LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Paysandú comienza a ver los efectos de la vacunación contra el COVID-19

Ayer hubo 147 casos nuevos de coronavirus en el departamento y fue el quinto día consecutivo con un total de positivos menor a los 200.

Vacuna contra el coronavirus. Foto: Leonardo Mainé.
Enfermera prepara una dosis de la vacuna contra el nuevo coronavirus. Foto: Leonardo Mainé.

Desde hace varias semanas el departamento de Paysandú es el que tiene el Índice de Harvard más alto del país. Esto derivó a una saturación en todos los niveles de atención con la incorporación de nuevas camas de cuidados intensivos e intermedios, y nuevas líneas telefónicas para el primer nivel de atención.

Sin embargo, el director departamental de Salud, Carlos Leoni, dijo a El País que “a costa de algunas buenas pedreadas”, después de haber decidido restringir la movilidad, ahora se está empezando a ver “un pequeño rayo de luz”.

Esto, según Leoni, se nota fundamentalmente en que el promedio de casos diarios de COVID-19 ya no está por arriba de los 200, como ocurría hasta hace algunas semanas.

“Si bien sigue aumentando el número de contagios, en la sumatoria ya no son cifras como las de antes y crecen a una escala menor”, explicó.

Ayer hubo 147 casos nuevos en Paysandú y fue el quinto día consecutivo con un total de positivos menor a los 200.

En cuanto al tercer nivel de atención, Leoni destacó: “Llegamos a tener 25 camas ocupadas en todo el departamento y ahora hay 17 en total entre la mutualista y el hospital. Es impresionante, porque hace menos de una semana había ocho personas más”.

Las autoridades departamentales destacan que “sin duda” los cambios son a raíz del porcentaje de vacunación que tiene Paysandú.

Tal como pasa en el resto del país, ahora en el departamento la mayoría de las personas que cursan la enfermedad lo hacen sin presentar cuadros graves. “Con menos casos por día evidentemente hay menos casos de CTI”, dijo Leoni.

En el primer nivel de atención, sin embargo, el desborde sigue siendo evidente. Los atrasos en los hisopados y la falta de llamadas telefónicas para el seguimiento a los pacientes son moneda corriente. Según reconoce Leoni, el “índice de saturación está alto” aún.

Parte del “rayo de luz” viene por el control de dos brotes importantes en el departamento: uno en la ciudad de Quebracho y otro en una industria citrícola que opera allí.

“La ciudad de Quebracho tiene 2.500 habitantes y se produjeron 200 casos ahí. En tres semanas, con medidas de restricción de la movilidad, lo supimos controlar. Se cerraron bares y varios lugares públicos”, explicó Leoni.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados