LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Investigan si el brote de COVID-19 en un asentamiento se originó por visita al Chuy

En el MSP investigan si el brote registrado en el barrio Causeglia o asentamiento 6 de Enero comenzó a partir de la visita de una vecina al Chuy, en Rocha.

Más de 180 personas se acercaron ayer a la carpa montada por el MSP en la entrada al barrio Causeglia para ser hisopadas. Foto: Leonardo Mainé
Más de 180 personas se acercaron ayer a la carpa montada por el MSP en la entrada al barrio Causeglia para ser hisopadas. Foto: Leonardo Mainé

En el barrio Causeglia, los vecinos esperan ansiosos por conocer los resultados de sus hisopados, luego de detectarse un brote de coronavirus que registra ya 13 casos confirmados.

Ayer, el gobierno tuvo que instalar una carpa en el ingreso al barrio (asentamiento 6 de Enero para quienes no viven allí), luego de suspender las visitas de los equipos de epidemiología tras una serie de incidentes, entre ellos, el robo a un chofer de un móvil de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE).

Si bien esta semana algunos vecinos se negaron a ser testeados e incluso brindar cualquier tipo de datos al Ministerio de Salud Pública (MSP) que busca determinar el hilo epidemiológico, ayer, otro fue el escenario.

Al menos 184 personas se acercaron a la carpa para ser hisopadas, mientras, otro tanto llegó solo para pedir información.

Adriana, mamá de dos niños que vive en Causeglia (sobre ruta 1 y Avenida Santín Carlos Rossi) relató a El País que decidió hisoparse por precaución dado que si bien no estuvo en ninguno de los tres cumpleaños en los que se identificó que comenzó el brote, sí entró en contacto con algunos invitados.

Para Pablo, el panorama es un poco más desalentador porque estuvo en uno de esos eventos. Incluso cree que en las próximas horas se detectarán muchos más casos dado que se perdieron varias horas luego de que vecinos rechazaran ser diagnosticados.

En su misma línea fue ayer Ruben Moreira, uno de los referentes del barrio, que dijo a El País que “se esperan muchas más cifras y que (el brote) es más grande de lo que parece”. Moreira pidió a sus vecinos avisar a las autoridades en caso de detectar que personas que deben cumplir con la cuarentena circulen por el barrio. “Si saben de casos, que sean notificados y si ven a personas que están en cuarentena y están paseando por el barrio, que por favor les digan, no, escuchame, quedate en tu casa y no salgas, no sirve de nada”, contó el vecino que explicó que “la gente reflexionó un poquito” tras el brote.

Testeos por COVID-19 en el asentamiento 6 de Enero, en Montevideo. Foto: Leonardo Mainé
El MSP instaló ayer una carpa en la entrada del barrio Causeglia para hisopar a vecinos. Foto: Leonardo Mainé

Sin embargo, cuestionó que se realicen reuniones con aglomeración de personas en medio de la pandemia: “No podés hacer un evento o una fiesta sabiendo como está todo”, dijo.

El origen del brote.

De lo único que se habla en Causeglia es del brote, de las medidas dispuestas por las autoridades y sobre todo, del origen del foco. Allí, todos apuntan a que los casos se dispararon a partir de un cumpleaños al que asistieron varias personas que estuvieron en contacto con una mujer, que, días antes había estado en el Chuy, en Rocha.

La hipótesis llegó a los oídos del alcalde del Municipio A, Enrique Soria, e incluso de las autoridades de Salud Pública que no descartan ningún escenario. Fuentes de esa secretaría de Estado confirmaron a El País que investigan todos los contactos para determinar el origen del brote.

Los test seguirán hoy en la policlínica de “La Boyada” en donde ya hay 40 personas anotadas. Ayer, además de testear, las autoridades entregaron 185 canastas con alimentos y productos de higiene a personas que dieron positivo a los test de coronavirus, también a aquellas que se acercaron a la carpa, confirmó a El País, Carolina Murphy, la directora Territorial Departamental de Montevideo del Mides.

Como consecuencia del brote, los vecinos dejaron de organizar la olla popular en la que comían varias personas, e incluso esta semana tuvo que cerrar el Caif de la zona para prevenir eventuales contagios.

La situación preocupa a las autoridades y también a los vecinos, sobre todo porque no hay certeza de que los infectados cumplan con la cuarentena en sus respectivos hogares.

También hay casos confirmados de coronavirus en los barrios linderos del Cerro y de La Teja. Fuentes de la salud confirmaron que se trata de personas que estuvieron en alguna de las reuniones o cumpleaños y que coincidieron con pacientes contagiados. Además algunos de los estudios en curso, relevarían en las próximas horas nuevos casos positivos en el barrio Unidos y en El Tobogán, ubicados frente a Causeglia.

El martes pasado el presidente de ASSE, Leonardo Cipriani, advirtió que hubo varios casos en los que los vecinos se negaron a ser hisopados, entre otras cosas porque creían que serían sancionados. “Queremos remarcar un tema muy importante: cuando los móviles nuestros están concurriendo a estos barrios de Montevideo hay gente que no quiere hablar o que no se quiere hisopar por temor”. Sin embargo, “si alguien dice que fue a estos cumpleaños, no va a ser penado, ni castigado”, apuntó el jerarca.

Testeos por COVID-19 en el asentamiento 6 de Enero, en Montevideo. Foto: Leonardo Mainé
El Ministerio de Desarrollo Social entregó 185 canastas a familias que fueron hisopadas. Foto: Leonardo Mainé

Las cifras de coronavirus.

Ayer, se sumaron dos casos de coronavirus a los 11 previamente detectados en el barrio. Mientras tanto, más de 180 personas están aisladas a la espera de los resultados de sus test diagnósticos. El Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) informó que se registraron ayer nueve casos en total, siete de los cuales son en Montevideo. Los restantes están en Artigas y San José. Hay 225 personas que cursan la enfermedad y se realizaron 2.035 análisis, mientras que desde que se declaró la emergencia sanitaria, el 13 de marzo, se han procesado 152.121 test y se han registrado 1.493 casos positivos de coronavirus en todo el territorio.

Del total de los confirmados, 1.228 ya se recuperaron y 40 fallecieron. Por otra parte, el Sinae informó que en total se reportaron 261 casos de COVID-19 correspondientes al personal de la salud. Los departamentos con casos activos son 15: Artigas, Canelones, Cerro Largo, Colonia, Lavalleja, Maldonado, Montevideo, Paysandú, Río Negro, Rivera, Rocha, San José, Soriano, Tacuarembó y Treinta y Tres.

Aumentan las medidas por brote en el norte

El Ministerio de Salud Pública (MSP) resolvió que todos los pacientes que ingresen a sala en centros de salud de Rivera, Artigas, Cerro Largo, Rocha y Treinta y Tres deberán ser testeados, al igual que como ya ocurre en Montevideo y Canelones. La medida fue resuelta esta semana tras detectarse nuevos focos de COVID-19 en Rivera, la mayoría por vecinos que visitaron Santana do Livramento. Pero esta no es la única decisión de Salud Pública para evitar el avance de la pandemia en el norte del territorio. También se exhortará a los médicos que tienen empleo en Uruguay y en Brasil, a trabajar en un solo país.

En un comunicado del MSP, se informó “la exhortación a que los médicos que trabajen en zona de frontera decidan hacerlo en solo uno de los países”. La iniciativa tiene el objetivo “de evitar que se conviertan en un vector de la enfermedad y que esto produzca brotes intrahospitalarios”. En Rivera, uno de los nuevos focos está relacionado a un médico traumatólogo que trabaja en tres centros de salud de la ciudad y también se desempeña en el hospital de Santana. Las autoridades ya han detectado más casos similares en los que los vectores son trabajadores de la salud.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados