LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Belén, el pueblo salteño en el que todos sus habitantes serán hisopados

Es una localidad ubicada 90 kilómetros al norte de la ciudad de Salto. Allí viven 1.700 personas y es, en proporción, uno de los lugares del país más azotados por el nuevo coronavirus.

Hisopado para evaluar presencia de coronavirus. Foto: Leonardo Mainé
Hisopado para evaluar presencia de coronavirus. Foto: Leonardo Mainé (Archivo)

“Estamos buscando soluciones, no estamos buscando culpables”. Esas fueron las palabras de Luis Zuliani, alcalde de Pueblo Belén, una localidad ubicada 90 kilómetros al norte de la ciudad de Salto. Allí viven 1.700 personas y es, en proporción, uno de los lugares del país más azotados por el nuevo coronavirus. Unos 130 son los habitantes que están cursando la enfermedad; hay 300 en cuarentena y tres son los que están internados, uno de ellos en cuidados intensivos.

También hay un fallecido. Se trata de Gustavo Saldomando, que tenía 56 años de edad. Era funcionario municipal y murió tras haberse contagiado en el mismo lugar donde se ocasionó el brote: una celebración religiosa de la que participaron dos pastores brasileños. Esto pasó hace 10 días y la actividad congregó a más de 100 personas.

No son muchas las fuentes de empleo en Pueblo Belén. Quienes lo tienen suelen ser trabajadores rurales u obreros jornaleros; algunos pocos se dedican al turismo o al comercio. La irregularidad campea, por eso hay una gran cantidad de personas que se han quedado sin ingresos a partir del brote en la localidad.

La directora departamental de Salud de Salto, Rosa Blanco, dijo en la mañana de ayer, durante la inauguración de un tercer vacunatorio en el departamento, que el brote de Belén “está controlado”. Sin embargo, advirtió que ha sido grande el esfuerzo de los prestadores de salud, tanto públicos como privados, que trabajan con el objetivo de hisopar a cada uno de los 1.700 habitantes del lugar. El Ministerio de Salud Pública ya envió unos 1.000 test.

Zuliani reconoció que jamás pensó que por una celebración religiosa, que es de las pocas actividades que se llevan adelante en la localidad por estos días, iba a pasar lo que pasó. “Todos suponíamos que era un momento de alegría; no nos imaginamos esto”, declaró.

“Como pudimos detectar el origen, ahora estamos trabajando en hallar a los contactos de los contactos de los positivos. Queremos evitar que esto siga creciendo. Es muy importante que toda la gente entienda que esto no es un juego, que realmente hay que cuidarse”, sostuvo Zuliani.

Y agregó: “Ahora empezamos a salir con la Policía para controlar a los comercios. Estamos exigiendo el cumplimiento de las medidas sanitarias, algo que no sabemos si se estaba haciendo antes”.

Sin ingresos.

El alcalde hizo mucho hincapié en que, más allá de este brote, desde marzo del año pasado Belén viene “recibiendo muchos golpes” por la pandemia.

“Acá hay gente que se dedica al turismo en la zona de las Termas de Arapey y en emprendimientos privados. Estamos tirando hilos para todos lados para conseguir canastas y entregarlas a los que más están necesitando. También para los que están en cuarentena y necesitan alimentos. La gente la está pasando mal”, alertó Zuliani. El Comité de Emergencias de Salto ya informó que entregará varias canastas.

En cuanto a Saldomando, a quien él bien conocía, sostuvo: “Hoy tuvimos que enterrarlo. Era una persona muy querida. El virus se lo llevó. La peleó 10 días en el CTI, pero se lo llevó. Es un golpe grande”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados