SALUD MENTAL

Las colonias pierden el rastro de los pacientes con alta siquiátrica

Denuncian que las casas de salud y de “medio camino” no son controladas.

Internación: los pacientes son derivados a residencias. Foto: N. Pereyra
Internación: los pacientes son derivados a residencias. Foto: N. Pereyra

Mabel de 67 años tenía esquizofrenia. Tras permanecer varios años internada en las colonias siquiátricas Etchepare y Santín Carlos Rossi, fue dada de alta el año pasado. El 16 de febrero murió en una casa de salud a la que fue trasladada por decisión de Salud Pública. Para la familia, existe responsabilidad de las autoridades por no evaluarla antes de que fuera derivada.

La situación se reitera en las casas de "medio camino" —centros de salud donde las estadías son breves—, a las que se traslada a pacientes que se recuperan de enfermedades siquiátricas, según denunciaron a El País funcionarios de las colonias.

El caso de Mabel es tan solo uno de muchos que reciben a diario los representantes de la Asociación de Usuarios de Servicios de Salud de Montevideo e Interior de la República (Asumir). Según informaron, en la plaza de Santa Lucía, en Canelones, hay más de 80 pacientes siquiátricos que reciben atención en este tipo de centros y que durante el día trabajan como "canillitas" o cuidadores de vehículos. El País intentó sin éxito comunicarse con el Programa de Salud Mental en el MSP.

En 2025 no quedarán más clínicas psiquiátricas privadas, hospitales monovalentes (los llamados manicomios) ni las polémicas colonias. Así lo establece la nueva ley de salud mental que aprobó el Poder Legislativo en agosto del año pasado. También quedaron prohibidas las nuevas internaciones en este tipo de recintos y la apertura de nuevos establecimientos.

El presidente del sindicato de trabajadores de las colonias Santín Carlos Rossi y Etchepare, Roberto Pérez, rechazó la implementación del nuevo plan que promueve el cierre de las colonias y el traslado de pacientes hacia las casas de "medio camino". Según establece el programa de salud, un equipo multidisciplinario integrado por médicos, nutricionistas y psicólogos, entre otros profesionales, se encarga del seguimiento de cada uno de los pacientes derivados. Para Pérez "de la teoría a la práctica hay un abismo". Los trabajadores también consideran que los centros no son la solución para el problema que enfrenta la salud mental en el país. A su juicio, "lo que discutimos es si realmente el ciudadano uruguayo está apto para vivir con pacientes siquiátricos dentro de la ciudad; acá las colonias salieron a flote cuando un paciente fue mordido por un perro", agregó.

Por su parte, el presidente de Asumir, Carlos Caldeyro, dijo a El País que a diario llegan denuncias de usuarios que ya fueron rehabilitados por el actual sistema que lleva de dos a cinco años. Para Caldeyro, "todos estos proyectos nuevos son enormemente desprolijos y desfinanciados". Están hechos a las apuradas para cumplir con la nueva ley y con los estándares internacionales", agregó.

En ambas colonias actualmente hay 750 pacientes y el objetivo de las autoridades es trasladar a los mismos a las casas de "medio camino" y así continuar con la rehabilitación para cerrar las colonias y poder cumplir con los objetivos sanitarios ya planteados.

El Plan Nacional de Salud Mental persigue "el derecho a la protección de la salud mental de los habitantes residentes en el país, con una perspectiva de respeto a los derechos humanos de todas las personas y particularmente de aquellas personas usuarias de los servicios de salud mental en el marco del Sistema Nacional integrado de Salud" y "sus disposiciones son de orden público e interés social".

La nueva ley establece que "la hospitalización es considerada un recurso terapéutico de carácter restringido, deberá llevarse a cabo solo cuando aporte mayores beneficios que el resto de las intervenciones realizables en el entorno familiar, comunitario y social de la persona y será lo más breve posible".

El caso de Mabel.

"Iba a la feria, viajaba en ómnibus, cuidaba de sus plantas, era feliz", así comienza una carta que escribió ayer Ruben Bouvier, representante del Movimiento "La Salud para Todos" en la que denunció el caso de Mabel y que será publicada hoy. "¿Por qué se dio esta omisión de asistencia y desidia que llevaron a la muerte de Mabel? En agosto del año pasado Mabel se cayó y le hicieron una prótesis de cadera. Ahí comenzó su camino hacia la muerte", dice la misiva de Bouvier. Agregó que "el panorama dantesco y el estado de infección generalizada y olor putrefacto fueron las causas de que se optara por internarla, la neumonía fue una simple excusa para esconder la verdadera causa".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º