VACUNACIÓN

La vacuna contra el HPV, la neuromielitis y el caso de la hija de Verónica Alonso

Médicos especializados en la enfermedad aseguraron que la niña la contrajo por haberse vacunado; para la OMS no es un efecto secundario concluyente.

Prevención: vacuna es gratuita en hospitales y mutualistas. Foto: archivo El País
Foto: archivo El País

La implementación de la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (HPV) en las escuelas provocó polémica en marzo, ya que había un sector de la población que rechazaba la campaña.

La vacuna finalmente comenzó a aplicarse en el mes de abril. Entre un 60 y un 70% de las niñas de sexto año de las escuelas a las que concurrió personal del MSP se dieron la dosis. Este año se vacunaron unas 20.000 niñas y en total ya son más 180.000 quienes lo han hecho, según indicó el subsecretario de Salud Jorge Quian, en declaraciones realizadas esta mañana al programa Todo Pasa de Océano.

De esas más de 180.000 personas vacunadas, se presentaron 10 denuncias de efectos secundarios sufridos a raíz de la vacuna. Estos van desde fiebre, o malestar, algún desmayo, un caso de dolor localizado y un total de tres en los que se ha presentado un cuadro de neuromielitis óptica, una enfermedad que afecta al nervio óptico y la médula espinal.

Uno de estos casos es el de Delfina, la hija de 12 años de la senadora y precandidata a la Presidencia por el Partido Nacional, Verónica Alonso.

En declaraciones a Todo Pasa, Alonso aclaró que no pretende "alarmar a nadie", pero sí "advertir a los padres sobre esta situación".

"Le di la primera dosis a Delfina y empezó con síntomas que nosotros no asociamos a esto. 21 días después de la vacuna empezó con dolores en las piernas. Dos días después con dolores de cabeza y tres días después dejó de ver de un ojo y tenía dificultades para caminar. Todos creíamos que eran distintas situaciones que se iban generando, nada asociado a la vacuna. Se le hicieron varios estudios y le diagnosticaron una enfermedad autoinmune que se llama neuromielitis, que hay muy pocos casos en el país. El médico que la trata es neurólogo y me recomendó consultar a un especialista en esta enfermedad en Argentina. Fuimos a una médica que es especialista en este tema en América Latina. Ella, junto a un médico de una clínica americana​ (estadounidense), me afirmaron, no me lo dejaron en duda, me afirmaron, que lo de Delfina fue producto de la reacción que generó la vacuna del HPV,  20 días después de habérsela suministrado", relató la senadora.

Luego de lo sucedido con su hija, la precandidata indicó que hubo "demandas y reclamos a nivel mundial sobre efectos neurológicos que genera la vacuna". "La cuestión es que Delfina dejó de ver y de caminar. La internamos, tuvo que ser medicada para tratar de drenar el proceso de seguir lastimando otros órganos y finalmente se empezó a revertir. Ahora empezó a ver y a caminar, ya no tiene problemas. Se revirtió esa situación aunque el proceso de la vista es un poco más lento. Hoy está ben".

La niña fue tratada con "una dosis alta de corticoides, con los efectos que eso genera en una niña de 12 años".

Verónica Alonso. Foto: Darwin Borrelli
Senadora Verónica Alonso. Foto: Darwin Borrelli

De todos modos, la senadora recordó que "en Uruguay se vacunan cientos de miles de niñas y no pasa nada. Lo que dicen los doctores es que en Delfina había una predisposición (a contraer la enfermedad), el tema es que nadie sabe si sus hijos tienen esa predisposición. Quizás es una buena cosa para establecer, que si bien no se demostró que haya efectos adversos, tampoco está demostrado que no los haya. Para dejar esa puertita abierta a los padres y analizar. Quizás si yo sabía de esta situación con más profundidad, esos episodios que iba pasando Delfina, quizás hubiera estado más alerta y no hubiese llegado a la instancia en que se daña la vista".

El subsecretario de Salud Pública, Jorge Quian, dijo a Todo Pasa que, en calidad de pediatra, "lamento muchísimo lo que pasó con la hija de la senadora Alonso y comprendo su angustia y dolor que pudo haber sentido".

Como autoridad del MSP, manifestó que "las vacunas, al igual que los medicamentos, siempre pueden tener efectos secundarios" pero "estamos convencidos de que las vacunas son eficaces, eficientes y salvan a muchas personas de enfermedades muy graves".

En este sentido, destacó que de las más de 180 mi dosis que se han dado, las denuncias de casos donde se manifestaron efectos secundarios han sido solo 10.

Destacó que Alonso se refirió al tema "con mucho cuidado y me complació escuchar con la calidad que lo transmitió", pero "no es concluyente" que la neuromielitis óptica  sea un efecto secundario de la vacuna contra el HPV, "sobre todo cuando se han dado millones de dosis en el mundo y este efecto no ha estado presente en mucha gente".

"Respeto mucho (la opinión de los médicos extranjeros) pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) no lo tiene como un efecto concluyente. Se está analizando y se ve en la epidemiología, pero son tan pocos los casos que es difícil decir esto. Porque además, la neuromielitis óptica, es una enfermedad que afecta fundamentalmente a las mujeres y adolescentes, ya cuando no existe la vacuna", señaló Quian.

"Yo no estoy negando lo que dijo la senadora Alonso, que quede claro. Nosotros en el MSP, con asesoramiento de la Organización Panamericana y la información de la OMS, lo tenemos como un efecto que tomamos en cuenta pero no es concluyente que sea a causa de la vacuna, no en Uruguay, sino en el mundo. A pesar de que los colegas argentinos le hayan dicho que fue por la vacuna, no tienen ningún elemento probatorio. Es como si yo le digo 'usted tiene un dolor abdominal, le saco el apéndice y se cura, entonces era una apendicits'. Esto no es así", explicó.

Quian manifestó que "Uruguay no está haciendo ninguna prueba con esta vacuna", ya que "es recomendada en la mayor parte de los países del mundo y ha disminuido las verrugas genitales y las lesiones precancerosas", siendo que el cáncer de cuello uterino "mata 150 mujeres por año en Uruguay".

"A mi nieta de 12 años se la recomendé y no tengo ningún inconveniente en seguir recomendando la vacuna, independientemente del respecto con que escucho las voces en contrario", aseguró el jerarca.

Jorge Quian. Foto: Archivo El País
Jorge Quian, subsecretario de Salud Pública. Foto: archivo El País.

Alonso consideró que desde el MSP se podría haber "llamado un poquito más la atención" sin "generar situaciones de alarma", ya que "en la gran mayoría no genera (consecuencias), pero en algunos casos tiene efectos neurológicos que van desde dolores de cabeza a estos grados bastante importantes que fue lo que le afectó a Delfina, que al haber bajado su situación inmunológica, le despertó esta enfermedad autoinmune".

La legisladora contó que conversó en reserva con el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, para "advertirle esta situación que se presentó en algún caso más". Este le manifestó su "preocupación en la forma en cómo podían comunicar para adelante, cómo transmitirlo. Yo les advertí esto: sin alarma pero sí con advertencias para que los padres puedan tener  la posibilidad de analizar a la hora de vacunar a sus hijas", dijo a Todo Pasa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º