EL AVANCE DE LA PANDEMIA

Tacuarembó y Durazno, ¿por qué aumentan allí los casos de COVID-19?

Para las autoridades locales, la situación es “multicausal” y se explica, entre otras cosas, por el no cumplimiento de las cuarentenas, el turismo y las visitas a Rivera.

ASSE busca aumentar la capacidad de testeo de COVID-19 en Tacuarembó y Rivera. Foto: Mateo Vázquez
ASSE busca aumentar la capacidad de testeo de COVID-19 en Tacuarembó y Rivera. Foto: Mateo Vázquez

Hace más de una semana que Rivera, Tacuarembó y Durazno resaltan en el mapa de Uruguay por el promedio de casos de coronavirus que registran de acuerdo a la escala de Harvard. Los tres departamentos dividen al país en casi dos mitades al destacar por sus colores rojos (Rivera y Tacuarembó) y un fuerte naranja (Durazno), una situación que preocupa a las autoridades sanitarias.

Tacuarembó alcanzó el nivel epidemiológico rojo el viernes pasado, luego de que Rivera hiciera lo propio sobre fines de diciembre y junto a Montevideo se consolidara como el epicentro de los casos de la enfermedad.

Rivera hoy presenta 38,04 casos cada 100.000 habitantes, una cifra que supera a Montevideo en el promedio de infectados (29,38). Tacuarembó tiene 26,58 y Durazno 20,83 casos (le siguen a Rivera y Montevideo).

Los tres escenarios son seguidos con atención desde el Ministerio de Salud Pública (MSP), así como por las autoridades sanitarias locales que ya se animan a ensayar alguna respuesta sobre por qué los departamentos en el eje de la ruta 5 presentan un incremento en el número de infectados.

En Tacuarembó y Durazno lo asocian al no cumplimiento de las cuarentenas, al turismo y al traslado de personas que hacen kilómetros por la ruta a Rivera persiguiendo los mejores precios.

Para el director del Hospital de Tacuerembó, Ciro Ferreira, el incremento de los casos es multicausal. Sin embargo, advierte que “la mayoría de los contagios han venido del norte y no del sur del país” como se pensaba desde un principio.

Es así que para Ferreira no quedan dudas de que la “porosidad” con la frontera con Brasil a 120 km y un “permanente trasiego de personas es uno de los factores determinantes. Miles de personas semanalmente y sobre todo los fines de semana concurren a la misma frontera”, añadió.

Frontera: en Rivera las autoridades tuvieron que aumentar los controles luego de constatarse un aumento diario de los casos de coronavirus. Foto: Mateo Vázquez - Archivo El País
Paso de frontera entre Uruguay y Brasil. Foto: Mateo Vázquez (Archivo)

Otras fuentes consultadas en el departamento señalaron que en estos días “se han visto colmados por miles de turistas” -sobre todo de Montevideo y Rivera. Van a San Gregorio del Polanco o las playas del Río Negro en Paso de los Toros, Valle Edén y Villa Ansina.

Sin embargo, para el director de Salud de Tacuarembó, Juan Motta, hace tiempo que no se detectan infectados vinculados al turismo. De hecho, las autoridades creen que el virus ya circula en los barrios y en la ciudad.

El jerarca señaló que si bien el aumento de los casos es multifactorial, la “cercanía” con Rivera, así como la “cultura” que hay por ir a “hacer el surtido” a ese departamento, son variables que no pueden descartarse al intentar explicar el incremento de casos.

“Son muy comunes los lazos y son dos departamentos hermanos”, señaló el director en referencia al vínculo que mantienen riverenses y tacuaremboenses. También advirtió por el tráfico de camioneros y personas que se trasladan diariamente por ruta 5. En este sentido, Ferreira comentó que se han detectado reuniones informales en lugares públicos, sin distanciamiento y sin utilizar el tapaboca en forma habitual.

En Durazno, mientras tanto, si bien la situación es otra, las autoridades saben que es cuestión de días para que el departamento ingrese en una zona de riesgo roja. El director de salud, Luis Aycaguer, contó a El País que los duraznenses -en menor medida que lo que pasa en Tacuarembó-, también son de concurrir asiduamente a Rivera a realizar compras. Para el jerarca es imposible controlar todos estos casos dado que es de esperarse que las personas viajen y busquen los precios más convenientes para sus bolsillos.

No respetan medidas sanitarias.

Las autoridades duraznenses detectaron también que hay familias enteras de ocho o nueve integrantes que no respetan las cuarentenas. Incluso, la dirección de Salud, que es quien se encarga de la trazabilidad de los contactos, advierte que en muchos casos le es imposible contactar a las personas sospechosas de tener el virus.

Aycaguer señaló que esto ha ocurrido varias veces: “Llamamos y los contactamos pero muchas veces no contestan. Tenemos que recurrir a la Policía a efectos de buscarlos”, acotó.

El jerarca estima que el departamento ingrese a zona roja “en estos días” y que ya tiene todo dispuesto en caso de que aumenten los infectados. De hecho, contó que hace días pudieron superar un brote en una mutualista y que por estas horas combaten otro en un residencial que este miércoles tuvo que ser evacuado por los funcionarios para evitar nuevos contagios.

Incorporan robot para procesar más test

El Hospital de Tacuarembó incorporó esta semana un robot -el primero de este tipo en el sector público- que permitirá automatizar y aumentar la capacidad de testeo de COVID-19. El nuevo equipo que a la tarde de ayer se estaba calibrando y conectando al sistema, permitirá según ASSE procesar de 500 a 1.500 muestras diarias. Actualmente se analizan 60 muestras por día en laboratorio de la División Laboratorios Veterinarios del Ministerio de Agricultura y Pesca (MGAP), y unas 120 a 150 tomas diarias en el laboratorio departamental.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados