, que a su criterio le "dan palo". "Hay diarios que dicen ser de izquierda y viven dándonos palo, y viven diciendo que son más puros que nosotros; se llama La Juventud, por si no se dieron cuenta. Que les paguen a sus trabajadores y se dejen de joder, porque parece que todo el mundo está acá y que fuéramos Fatmagül, que tenemos la culpa de todo nosotros, ¡qué lo parió!", sentenció Gambera haciendo referencia a una novela turca, que cuenta la historia de una joven llamada Fatmagül Ketenci que es violada por un grupo de cuatro hombres, y luego obligada a casarse con uno de ellos. El ejemplo que usó el sindicalista no fue entendido por sus compañeros aunque asumieron que "fue muy gracioso" y que les sorprendió.

Mientras que las risas no paraban, Gambera convocó a que el diario El País sacara fotos de la movilización: "bo, diario El País, peleador, a ver si ponés una foto de esto hermano".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados