SITUACIÓN SANITARIA

FEMI: preocupa la "naturalización de las muertes diarias" y las "autoridades dejaron de escuchar"

La Federación Médica del Interior advierte que "la sobrecarga sostenida a lo largo del tiempo hará que el fusible reviente", y "el fusible es el sistema de salud".

FEMI (Federación Médica del Interior). Foto: archivo El País.
FEMI (Federación Médica del Interior). Foto: archivo El País.

La Federación Médica del Interior (FEMI) expresó su "preocupación" por la "gravísima situación que atraviesan los equipos de salud de todo el país como consecuencia de la circulación descontrolada del COVID-19".

En un comunicado divulgado este viernes la asociación respaldó "en todo sentido" al Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) y a Rafael Radi, quien brindó una entrevista al semanario Búsqueda.

En la nota, el científico "expresó de manera clara y contundente que, si bien los desafíos son constantes y de responsabilidad compartida entre la actitud de las personas y las decisiones de las autoridades, las medidas adoptadas no han sido suficientes", indica la FEMI.

Por otra parte, el comunicado de la Federación Médica señala que se ven en la "obligación de alertar" sobre la situación actual, pese a que confían en la ciencia, la medicina y la vacunación como salida de esta situación. "La sobrecarga sostenida a lo largo del tiempo hará que el fusible reviente. Y el fusible es el sistema de salud", agregan.

"El inminente escenario de aumento exponencial de los contagios nos preocupa tanto como la naturalización de las muertes diarias", expresan.

A su vez, advierten que el "aumento diario de contagiados y de casos activos sobrecargará aun más el Primer y Segundo Nivel de atención. Por eso sigue siendo fundamental reducir los contagios".

La FEMI planteó otras dos preocupaciones. La primera: "Que en el país puedan convivir realidades paralelas tan opuestas, como la que a diario viven nuestros colegas y compañeros y la que por otro lado se percibe en la población, que recibe a diario mensajes de 'situación bajo control' a los que se les suman flexibilizaciones de reducción a la movilidad".

Y la segunda es que perciben un "cambio que no es bueno para nadie". La federación siente que las "autoridades han dejado de escuchar. Desoyeron al GACH, pero también hay un cambio de postura frente a los médicos, las sociedades científicas y los gremios de la salud".

Por último, indicaron que "hace ya más de dos semanas" que han intentado "sostener un diálogo con las autoridades, sin éxito".

El comunicado de FEMI se suma al del Sindicato Sindicato Médico del Uruguay (SMU), que pidió el "cierre de actividades no esenciales" y también una reunión con el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, y el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, entre otras autoridades.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error