INMUNIZACIÓN 

Cómo mínimo, proceso de vacunación en Uruguay llevará entre ocho y nueve meses

La Junta Nacional de Salud (Junasa) presentó a prestadores distintos escenarios posibles para el plan de vacunación contra el COVID-19.

Vacuna contra el COVID-19. Foto: Reuters.
Solo se aceptarán vacunas aprobadas por la FDA y/o la Agencia Europea de Medicamentos. Foto: Reuters.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) y las mutualistas tuvieron la semana pasada una reunión en la Junta Nacional de Salud (Junasa), en la que se les presentó algunos lineamientos de lo que será el plan de vacunación contra el COVID-19. Allí se discutió sobre todo aspectos logísticos y el tiempo que se tardaría en inmunizar a la población.

Carlos Cardoso, presidente de la Coordinadora Nacional de Instituciones de Asistencia Médica Colectiva, dijo a El País que el principal problema que se puso sobre la mesa fue “cómo intercalar el programa de vacunación por el coronavirus con el plan nacional de vacunación, el que tiene que seguir funcionando al mismo tiempo”.

Lo que se plantearon fue más bien preguntas, puesto que muchas de las respuestas dependerán del tipo de vacuna que llegue al país y las condiciones para su aplicación.

Hay algunas que pueden darse a domicilio, pero hay otras que solo se pueden administrar en centros hospitalarios en los que haya una urgencia instalada. La primera opción implica generar una logística para llegar a cada uno de los hogares, mientas la segunda obliga a armar protocolos en cada centro de salud para evitar aglomeraciones que puedan decantar en futuros nuevos contagios.

La autoridades, dijo Cardoso, informaron que se espera tener las primeras dosis en el primer trimestre de 2021, por lo que apenas se sepa qué tipo de vacuna se va a dar ya se van a empezar a repartir las jeringas a los centros de salud.

Uruguay se sumó a la estrategia Covax, de Organización Panamericana de la Salud (OPS), para comprar al menos 1.500.000 dosis, pero también se negocia con tres laboratorios privados, con especial énfasis en Pfizer.

Más allá de si la vacuna se puede dar a domicilio o en un centro de salud, hay otras situaciones que pueden demorar su aplicación. Todavía no está claro si se adquirirá una vacuna que precise una o dos dosis, y en este segundo caso el tiempo para la inmunización crecería y la logística que se deba aplicar sería más complicada.

Algo que ya está confirmado es que no se aceptará una vacuna que no sea aprobada por la FDA de Estados Unidos y/o la Agencia Europea de Medicamentos.

En la reunión entre los prestadores y la Junasa también se les confirmó a los centros de salud quiénes serán los primeros en inmunizarse: personal de la salud, mayores de 65 años, docentes y transportistas (con especial énfasis en quienes transporten personas).

“El plan del gobierno es que, al menos, todo el proceso lleve unos ocho o nueve meses”, dijo Cardoso. Aunque desde el Ministerio de Salud Pública (MSP) advirtieron a El País que estos tiempos pueden extenderse en virtud de los factores ya mencionados, y también porque se espera que las vacunas no lleguen todas juntas a Uruguay, sino que vengan por tandas.

Tampoco está claro cuánto durará la pandemia y el tiempo de inmunización que se logrará con cada vacuna, pero todo indica que no será de más de un año, por lo cual una vez terminado el proceso probablemente tenga que volver a iniciarse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados