ESPERAS

Nuevo requisito en trámite migratorio lleva a demoras en centros de vacunación

La necesidad de los extranjeros de actualizar o completar su esquema de vacunas para iniciar cuanto antes los trámites para obtener la residencia en Uruguay está generando demoras.

Joven recibiendo una vacuna en Uruguay. Foto: Darwin Borrelli
Extranjeros llegan a los centros de vacunación públicos y privados para actualizar su esquema de vacunación y así poder acceder a la residencia. Foto: Darwin Borrelli.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

María José y su beba de tres meses llegaron con lo puesto a la puerta de un vacunatorio en la zona de Tres Cruces, tras un largo camino que las llevó a “escapar” por la selva brasileña del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

Su historia no es la única, pero es la que logra recordar una vacunadora que no se cansa de recibir a familias enteras de venezolanos y cubanos que buscan actualizar o completar su esquema de vacunación para poder iniciar los trámites migratorios y así obtener la residencia en Uruguay.

En uno de los cuatro centros de vacunación de UCM en Montevideo, se vacunan alrededor de 10 extranjeros de un total de 50 personas que asisten por día. La situación está generando demoras en la atención que por momentos retrasa otras consultas, contaron a El País funcionarios de la salud al recorrer una serie de vacunatorios en Montevideo.

El director técnico de UCM, Daniel Bulla explicó a El País que hace dos o tres meses “vienen familias enteras a vacunarse y para cumplir con cada esquema de vacunación nos lleva media hora porque hay que darles -en varios casos- todas las vacunas”.

El Poder Ejecutivo dispuso en mayo del año pasado la obligatoriedad de que toda persona que solicite la residencia en territorio nacional debe acreditar que tiene vigentes todas las vacunas. La medida fue adoptada no solo porque se identificó un incremento en la cantidad de extranjeros que solicitan la residencia en Uruguay, sino para “mantener al país libre de sarampión y otras enfermedades transmisibles inmunoprevenibles”, señala el decreto de Presidencia.

Las largas colas para vacunarse también se da en La Española, Casmu y el Hospital Saint Bois.

Inmigrantes cubanos en Cancillería. Foto: Francisco Flores
Inmigrantes cubanos en Cancillería. Foto: Francisco Flores

En la mutualista de la avenida Bulevar Artigas, dos vacunadoras contaron a El País que la situación no es nueva dado que viene ocurriendo sostenidamente desde enero de este año.

Lo mismo ocurre en el Saint Bois en el que “mayoritariamente” los inmigrantes que acuden a completar su esquema son cubanos que residen en las cercanías al centro de salud.

Además, el incremento de consultas de extranjeros también ocurre en el área de expedición de carné de salud, indicó a El País el director del Departamento de Medicina Preventiva del Casmu, Horario Rodríguez.

Desconocimiento sobre los procedimientos.

“¿En dónde tengo que abonar por las vacunas?”, le comentó una venezolana a Karina Sienkiewez, enfermera vacunadora de UCM que le respondió que no había necesidad porque en Uruguay vacunarse es gratis.

La trabajadora de la salud contó a El País que esta consulta es moneda corriente entre los inmigrantes, sobre todo entre los venezolanos que “escapan” del país caribeño.

Su trabajo -cuenta- es “captar” a todas las personas que requieran de una determinada dosis o incluso la actualización completa de su esquema. A los adultos, “lo que se les exige es que tengan refuerzo de la vacuna antitetánica y de las dos dosis de sarampión. Por toda esta movida que hay en la región, si trae una, se le completa otra, y se le da la antitetánica en caso de que no tenga”, dijo en su consultorio. En el caso de los niños, la enfermera dijo que “a veces las mamás te traen un cartón en el que tienen las vacunas y vos tenés que empezar a ver con respecto a lo que tiene y con respecto a lo que no tiene el -esquema- uruguayo. Vemos lo que les falta, algunos no tienen casi nada”, añadió.

Mujer recibe una vacuna contra el sarampión. Foto: Archivo El País
Mujer recibe una vacuna contra el sarampión. Foto: Archivo El País

El año pasado el ministro de Salud Pública, Jorge Basso, dijo a El País que “el tema de las vacunas tomó un especial interés por el surgimiento de numerosos casos de enfermedades que habían desparecido como la fiebre amarilla” en Brasil o casos de sarampión en Venezuela. “vinculados a la gran movilidad que se da en todo el mundo”.

Por eso, el Poder Ejecutivo exige la presentación del esquema de vacunación al momento de ingresar al país en medio de una ola de inmigrantes.

“Es razonable que el trámite migratorio incluya identificar que la persona ingrese con el certificado de vacunación”, señaló Basso.

Hasta 2009, Uruguay llevaba seis décadas de ser un país expulsor de población (se iban más personas de las que venían). Desde entonces, el saldo migratorio pasó a ser positivo. Se estima que llegaron desde ese año a Uruguay unos 13.000 venezolanos y más de 11.000 cubanos. Este año todo hace pensar que la cantidad de inmigrantes cubanos supere a la de los venezolanos.

El MSP dice que hay stock suficiente

En el Ministerio de Salud Pública (MSP) explicaron a El País que “sí se constata más presencia de extranjeros” en los centros de vacunación y que “era previsible por este sistema”, en alusión al decreto del Poder Ejecutivo que obliga a vacunarse. No obstante, se explicó que “no se ha reportado ninguna falta de stock de vacunas” dado que los centros vacunatorios “tienen 10% más de dosis” para inocular. En las mutualistas comentaron a El País que las demoras también postergan las coordinaciones de otros pacientes que ya tienen fecha y hora para recibir la vacuna contra la fiebre amarilla, a la que se accede únicamente previa agenda con el MSP.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)