Salud y derechos humanos

Sugieren "importar" anestesistas para que se garantice la atención

Ante carencia de profesionales, piden que el MSP baraje “toda posibilidad”.

Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

Hubo un momento en que a los uruguayos más pobres, las cataratas les eran sinónimo de ceguera. Una ceguera "evitable", como dicen los oftalmólogos. Recién a partir de la llegada de profesionales cubanos, en la llamada Misión Milagro, comenzó a revertirse la situación. Aquel antecedente fue "tan potente" que la Institución Nacional de Derechos Humanos (Inddhh) le sugirió al Ministerio de Salud Pública (MSP) que baraje todas las posibilidades, incluyendo la importación de médicos, para que se cubran los cargos faltantes de anestesista.

Ocho de las 44 unidades ejecutoras de ASSE tienen carencias de anestesistas. En junio, por ejemplo, algunos de estos centros de salud llegaron a tener faltantes en cuatro de cada diez horas de intervenciones. Y esto, según la Institución Nacional de Derechos Humanos, es un agravio a los derechos de las personas y a los convenios internacionales que Uruguay firmó.

El hecho que desató la intervención de la Inddhh fue la sanción a cuatro socios de la Sociedad de Anestesiología. Esos médicos concursaron para cargos de alta dedicación en ASSE, pero el sindicato es contrario a que sus afiliados participen de ese tipo de concursos. Entonces el MSP le preguntó a la Institución de Derechos Humanos si la actitud del sindicato es violatoria de los derechos humanos, informó La Diaria.

La Institución no se pronunció sobre la medida sindical porque, dice, escapa a su mandato y en todo caso son otros organismos (como el Ministerio de Educación) los que deben analizar los estatutos de esa asociación. Pero sí fue enfática en que el conflicto sindical no puede perjudicar la atención y el derecho a la salud de las personas; sobre todo aquellas "más vulnerables y que son las afectadas". Es que la mayoría de centros que carecen de anestesistas están en el interior del país y atienden a la población de más bajos recursos.

El origen.

Pese a que la sanción sindical a los cuatro anestesistas tiene pocos meses, el conflicto de esta especialidad médica data de la década de 1990. Las especialidades anestésicas y quirúrgicas decidieron entonces separarse del Sindicato Médico del Uruguay. Eso llevó a una relación de amores y odios, que se intensificó más con la vuelta de los consejos de salarios.

¿Por qué? El Sindicato Médico pasó a ser la voz oficial de los trabajadores en las negociaciones. Parte de los acuerdos fue el cambio de la modalidad de atención: buscar que los médicos estén anclados en una única institución de salud, se dediquen a tiempo completo y con mayor apego a sus pacientes.

Pero resulta que más del 70% del salario de los anestesistas proviene del acto médico. Es decir, cada vez que dan una anestesia cobran por ello. El cambio a la modalidad de dedicación total les implicaría pasar a ganar más por el trabajo fijo que por cada intervención. Eso cosecha adhesión entre los anestesistas más jóvenes, pero rechazo entre los que ya están acostumbrados al viejo sistema.

La Institución Nacional de Derechos Humanos entiende que todo este conflicto es económico, cosa "legítima en una sociedad de mercado", pero que no puede llegar "al extremo" de afectar el derecho a la vida y la integridad personal. Eso significa que la Sociedad de Anestesiología "tiene una obligación", pero también la tiene el Estado "como garante de los derechos humanos de la sociedad".

La SAQ para dos días en públicos y privados

El Sindicato de Anestésico-Quirúrgicos (SAQ) para hoy y mañana en reclamo de "dignidad". Quienes integran la gremial de esta especificidad científica entienden que las características de su trabajo los diferencian de otras disciplinas médicas. Eso se traduce en que a la hora de negociar las condiciones laborales quieren que sea la SAQ la que los represente y no el Sindicato Médico del Uruguay. "El conflicto se arreglará cuando ASSE esté dispuesto a dialogar con la SAQ y a escuchar nuestra postura", explicó el cirujano Daniel Montano, dirigente de la SAQ. La gremial, dijo este médico, "está a favor de los cargos de alta dedicación", pero con condiciones diferentes a las que acordó el Sindicato Médico. "Tal como está escrito hoy, el que trabaja más termina financiando al que menos trabaja".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)