SUS EFECTOS

La nueva droga “de los ricos” activa los protocolos sanitarios

La Junta Nacional de Drogas notificó a centros de salud de su circulación.

Su consumo puede generar problemas tanto a corto como a largo plazo. Foto: Shutterstock
Autoridades detectaron dos casos en 2018 de consumidores de “cocaína rosa”. Foto: Shutterstock

La detección en Uruguay de los primeros consumidores de la denominada “droga de los ricos”, por su elevado precio o también conocida como “cocaína rosa”, disparó todos los protocolos sanitarios.


La droga “Tuci” o “Tucibi” que se instaló en Argentina y Colombia y ya circula en nuestro país, activó los controles de las autoridades y el intercambio de información entre los distintos centros que integran el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS). El secretario de la Junta Nacional de Drogas (JND), Diego Olivera, explicó a El País que ante un escenario como este, lo que se hace es “recopilar toda la información disponible” sobre los casos y “se canaliza principalmente hacia los servicios de salud y de tratamiento de drogas para que estén atentos” ante la eventualidad de nuevos casos.

En la edición de ayer, El País informó que la JND detectó el año pasado dos casos de personas que la habían consumido. En uno de ellos, la sustancia fue incautada en un cartón de LSD que tenía una paciente en una consulta médica. Hasta ahora, en Uruguay solo se ha incautado la droga en su variedad de pastillas rosadas con forma de estrella de cinco puntas.

En Argentina donde la droga se presenta en polvo como la cocaína y se propagó entre los jóvenes de clase media alta y alta que concurren a las fiestas electrónicas, los dos gramos de “Tuci” valen $2.000 ($1.666 uruguayos).

Consumo provoca ansiedad y confusión

Los efectos de la droga comienzan a los 15 o 20 minutos de consumirse y puede permanecer en el organismo entre cuatro y ocho horas. La persona experimenta alucinaciones y el poder de la imaginación se magnifica, pudiendo llegar a causar un estado de pánico. Como muchas feniletilaminas, quien las consume nota al principio un efecto muy placentero, una sensación de fuerza exagerada y nerviosismo y excitación intensos. Pertenece a la familia de las fenetilaminas psicodélicas. Se le conoce como Nexus o “Pastillas Triposas”. De acuerdo a estudios internacionales realizados a personas que consumieron la droga, al inicio de la experiencia puede darse una sensación de inquietud pasajera y un aumento de la energía en el cuerpo, así como la sensación de comenzar a percibir las cosas de distinta manera a la cotidiana. Posteriormente, se provoca una amplia variedad de efectos: dilatación de las pupilas, patrones visuales con ojos abiertos y cerrados, estimulación mental, nuevas formas de ver las cosas, sensación de perspicacia, cambios emocionales (buen humor o introspección), ansiedad y confusión. Su efecto, depende de las dosis que se consuman. Cada persona reacciona de forma diferente a esta sustancia (por ejemplo, 15 miligramos pueden ser poco para algunas personas o suponer una intensa experiencia para otras).

Olivera señaló que se utiliza el Sistema de Alerta Temprana (SAT)como una herramienta para detectar nuevos casos y eventualmente prevenir un fatal desenlace. Se trata de un mecanismo de intercambio de información “con el fin de reducir los riesgos y daños que pueden producir las drogas emergentes y el cambio de patrón de consumo de otras drogas a partir de la oportuna detección, evaluación del riesgo y generación de información confiable dirigida a las autoridades relacionadas y la comunidad en general”. En caso de que la droga tenga una presencia muy significativa en la población, “se puede emitir una alerta pública”, explicó el jerarca.

De acuerdo con un informe de la JND al que accedió El País, “Tuci” es una fenetilamina (sustancia sintética o de diseño) con propiedades alucinógenas que se hizo popular a mediados de la década de 1980. Se comercializa en forma de polvo para inhalación nasal o comprimidos de uso oral y su perfil farmacológico de los alucinógenos sintéticos es similar al del LSD y otras sustancias alucinógenas de origen vegetal. El País intentó comunicarse sin éxito ayer con el Departamento de Toxicología del Hospital de Clínicas.

Según información del Sistema de Alerta Temprana (SAT) de la JND en un reporte elaborado por el Laboratorio de Drogas del Instituto Técnico Forense (ITF), los efectos de su presentación en polvo o en pastilla no son los mismos. La droga también recibe el nombre de Venus, Tucibi, Eros o Nexus. Algunos usuarios la combinan con LSD (conocido como “bananasplit”) o con MDMA (llamado “party pack”). Este domingo, Olivera había señalado a El País que ya se está trabajando junto a autoridades argentinas para evaluar el potencial riesgo de la droga en Uruguay. “Es interesante porque los episodios (detectados) reflejan que en un caso el reporte vino desde el sistema judicial y en otro desde el sistema de salud” gracias a una “red de cooperación y circulación de la información”, había explicado el jerarca haciendo referencia al SAT.

En fiestas.

La droga está directamente vinculada a las fiestas electrónicas. Según contó un hombre argentino de 30 años al portal de noticias Infobae, la sustancia puede adquirirse fácilmente en festivales musicales.

“Yo suelo ir a fiestas electrónicas y ahí la ves con naturalidad. La mueven ahí. Las veces que voy a un boliche en donde pasan cumbia o ‘cachengue’ no la veo. Pertenece a la high society, como decimos entre amigos”, apuntó.

El nombre de la droga proviene de su denominación química en inglés “2C-B” y parece haber llegado para quedarse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)