Proyecto de ley

Quieren sacar la marihuana de la lista de drogas peligrosas

Diputados del FA pretenden cambiar la nómina de ONU.

El cannabis es para ONU tan peligroso como la heroína. Foto: F. Ponzetto
El cannabis es para ONU tan peligroso como la heroína. Foto: F. Ponzetto

Hace un año una noticia puso contra las cuerdas a la regulación de la marihuana: los bancos iban a dejar de operar con los actores involucrados con el negocio del cannabis. La razón es que esta planta psicoactiva figura en la lista de sustancias más peligrosas y el sistema financiero no quiere lidiar con dicho comercio. Pero ocho diputados del Frente Amplio presentaron un proyecto de ley que busca modificar ese listado de ONU; un "hecho histórico" según los cultivadores.

Resulta que algunas poblaciones usaban la planta para sus rituales y, sobre todo, para usos terapéuticos. Pero Estados Unidos inició en 1937 "una política prohibicionista", en base a una ley de impuestos y sin ninguna justificación científica, dice la exposición de motivos que tiene entre los firmantes a tres médicos (Luis Gallo, Stella Viel y Cristina Lustemberg).

Cuando el científico israelí Raphael Mechoulam pudo aislar la molécula de THC, el componente psicoactivo de la planta de cannabis, ya habían pasado tres años desde que la Convención de Estupefacientes había tipificado a la marihuana como una sustancia peligrosa. Calificación que Naciones Unidas ratificó una década después y que determinó que un "porro" está al nivel de nocividad de la heroína.

El proyecto de ley que entró a estudio de la comisión de Adicciones del Parlamento uruguayo, sin embargo, sostiene que "el cannabis es una droga que los expertos consideran que causa menos daño físico que el alcohol o el tabaco y por supuesto mucho menos que la heroína o la cocaína. Asimismo se registra una dependencia menor que con las drogas antes mencionadas".

El prohibicionismo que recayó sobre el cannabis ha hecho, según los legisladores firmantes, que las posibles aplicaciones terapéuticas hayan quedado relegadas. El propio Mechoulam descubrió, dos décadas después del aislamiento de la molécula, que los cannabinoides se unen a órganos vivos del ser humano porque la propia fisiología contiene este tipo de componentes.

Pero más allá de la expansión del uso terapéutico o del incentivo de la investigación científica, los diputados promotores de la norma entienden que el listado de Naciones Unidas entra en contradicción con las normas de regulación que impulsa Uruguay. De ahí que la solución sea modificar el listado.

"Esto sería patear el tablero", explicó Julio Rey, integrante del conglomerado de autocultivadores que promueven la producción casera de aceites y uno de los activistas de la ley de regulación. "Es una llave que va a habilitar lo que hasta ahora ha sido una reglamentación trabada".

Rey es de los que entienden que la normativa estadounidense de 1937, esa que inició el prohibicionismo, "tenía intereses económicos, políticos y xenófobos". Es que los senadores promotores de la ley sostenían que "los negros y los mexicanos" eran los consumidores de marihuana. Pero en realidad "se estaba en una disputa para mantener el monopolio de la extracción del papel de los árboles".

Y tanto Rey como los legisladores entienden que el proyecto "habilitará el desarrollo de una industria nacional que genere fuentes de empleo, investigación e innovación".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º