INFORME

Hay 52 geriátricos en estado "crítico" en Montevideo, según informe del MSP

Hay residenciales sin habilitación, con denuncias por riesgo sanitario y con hacinamiento.

La vacunación contra el COVID-19 en geriátricos es una de las prioridades del MSP. Foto: Leonardo Mainé
La vacunación contra el COVID-19 en geriátricos es una de las prioridades del MSP. Foto: Leonardo Mainé

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En Montevideo hay 52 residenciales o establecimientos de larga estadía (Elepem) en estado “crítico”, de acuerdo a un informe que presentó el Ministerio de Salud Pública (MSP) este martes a senadores que integran la comisión sobre seguimiento de la pandemia del coronavirus.

Se trata de geriátricos que no tienen un director técnico designado, presentan signos de “hacinamiento”, fueron denunciados por un eventual “riesgo sanitario” o incumplen con el correspondiente trámite de habilitación.

En este último caso, carecen del permiso porque no presentaron la documentación solicitada, tienen reiteradas observaciones que no fueron “subsanadas” o presentan sanciones, según indica el reporte de la Dirección General de Coordinación (Digecoor) del MSP, al que accedió El País.

De estos 52 residenciales, 15 “son a priorizar” por las autoridades dado que tienen tres o más indicadores de criticidad.

La situación fue presentada por las autoridades sanitarias ante los legisladores, dado que la vacunación contra el COVID-19 en estos establecimientos es una de las prioridades en la campaña de inoculación del gobierno. De hecho, el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, ha dicho que los residenciales de Montevideo ya están vacunados, y durante la reunión las autoridades indicaron que al 9 de abril “se vacunó al 100%” de los establecimientos de la capital con primera dosis.

María Giudici, subdirectora general del MSP, explicó durante la comparecencia por videoconferencia que “el objetivo es crear la empatía y poder llegar a la mayor cantidad de personas institucionalizadas vacunadas en los residenciales, con la premisa ‘una vacuna, una persona’”. El ministro Daniel Salinas consideró por su parte que todas las medidas adoptadas con respecto a los residenciales están en constante cambio: “Siempre mutando, como siempre decimos, tanto como el virus, en el sentido de la adaptación”, apuntó.

La intención de las autoridades es que no vuelvan a registrarse contagios en establecimientos como los ocurridos recientemente en un brote en un hogar de Fray Bentos, en Río Negro (ver aparte), en Durazno o en Dolores (Soriano).

Durante este año y un mes de pandemia, el MSP realizó 952 fiscalizaciones en establecimientos “críticos”, tras denuncias que llegaron a la secretaría de Estado. De hecho, el informe del MSP señala que durante 2020 y 2021 se concedieron 32 habilitaciones a geriátricos que mes a mes se fueron instalando en todo el país.

Por ejemplo, en marzo de 2020 había 437 residenciales y en noviembre de ese mismo año, 477. Pero a enero de 2021 la cifra siguió ascendiendo a 533 y no paró. Recientemente las autoridades registraron otros 23 más.

En todo el país hoy hay 1.278 Elepem; de ellos, 556 están en Montevideo, mientras que 722 se encuentran en el interior, según los números del MSP, que fueron enseñados a los senadores que integran la nueva comisión.

En Durazno

Mientras tanto, en Durazno, las autoridades sanitarias siguen de cerca la recuperación de los residentes de un hogar en el que murieron nueve personas tras un brote de COVID-19.

El director departamental de Salud, Luis Ayçaguer, contó ayer a El País que el resto de los 40 residentes que resultaron positivos se encuentran en recuperación. Incluso, destacó lo beneficioso que resulta vacunar en estos establecimientos, dado que en Sarandí del Yí solo uno de 39 residentes resultó positivo tras haber sido vacunado con las dos dosis de Pfizer.

El jerarca aseguró que el pasado sábado el residente enfermó tras el ingreso al Elepem de una funcionaria que cumplía con una suplencia. “Ese centro estaba vacunado. Inmediatamente hisopamos con el test rápido y todos fueron negativos”, señaló. Ayçaguer agregó que este miércoles se realizó a los adultos mayores un test mediante PCR, y que en todos los casos “gracias a la vacuna” las personas resultaron negativas a COVID-19.

El primer caso en un hogar

El 22 de abril del año pasado, a un poco más de un mes de registrados los primeros cuatros casos de COVID-19 en Uruguay, el MSP recibió la primera denuncia por un caso positivo de coronavirus en un residente de 91 años. Un mes antes, en marzo, había 55 establecimientos en estado “crítico”, y a 20 de ellos se les hizo seguimiento por su situación, indica el informe.

Detrás del brote en Fray Bentos

El brote de COVID-19 en el Hogar Victoriano Sosa, de la ciudad de Fray Bentos, en Río Negro, comenzó en el área de la cocina, como informó El País. La información fue confirmada oficialmente este martes por la Dirección General de Coordinación del MSP, a senadores en la recientemente creada comisión de seguimiento de la pandemia.

En el reporte de la dirección, al que accedió El País, se estableció que el brote que derivó en 26 personas fallecidas se inició el pasado 17 de marzo con “una funcionaria del área de cocina” que comenzó con los síntomas “con un nexo epidemiológico fuera del centro”.

Cuatro días después, la directora técnica del establecimiento comunicó la existencia de residentes con síntomas “compatibles” a COVID-19. De acuerdo al informe, ese mismo día la dirección departamental de Salud suministró 50 test de antígenos, de los cuales 27 dieron positivos.

El 23 de marzo, “actores no vinculados al ámbito médico” propusieron llevar a los residentes negativos o no testeados a un local del BPS. Sin embargo, esto fue desestimado por “especialistas”, entre otras cosas, por el “daño emocional por sacarlos de su hábitat”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados