SALUD

ASSE pagó tomografías a mutualista sin equipo

Auditoría confirma irregularidades en el Hospital de Rivera.

Investigación: admiten serie de irregularidades en gestión de Toriani al frente del centro de salud. Foto: ASSE
Investigación: admiten serie de irregularidades en gestión de Toriani al frente del centro de salud. Foto: ASSE

Era considerado como el "bastión comunista" en la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE); el Hospital de Rivera, encarnaba los logros de la gestión comunista al frente de los centros de Salud Pública de todo el país. Sin embargo, de un momento al otro, todos aquellos aciertos que, según indican en el propio hospital, molestaron a las mutualistas locales, dejaron al descubierto un mar de irregularidades en su conducción.

Una auditoría realizada por la propia ASSE en 2017 a pedido de su nueva dirección tras el cese de funciones de su director, el exdiputado comunista, Andrés Toriani, a la que tuvo ayer acceso El País, constató que en el centro se realizaban "estudios médicos con predominio de compras directas comunes" y además reveló la inexistencia de "convenios homologados por ASSE que facultaran la realización de estudios en clínicas brasileñas u otras instituciones uruguayas". El informe fue solicitado desde diciembre a ASSE por parte del diputado del Partido Nacional Martín Lema, que tras un ultimátum fue finalmente entregado.

En el mismo se señala que "los estudios de imagenología (tomografías) efectuados en territorio brasileño eran enviados desde la dirección del hospital a la Cooperativa Médica de Rivera (Comeri)", una mutualista integrada por exfuncionarios del centro de salud. A la vez, el informe establece que esta institución "carece de equipamiento para realizar los estudios" y que "facturaba los servicios con 5% de recargo". Por otro lado, "no se comprobó un procedimiento similar aplicado con la mutualista Casmer (el otro prestador privado de Rivera al que también se le contrataban servicios), institución inhabilitada para contratar con ASSE —por conflicto de intereses de su presidente— no obstante adjudicataria de una licitación".

Cuando asume su cargo en 2012, Toriani decidió aplicar un convenio vigente con Brasil que permite la contratación de servicios de salud. El mismo está plasmado en una ley denominada "Ajuste complementario del acuerdo sobre permiso de Residencia, Estudio y Trabajo para nacionales fronterizos uruguayos y brasileños para prestación de servicios de salud". Para hacerlo, se triangulaban vía la mutualista.

Según explicaron a El País exfuncionarios del hospital, los precios de una tomografía realizada en el Instituto de Radiología "Dr. Hugolino Andrade" de Santana do Livramento en Brasil eran entre un 40% y 50% más baratos que los cobrados por la otra opción local, Casmer. Un relevamiento realizado por El País el año pasado sobre más de diez boletas de tomografías computadas en esa mutualista y en centros de imagenología en la zona brasileña, identificaron sobrecostos en el prestador de salud privado uruguayo. Por ejemplo; una tomografía computada de oído con contraste derivada a la mutualista —sin IVA y sin timbre profesional— le costaba al hospital público $ 4.252. En cambio, la misma tomografía realizada del lado brasileño, tenía un valor de $ 2.760, lo que equivalía a 300 reales. La situación se replica por decenas.

Transposición.

El hospital realizó compras directas con Comeri pero también con la cooperativa Cemoc de funcionarios del centro, la que habilitó la posterior transposición de fondos.

Toriani fue cesado de su cargo en agosto del año pasado junto al subdirector Víctor Recchi luego de que la propia ASSE admitiera "presuntas irregularidades administrativas" en la contratación de servicios y pago de sueldos a más de 60 médicos ya que se les pagaba con recursos médicos, que no eran para ello. La resolución del cese adoptada por el directorio de ASSE se aprobó sin el voto de Susana Muñiz, la expresidenta de ASSE, también comunista. La medida, forzada por la oposición tras corroborar presuntas irregularidades, precipitó la salida de los directores del centro de salud por entender que al apoyo dado a Toriani nocorrespondía.

Según la auditoría a la que tuvo acceso El País, "la deuda contraída con las empresas y la agregación de 74 nuevos vínculos contractuales con ASSE, representaron más de 64 millones de pesos de asistencia para el centro en 2017". Todo el caso se encuentra a estudio de la comisión investigadora parlamentaria que ya tomó declaración por el tema al exdirectorio del organismo, a funcionarios y a exjerarcas del mismo, incluido el propio Toriani. El caso es uno de los cuatro que integrarán la megadenuncia de ASSE ya preparada por la oposición.

Por "honorarios" se abonó $ 37 millones

La auditoría revela también que el Hospital de Rivera pagó $ 37 millones anuales por incorporación de 68 personas de ASSE y el pago de una deuda de $ 27 millones a las empresas que anteriormente gestionaban a los 68 individuos. Según el informe, se denominaban "honorarios" a las subcontrataciones de personal para 21 servicios asistenciales determinados por la dirección, por fuera del proceso de compras. Por otro lado, se especificó que las subcontrataciones "incluían a 45 funcionarios de ASSE, entre ellos el exsubdirector y exordenador del gasto de Rivera". En este sentido, "hasta la vigencia de la licitación, el centro de salud está contratando a seis empresas inhabilitadas por conflicto de intereses, contemplando la atención al paciente y evitando los riesgos que puedan configurar omisión de asistencia", considera en su síntesis la auditoría entregada a los legisladores ocho meses después.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º