INVESTIGAN SI HAY MÁS CASOS

Cesan a 35 empleados del Hospital Pasteur por falsificar sus carnés de salud

Unos 25 funcionarios de mantenimiento y entre 10 y 12 camilleros del Hospital Pasteur fueron destituidos por la empresa tercerizada que los había contratado por falsificar sus carnés de salud.

Las autoridades del Hospital Pasteur dispusieron que se revise la documentación presentada por funcionarios públicos y tercerizados. Foto: Francisco Flores
Las autoridades del Hospital Pasteur dispusieron que se revise la documentación presentada por funcionarios públicos y tercerizados. Foto: Francisco Flores

Unos 25 funcionarios de mantenimiento y entre 10 y 12 camilleros del Hospital Pasteur fueron destituidos por la empresa tercerizada que los había contratado para trabajar en el centro de salud, luego de verificar que habían falsificado sus carnés de salud.

Fuentes de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) informaron a El País que la empresa Transamerican, que brinda personal al centro de salud, detectó que varios de sus trabajadores tenían sus carnés de salud falsificados. Por esta razón, 25 peones que trabajaban en el hospital fueron desvinculados de la firma. Una vez notificadas, las autoridades del Pasteur dispusieron una revisión de toda su plantilla de trabajadores, no solo de aquellos que son tercerizados, incluso de los presupuestados.

El director del hospital, Federico Martiarena, dijo a El País que una vez que la empresa detectó las irregularidades, se desvinculó a los trabajadores y “no se los mandó más a trabajar” al centro de salud. Para el jerarca, la “situación fue grave” porque “de un día para otro nos quedábamos sin 25 funcionarios, pero es un procedimiento de una empresa privada”.

Pero el caso no termina aquí. Fuentes de la salud informaron que la empresa que proporciona los peones, camilleros y conserjes al hospital, identificó también que entre 10 y 12 camilleros presentaron sus carnés de salud falsificados.

En este caso, los trabajadores no solo fueron desvinculados de la firma, sino que debieron renunciar a un llamado público para ser presupuestados como camilleros.

Transamerican identificó estos nuevos casos luego de que las propias autoridades del Pasteur solicitaran una revisión de su plantilla, un pedido que también se les extendió a las otras dos privadas que brindan por un lado, el servicio de limpieza, y por otro, el de mensajería. En estos dos últimos casos, “nos han informado que podría haber algún caso, en mucho menor número, pero todavía no tenemos la cifra definitiva”, contó el director.

“Las tres empresas comenzaron una revisión de este tema, encontraron que había camilleros por alrededor de 10 a 12, que estarían en la misma situación”, informó el jerarca.

Dos versiones.

De acuerdo con lo que contó Martiarena a El País, los carnés de salud de los más de 35 trabajadores de Transamerican habían sido emitidos en diversos laboratorios clínicos montevideanos.

Fuentes de la Federación de Funcionarios de la Salud Pública (FFSP) indicaron que el caso llegó a los despachos de las autoridades de ASSE luego de que un médico que era propietario de un laboratorio clínico admitiera ante la Justicia haber firmado varios carnés de salud falsos. Un dirigente de la salud contó que el médico explicó a las autoridades judiciales que ninguno de los certificados de salud contaba con estudios clínicos que los respaldaran.

Martiarena dijo que, tras pedir la “actualización de los documentos en vista de la renovación del nuevo proceso licitatorio y cuando ellos hacen no sé qué proceso interno, encuentran eso”.

Otros casos de irregularidades.

Martiarena asumió la dirección del hospital en mayo del año pasado, como parte de un proceso de llamados a concurso que dispuso la nueva administración de ASSE a cargo de Marcos Carámbula.

El hospital enfrentaba serias denuncias por presuntas irregularidades. Entre ellas, el Partido Nacional había solicitado la renuncia de su exdirectora, Loreley Martínez, tras comprobar que había contratado sin una licitación a una empresa de comunicación vinculada al Movimiento de Participación Popular (MPP), un sector del que forma parte.

Entre agosto de 2015 y julio de 2016, Martínez contrató de forma directa, y sin que la firma se encontrase en el Registro Único de Prestadores del Estado, a la empresa de comunicación Lhermitte, vinculada a ese sector del Frente Amplio.

Tampoco lo publicó en la página de contrataciones estatales. Luego se conoció que el centro de salud realizaba órdenes de compra anticipadas, es decir, a mes vencido. El diputado blanco Martín Lema denunció la situación en 2018. “El Pasteur pagó entre 2014 y 2015 $ 28.000 más IVA por mes en asesoramiento en comunicación”, advirtió ese año.

Buscan más casos en privados y públicos

Las autoridades del Hospital Pasteur solicitaron a las tres empresas tercerizadas que brindan el servicio de mantenimiento, limpieza y mensajería que “revisen” la documentación de sus trabajadores para determinar la validez de sus carnés de salud, informó a El País, el director de ese centro de salud, Federico Martiarena. En forma paralela, las autoridades también dispusieron la misma averiguación en su plantilla de funcionarios ya presupuestados. En este caso, Martiarena informó que el proceso llevará 30 días y que aún no está finalizado. En el Pasteur trabajan hoy más de 2.000 funcionarios.

Falsificaron los certificados “por comodidad”, dice la FFSP
|FFSP

En la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) cuestionaron ayer la decisión de los trabajadores de presentar documentos adulterados a la empresa tercerizada que trabaja para el Pasteur. El presidente de la FFSP, Martín Pereira, dijo a El País que la postura del gremio “es que si se falsificó, no hay defensa”.

El dirigente sindical señaló que “la responsabilidad es de cada uno” de los trabajadores que decidió presentar los carnés de salud falsos. Al ser consultado sobre las razones por las que los peones y camilleros podrían haber recurrido a esta modalidad, Pereira señaló que lo hicieron “por comodidad”. Hoy en día la expedición del carné de salud no solo es ágil, sino que no vale más que un timbre médico en cualquier mutualista del país. En algunas instituciones su costo apenas supera los $100. En otras, en cambio, su valor puede ser sensiblemente menor. La medida fue dispuesta por el Poder Ejecutivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados