Conflicto en la salud

El paro impide cirugías tras meses de espera por turnos

Molestia en pacientes de ASSE y mutualistas por medida de quirúrgicos.

La paralización de 72 horas que dispuso el SAQ en todo el país genera problemas. Foto: AFP
La paralización de 72 horas que dispuso el SAQ en todo el país genera problemas. Foto: AFP

María, de 69 años, esperó más de dos meses para consultar a un traumatólogo. Fernanda, de 40, y Melisa, de 21, corrieron casi la misma suerte para ver a un ginecólogo. Luego de varios meses de espera, ayer, ninguna pudo consultar a su especialista. Lo mismo ocurrirá hoy y mañana cuando decenas de pacientes intenten, sin éxito, entrevistarse con un cirujano o anestesista.

El segundo paro en el año de 72 horas dispuesto por el Sindicato Anestésico Quirúrgico (SAQ) en todo el país tanto en el sector público como en el privado y que tiene buen nivel de acatamiento —según el SAQ— molesta a cientos de pacientes que se atienden en Salud Pública y en las mutualistas. Es que si bien en la mayoría de los casos, el personal de salud reagendó las citas médicas para los tres días del paro, se registraron inconvenientes en las urgencias tras las consultas de aquellos pacientes que desconocían el alcance de la medida.

"Me parece muy mal que dejen a la gente sin atención", dijo ayer a El País, Fernanda (nombre ficticio), una usuaria de una mutualista que prefirió no ser identificada. Ella, su hija y su esposo, aguardaban hacía tres horas en la sala de espera de un centro por un ginecólogo. "Estoy embarazada, el ginecólogo es el único que me puede recetar algo, está muy mal esto", apuntó.

Como Fernanda, ayer hubo entre 300 y 350 personas que no pudieron tener su consulta médica con anestesistas o cirujanos. Según constató El País tras recorrer varios prestadores públicos y privados, en la mayo-ría de los casos, los pacientes que tenían agendada su consulta en policlínica, recurrieron a las urgencias, lo que generó "mayor movimiento", confirmó a El País, un funcionario del Hospital Pereira Rossell. Según los cálculos de los propios cirujanos, la medida postergará casi 1.000 intervenciones quirúrgicas durante los tres días.

En el SMU entienden que el sistema tiene mucho para mejorar. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Melisa que conversó con El País y que había pedido el día libre en el trabajo, tampoco pudo atenderse.

María, por su parte, seguirá llamando por teléfono para agendar una nueva consulta con un traumatólogo. "Tengo un intenso dolor en uno de mis brazos, yo no sé hasta cuándo lo pueda soportar", clamó.

Los quirúrgicos están en conflicto con el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) por la representatividad en los Consejos de Salarios. El SAQ reclama la creación de un subgrupo específico para los cirujanos y anestesistas en los Consejos de Salarios y ya elaboran una denuncia para presentar su caso ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En el SAQ entienden que el SMU no los representa en los ámbitos tripartitos y denuncian que este "es un brazo ejecutor" del Poder Ejecutivo.

Según confirmaron a El País en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), este miércoles el grupo 15, que es en el que se encuentra integrado el colectivo médico, analizará el reclamo del SAQ. Ayer el director nacional de Trabajo, Jorge Mesa, informó que hay consenso en el grupo 15 para analizar el reclamo del SAQ en las propias negociaciones.

Molestia oficial.

El segundo paro de 72 horas que realiza el SAQ en el año molestó en el Poder Ejecutivo. Ayer por la mañana, tras el habitual Consejo de Ministros de los lunes, el titular del Ministerio de Salud Pública (MSP), Jorge Basso, señaló que el gobierno monitorea la situación, pero que al momento no analiza pedir la esencialidad de la salud al Ministerio de Trabajo. "Ninguna situación, por más compleja que sea, debe determinar que los sectores más vulnerables sufran las consecuencias. Nos genera la necesidad, como país, de resolverlo en los ámbitos que corresponden para no llegar a medidas fuertes para quienes requieren de esos servicios", señaló el ministro.

A Basso le preocupa la judicialización de los reclamos por medicamentos de alto costo. Foto: F. Ponzetto
Jorge Basso, ministro de Salud Pública. Fernando Ponzetto

El integrante del SAQ, Daniel Montano, indicó a El País que se está registrando un muy buen nivel de acatamiento a la medida. El paro comprende al sector público y privado, suspende la asistencia de pacientes en todas las policlínicas, asegura la asistencia de urgencia y emergencia de todos los pacientes y las operaciones oncológicas y dispone atender únicamente en las policlínicas de Alto Riesgo de Obstetricia. Actualmente el SAQ lo integran 2.000 profesionales médicos como cirujanos, anestesistas, oftalmólogos y ginecólogos, entre otros especialistas.

Huelga.

Si bien formalmente en el SAQ aún no se aprobó ir a una huelga, hay varias sociedades que integran el gremio médico que están dispuestas a hacerlo. En el MSP, esperan que los médicos no definan la medida porque en ese caso, sí analizarían el decreto de esencialidad, indicaron a El País desde la cartera.

Ayer Basso, señaló, por ejemplo, que los institutos de medicina altamente especializada (IMAE) no se vieron afectados y que los seguros privados tampoco, lo que consideró un indicador de que este tipo de medidas suelen repercutir con mayor intensidad en los sectores más vulnerables. Salud, SAQ, Paro de cirujanos

Monitorean medida, pero no pedirán esencialidad

La medida dispuesta por el Sindicato Anestésico Quirúrgico (SAQ) no cayó para nada bien en el gobierno; es más, el tema fue analizado por el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, tras el Consejo de Ministros de ayer. Según indicaron en el Ministerio de Salud Pública (MSP) a El País, la cartera no pedirá la esencialidad, sin embargo, señalaron que se seguirá de cerca el transcurrir de la medida. Basso, espera que los anestesistas y los cirujanos no resuelvan una huelga por que en ese caso la respuesta sería otra.

Quian: medida "es por dinero" y no por "representatividad"
Jorge Quian

El subsecretario de Salud Pública, Jorge Quian, dijo ayer que el paro del SAQ es "por dinero" y "no por representatividad". El número dos del MSP, señaló al programa Desayunos informales de La Tele que no puede "entender" que "un grupo de profesionales que están entre los mejor remunerados del país, por este problema hagan un paro de tres días". El SMU y el SAQ están divididos por los cargos de alta dedicación que impulsa el gobierno para que los médicos dediquen mayor cantidad de tiempo a un solo lugar de trabajo. El SAQ rechaza la propuesta ya que los cirujanos y anestesistas cobran por acto médico. Los sueldos de los anestesistas y cirujanos son de los más altos dentro del sector y así lo señala en cada oportunidad que puede el subsecretario Quian. "Estamos convencidos de que es un problema por dinero, no es por otra causa. El pago de los anestésico-quirúrgicos es salario más acto médico. El MSP y el SMU estamos llamando a cargos de alta dedicación que son con un salario excelente, de más de $ 200.000 (mensuales) y ellos se oponen a este método, salvo que sea el cargo más el acto médico", explicó. Añadió que los cargos "tienen la finalidad de fidelizar al trabajador, dándole muchas horas de trabajo en la misma institución".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)