FOTOGALERÍA

Salvadores que vienen del cielo

Los doce rescatistas de la Fuerza Aérea se entrenan y mantienen un servicio las 24 horas.

Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna
Grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya. Foto: Ariel Colmegna

Todos los días del año y a toda hora, hay un grupo de rescatistas de la Fuerza Aérea Uruguaya (FAU) listo para salir. El Servicio de Operaciones y Entrenamiento de Rescate (SOER) tiene su base de operaciones en el Escuadrón 5 (Helicópteros) de Carrasco.

Desde allí operan sobre todo el territorio, sea tierra o agua. Son 12 hombres liderados por el jefe del servicio, capitán (Nav.) Fabrizio Ruiz, que se someten cotidianamente al peligro de las formas más diversas.

Al llegar se pueden encontrar con diversos problemas: el viento, el agua, el frío, el fuego, la altura o el reloj. Todo en contra. El SOER tiene la obligación de llegar rápido y dar una solución acorde a todo tipo de problemas.

Ninguno de sus integrantes está allí por una orden superior, todos son voluntarios y ganan lo mismo que cualquier efectivo. Para permanecer en el servicio se necesita estar muy bien físicamente y aprobar cursos técnicos de manera continua.

Ruiz aseguró a El País que los soldados a cargo de la tarea son paramédicos, paracaidistas, buzos y están especializados en rescate. Algunos de los cursos exigen más de un año de estudios y es apenas el comienzo para alcanzar una de las calificaciones requeridas.

Entre 2015 y 2016 el grupo asistió a 27 personas en rescates en agua o tierra y traslados sanitarios. Además, participaron en 11 misiones relacionadas con incendios y 7 colaboraciones en caso de inundaciones, según datos oficiales.

Teniendo en cuenta que la mayor parte de las operaciones sobre el mar, los rescatistas entrenan continuamente las habilidades en el medio acuático. Nadan en una piscina varias veces a la semana. Allí entrenan con los pesados equipos de buceo las técnicas de salvamento.

También entrenan las maniobras aéreas. El miércoles tocó hacer los movimientos de acercamiento y rescate en el mar. El helicóptero tomó altura y lentamente se colocó sobre un rectángulo simulando la cubierta de un buque.

Desde la aeronave, el operador de grúa bajó a un rescatista, este acondicionó a la víctima en una camilla y en cuestión de segundos fue elevada al helicóptero. Después subió al rescatista. De ser necesario, los propios rescatistas podrían realizar los primeros auxilios. Esa operación estaba culminada.

El capitán Ruiz explicó que el entrenamiento es la diferencia entre la vida y la muerte, la propia y la ajena.

Experiencia.

Richard Vázquez tiene 49 años de edad y desde 1993 forma parte de la Fuerza Aérea Uruguaya. Ostenta el grado de sargento y hace siete años que es rescatista. Fue el rescatista que bajó del helicóptero durante el entrenamiento.

Muy cerca de retirarse por razones de edad, asegura que su señora "no ve el momento en que esto afloje", pero él no quiere retirarse. Cada salida encierra un riesgo y el temor llega a la familia. Tienen pocos minutos para subirse al helicóptero y salir al rescate en algún lugar del país, sobre tierra o agua. La información sobre la situación a atender siempre es poca.

Cierta vez el sargento Vázquez volaba con su equipo rumbo a Durazno para hacer un relevo. Rutina. Tan tranquilo iba que hasta había llevado su mate. En la mitad del viaje les avisan que había ocho personas atrapadas dentro de un camión en un arroyo crecido.

El helicóptero y los rescatistas llegaron al lugar rápidamente. Sacaron una a una a las personas aisladas, entre las que había algunos niños. Las víctimas tenían mucho frío. Esa vez el mate de Vázquez sirvió para evitar la hipotermia.

En mayo pasado el equipo incorporó al soldado Bruno Moreira. Tiene 19 años y está encantado de ser parte de los rescatistas. Ya hizo algunos cursos básicos pero le faltan muchos. Lo llevan a las misiones para que se vaya entrenando.

Vázquez y Moreira coinciden en que la adrenalina "siempre está" ya que viven una "aventura" permanente. Lo importante es la "satisfacción del deber cumplido". La frase que inspira a los rescatistas dice: "para que otros puedan vivir".

Especialistas.

El entrenamiento es la clave para que el resultado de las misiones sea el esperado. Cada día es distinto para los rescatistas de la Fuerza Aérea. A veces toca salvar personas en el medio del mar y al otro día hay que meterse en la pileta a mejorar las habilidades acuáticas. Además, la tarea básica de subir y bajar a los helicópteros (arriba) requiere de técnicas precisas que funcionan en base a un sólido equipo (izquierda) conformado por los pilotos, técnicos mecánicos, gruistas y los rescatistas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)