El sistema de salud

Reclaman que policías, militares y municipales integren el Fonasa

SMU pide al Poder Ejecutivo universalizar el acceso al sistema de salud.

Policías son uno de los tres colectivos que no integran el Fondo de Salud. Foto: D. Borrelli
Policías son uno de los tres colectivos que no integran el Fondo de Salud. Foto: D. Borrelli

En febrero de 2019, cuando el Poder Ejecutivo disponga la apertura del denominado "corralito mutual", habrá tres colectivos de funcionarios, que no podrán decidir en qué prestador de salud atenderse. Los funcionarios municipales, los policiales y los militares son los únicos grupos de trabajadores que no tienen hoy esa posibilidad ya que no integran el Fondo Nacional de Salud (Fonasa).

La situación preocupa en el Sindicato Médico del Uruguay que reclama la pronta incorporación de estos grupos de trabajadores al sistema de salud. Su presidente, Gustavo Grecco, dijo a El País que se trata de "uno de los grandes debes que tiene todavía el avance de la reforma de la salud y que no se ha concretado, entre otros motivos, por la falta de definición política o de voluntad política".

Los tres colectivos de funcionarios así como los usuarios de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) no integran el Fonasa. Los militares se atienden en el Hospital Militar, los funcionarios policiales en el Hospital Policial y los municipales —dependiendo de cada intendencia— lo hacen o en ASSE o en mutualistas locales.

"Si miramos el mapa del Fonasa, aún tenemos en el sistema más de dos millones y medio de usuarios pero tenemos como aproximadamente 900.000 más y 200.000 más que están superpuestos por fuera", apuntó Grecco. Pero en la Asociación de Empleados y Obreros Municipales (Adeom) Montevideo se resisten a integrar el Fonasa porque "tenemos convenios colectivos en los que nosotros pagamos 2,74% —del salario— y tenemos todos los beneficios", señaló a El País, su presidente, Aníbal Varela. "Hay intendencias que viven con los aportes que les da el gobierno nacional, si tienen que aportar un 5% más para sus trabajadores, no podrían, por ejemplo, hacer obras ni nada, entonces lo tienen bien claro que no les sirve el tema del Fonasa", añadió.

La visión del SMU es compartida por el movimiento de usuarios de la salud aunque entienden que "no hay desventajas para que se vaya a una unificación", dijo a El País, el integrante de la organización, Walter Estévez quien participó activamente de la reforma de salud en 2007. Estévez señaló que la integración de colectivos al Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) se realizó de forma progresiva. Durante la primera etapa se incluyeron 1.600.000 trabajadores, jubilados y pensionistas a los que más tarde se sumaron en forma progresiva 250.000 cónyuges de trabajadores y 450.000 pasivos. Posteriormente, ingresaron las empresas unipersonales que tienen más de un dependiente y menos de seis, y los profesionales y cajas de auxilio. Según informaron a El País en el Ministerio de Salud Pública (MSP) en base a datos cerrados a marzo de este año, el sistema de salud tiene 1.134.543 personas activas, 601.582 son menores, 584.760 son pasivos y 215.976 son cónyuges o concubinos.

Por otro lado, Estévez señaló que la situación de los municipales es heterogénea ya que muchas intendencias o mantienen convenios con mutualistas locales o con la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE). "En el caso de los empleados municipales que el Poder Ejecutivo tiene la facultad de poder integrarlos, es un terreno un poco árido por un tema de la independencia que tienen las intendencias con la Administración Central", comentó.

Puja por un "botín" en la intendencia de la capital

La Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) no renovó a Casmu el convenio para la asistencia a más de 28.000 pacientes (8.000 municipales y 20.000 familiares) lo que "genera una suerte de botín" para otras empresas que se presentaron al nuevo llamado a licitación, explicó Varela a El País.

La administración municipal de Montevideo es una de las cajas más fuertes del Estado. Foto: Nicolás Pereyra
Foto: Nicolás Pereyra

El convenio vigente entre la intendencia y la mutualista ofrecía órdenes y descuentos para los funcionarios. Según supo El País, una de las grandes candidatas a ganar la licitación con la IMM es la Asociación Española.

Es que la mutualista Casmu que hace cuatro décadas era la encargada de brindarle la atención médica a los funcionarios municipales y a sus familias no renovó el convenio luego de que Adeom decidiera renegociar los términos y los servicios que ofrecía la empresa.

Unos 350.000 tienen doble cobertura

En Uruguay hay más usuarios de salud que habitantes. Actualmente, unas 350.000 personas tienen cobertura doble, es decir, están comprendidos en el Fonasa y también se atienden en el Hospital Policial o Militar.

La situación es muy común en el interior del país ya que varias personas viven y trabajan en más de un departamento. Es que según cifras que presentó en agosto la consultora CPA Ferrere, para el sistema de salud en Uruguay no hay 3.400.000 habitantes, hay alrededor de 3.700.000 usuarios. De acuerdo al informe presentado, hay 2.536.861 afiliados al Fonasa, 999.190 no afiliados al Fondo y 258.206 usuarios de Sanidad Militar y Policial.

Según los datos, hubo un aumento de la cobertura del Fonasa del 25% al 82% entre 2007 y 2018. El informe se elaboró tras interpretar los datos que aportaron el año pasado las mutualistas a la Junta Nacional de Salud (Junasa). Allí uno de los socios de la firma, Bruno Gili, propuso algunas conclusiones entre ellas que la cobertura de la salud en Uruguay es universal, pero la información que brindan a pacientes las mutualistas y ASSE sobre el tipo de calidad asistencial es escasa; el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) aún no es autosuficiente financieramente y requiere transferencias crecientes de Rentas Generales; y además no existe relación entre el aumento del gasto de un prestador y el nivel de prestaciones que se brinda a los afiliados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º