CORONAVIRUS

Umbandistas exigen reunión con el MSP por protocolo que pidieron hace tres meses, dicen

"Hasta ahora nadie de las autoridades de gobierno nos ha escuchado en cuanto a la necesidad de orientaciones sanitarias para poder retomar nuestra rutina religiosa", lamentaron.

Ceremonia umbandista. Foto: Fernando Ponzetto / Archivo El País.
Ceremonia umbandista. Foto: Archivo El País

La Federación IFA (Institución Federada Afroumbandista) del Uruguay - Grupo Atabaque reclamó este martes a través de un comunicado mantener una reunión con el Ministerio de Salud Pública (MSP) para alcanzar un "Protocolo de Actuación para cultos Afroumbandistas".

"Hasta ahora no nos han contestado salvo un acuse de recibo, habiendo pasado tres meses de dicha solicitud", señala la agrupación en el que es su tercer comunicado sobre su situación a partir de la irrupción del COVID-19. Los anteriores fueron el 16 de marzo y 18 de julio.

En esa línea se indicó que "desde el principio de la pandemia", el pasado 13 de marzo, "alertaron" a no hacer sesiones. "Trabajamos a nivel Mercosur en el diseño de un protocolo a presentar a las autoridades competentes, con miras al retorno paulatino de las actividades religiosas presenciales grupales, acorde a las circunstancias y normativa actual, con cuidados sanitarios específicos", para lo cual fue solicitada dicha reunión con el MSP que no les da "fecha".

La organización precisó que solicitaron la reunión con las autoridades sanitarias con el "fin de comenzar a trabajar en un Protocolo de Actuación para cultos Afroumbandistas, y hasta ahora no nos han contestado salvo un acuse de recibo".

"Nuestra problemática es diaria y hasta ahora nadie de las autoridades de gobierno nos ha escuchado en cuanto a la necesidad de orientaciones sanitarias para poder retomar nuestra rutina religiosa. Somos umbandistas todos los días no solo los dos de noviembre", agrega la federación umbandista.

A pesar de que "el Estado no nos ha dado respuesta", agregan, como "ciudadanía y religiosos" entienden que tienen la "obligación de colaborar con el cuidado de la salud de la población".

En tanto, critican que "la falta de responsabilidad de quienes están haciendo sesiones en lugares cerrados nos expone a todos como religión y como religiosos". Agregaron en esa línea que "algunas personas con negligencia, desoyen toda prevención" y realizan sesiones.

Por este motivo "ya han sido efectuadas multas", pero entienden que estas "no pagan el riesgo sanitario".

La intendenta de Rivera, Alma Galup, declaró a El País el 7 de octubre que ese día mantuvo una reunión con todos los líderes religiosos para hacer un "llamado a la responsabilidad" y que "se ponga en práctica" el protocolo sanitario vigente para las ceremonias religiosas. El departamento fronterizo con Brasil era por aquél entonces y se mantiene actualmente como el segundo más afectado por el coronavirus, después de Montevideo.

Las ceremonias religiosas abiertas al público se retomaron el 19 de junio, tras mantenerse suspendidas desde el 13 de marzo. Para ello se establecieron medidas sanitarias, un aforo determinado y otras disposiciones.

Desde el 1 de setiembre comenzó la "fase 2" de esta apertura gradual de tres fases, la cual mantiene todas las disposiciones sanitarias pero ahora se establece que las celebraciones religiosas pasarán de 45 a 60 minutos máximo, entre otras disposiciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error