LA MARCHA DE LA PANDEMIA

No hubo contagio "vertical" de coronavirus de embarazadas a bebés

Entre las gestantes, el 88% fue totalmente asintomática y un 12% tuvo síntomas leves de la enfermedad; más del 50% de las mujeres embarazadas se vacunaron.

Mujer embarazada recibe dosis anticovid. Foto: AFP
Mujer embarazada recibe dosis anticovid. Foto: AFP

Según datos presentados esta semana en el Congreso Uruguayo de Pediatría a los que accedió El País, en Uruguay “no se pudo demostrar” la transmisión vertical de COVID-19 entre mujeres embarazadas y sus hijos.

Por lo tanto, todos los casos de contagios a un recién nacido se dieron de forma horizontal, es decir que el niño nace sin la infección y se contagia a los pocos días de estar con su madre.

“Los casos de recién nacidos de madres infectadas son de transmisión postnatal y leves en su mayoría”, subraya el documento al que accedió El País.

La información surge a partir de un relevamiento hecho por neonatólogos del Hospital Pereira Rossell, quienes presentaron a sus colegas datos recabados entre marzo de 2020 y junio de 2021 referidos al embarazo y el nuevo virus.

“En el mundo hay casos de transmisión vertical, pero no son demasiados, de todas maneras nos sorprendió no tener ningún caso de contagio de este modo durante los primeros meses del año, porque allí hubo muchas embarazadas infectadas”, explicó el neonatólogo y coautor del estudio Daniel Borbonet.

El informe del Pereira Rossell destaca que durante los meses estudiados nacieron 188 niños de 185 madres Covid positivas (se incluyeron tres gestaciones gemelares). Entre las gestantes, el 88% fue totalmente asintomática y un 12% tuvo síntomas leves de la enfermedad. Además, ninguna de estas estaba vacunada contra el nuevo virus porque no fue hasta el mes de mayo, cuando el MSP comenzó a fomentar la vacunación para embarazadas.

Así como la mayoría fue asintomática, en el Pereira Rossell el 65% de las mujeres supieron que tenían la enfermedad en el momento de ingresar al parto gracias al hisopado de rutina.

El estudio explica, con respecto a la lactancia, que “no hay evidencia” de que el SARS-COV-2 se transmita por la leche materna. Sin embargo, sí dice que el contagio puede ocurrir por la cercanía física entre la madre y su hijo en ese momento.

El hospital pediátrico no tuvo ningún caso de embarazadas infectadas hasta diciembre de 2020. Luego, durante los primeros meses del año, los casos repuntaron. El mes con más ingresos fue mayo, cuando el Pereira Rossell recibió a un total de 62 futuras madres portadoras del virus.

“Los meses de mayor aumento coincidieron con el ingreso de la variante P1. Esta, por otro lado, infectó más a las más jóvenes. Eso coincide con la edad genital activa para las mujeres”, explicó Borbonet.

Según los últimos datos del MSP, más del 50% de las mujeres embarazadas se vacunaron contra el COVID-19. La conveniencia de inocularlas fue un debate internacional que también se dio en Uruguay. Ahora, según Borbonet, la vacunación “indudablemente cambió la realidad” de las mujeres embarazadas y tuvo un impacto positivo.

La semana pasada la cartera de Salud Pública confirmó la circulación comunitaria de la variante Delta, la cual se asocia en otros países a edades más jóvenes. “Tenemos que mantener una conducta vigilante, porque hemos tenido un descenso de los casos, pero la Delta puede venir con cambios”, sostuvo la neonatóloga Helena Sobrero a El País.

Las muertes

En Uruguay se registró un total de diez muertes maternas de mujeres infectadas con el virus. Estas se dieron durante los primeros meses del año y la mayoría ocurrieron en el interior del país.

Consultada al respecto, Sobrero dijo que en muchas de las fallecidas se dio la existencia de “otras patologías y comorbilidades, como ser el sobrepeso”, y que estas “empeoran la condición respiratoria con la sumatoria del embarazo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados