POR AUMENTO DE CASOS

Salto pidió suspender las clases presenciales en la semana previa a la de Turismo

"Si no atacamos la movilidad, va a ser muy difícil poder disminuir la cantidad de casos", señaló el intendente salteño, Andrés Lima. 

Andrés Lima este viernes en reunido con el Comité Departamental de Emergencias, que preside. Foto: Jorge Braceiro
Andrés Lima este viernes en reunido con el Comité Departamental de Emergencias, que preside. Foto: Jorge Braceiro

El Intendente de Salto, Andrés Lima, pidió este viernes a las autoridades de la Administración nacional de Educación Pública (ANEP) y del Sistema Nacional de Emergencias (Sinae), la suspensión total de clases presenciales para este departamento, debido a que el mismo está en nivel rojo del índice de la Universidad de Harvard por la importante cantidad de casos de coronavirus registrados en las últimas horas.

Así lo informó el jefe comunal salteño luego de permanecer varias horas reunido con el Comité Departamental de Emergencias, del cual es su presidente. Lima manifestó que "la situación es compleja", porque en los 10 liceos públicos del departamento son casi 20 docentes los que tienen coronavirus, así como también hay decenas de alumnos que están en cuarentena, y algunos de los educandos se encuentran cursando la enfermedad.

"Acá el eje es la movilidad, si no atacamos la movilidad, va a ser muy difícil poder disminuir la cantidad de casos", señaló el intendente salteño, que adjudicó al movimiento que se generó con el inicio de las clases.

A su vez, sostuvo que hay dos brotes importantes de COVID en Salto, uno de ellos es en el Centro de Rehabilitación donde hay 80 casos en una población carcelaria de 565 personas y donde este viernes 19, se harán más testeos para conocer si hay más personas afectadas por esta enfermedad. Al tiempo que el otro foco, refiere al Hogar Millán, que atiende personas con discapacidad y que está en convenio con INAU, donde hay 24 casos de coronavirus.

Asimismo, Lima indicó que mantendrán el aforo de ingresos a los parques termales, los cuales por ahora no cerrarán sus puertas, pero que en caso de que la situación se agrave podrán adoptar nuevas medidas al respecto.

Los anuncios cayeron como un balde de agua fría en la Dirección Departamental de Salud, donde Rosa Blanco, titular de esa repartición, se mostró en total desacuerdo con la suspensión.

Por otro lado, los operadores privados del sector turístico, se encuentran disconformes porque entienden que la señal que se está dando es negativa, teniendo en cuenta que en ninguno de los dos parques termales del departamento de Salto no se registró hasta ahora ni un solo caso de COVID-19 entre sus visitantes, desde que se dio la reapertura de los mismos en el mes de julio del año pasado.

Los operadores turísticos consultados por El País esperan tener una semana de Turismo "por lo menos aceptable", y entienden que las medidas anunciadas por Lima pueden llegar a ser una "señal equivocada para quienes desean venir y les aseguran que hay garantías en los centros turísticos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error