ORDENAN INVESTIGACIÓN ADMINISTRATIVA

ASSE: "Estamos obligados al traslado, sea vía terrestre o aérea"

El ginecólogo, según los datos primarios de ASSE, le planteó a la médica de guardia que "no" se trataba de una urgencia y que no estaba en riesgo la vida ni de la paciente ni de la bebé.

Con 41 semanas de embarazo, el ginecólogo de Melo le dio un pase al Pereira Rossell y la mujer tuvo que tomarse un taxi. Foto: Telemundo
Con 41 semanas de embarazo, el ginecólogo de Melo le dio un pase al Pereira Rossell y la mujer tuvo que tomarse un taxi. Foto: Telemundo

Un ginecólogo de ASSE que trabaja para el Hospital de Melo dio un pase a la emergencia del Hospital Pereira Rossell a una paciente próxima a dar a luz el pasado 31 de diciembre, con 41 semanas de embarazo.

Lo hizo en una consulta privada en su propio consultorio. Además, a esa altura ya había perdido líquido amniótico y una ecografía reciente señalaba algunos problemas en la pequeña que estaba por nacer.

Desesperada, la mujer buscó en los ómnibus que salían desde la terminal de Melo y no encontró lugar. Rápidamente, organizó una colecta entre familiares y amigos y pagó un taxi que la trasladó a Montevideo por la suma de $ 16.000.

El martes 31 decidió realizarse una ecografía pero, según cuenta, en el hospital no había nadie para hacérsela. “Tuve que pagar particular y en esa ecografía se vio que había algo extraño sobre la pelvis de mi hija”, aseguró.

La señora fue atendida por una médica a cargo de la emergencia del centro asistencial de ASSE, quien consultó con el ginecólogo que estaba de retén. El especialista, por su parte, le indicó que esperara a ser internada y a ver cómo evolucionaba la situación durante los siguientes días porque de todas maneras era 1° de enero y no iba a poder ser trasladada.

Con amigos y familiares, logró reunir los $ 16.000 que necesitaba para poder viajar a Montevideo en taxi. “Ese mismo día el doctor me había roto las membranas para provocarme el parto”, dijo en una entrevista que concedió a Canal 10.

En la noche de ese mismo martes salió en taxi rumbo a la capital junto con su hermana, pero en el camino pidió ir al hospital de Treinta y Tres, ya que sentía que le había bajado la presión. “No había médicos en la emergencia”, indicó.

La urgencia del traslado radicaba principalmente en que debido a la deformación que su hija tenía sobre la pelvis en el momento en que naciera tenían que operarla y el hospital de Melo no contaba con los medios suficientes para llevar a cabo ese tipo de intervención.

Una vez en el Pereira Rossell, la mujer fue atendida de urgencia. Se le realizó una cesárea y finalmente nació su hija, que pesó tres kilos y buen estado de salud, lo que supuso el tercer nacimiento del año en ese hospital especializado.

Investigación administrativa.

Una vez que el caso tomó estado público, la dirección de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) inició una investigación de urgencia para determinar cómo ocurrieron los hechos y por qué no se le dio la asistencia necesaria a la mujer.

Gabriela Medina, gerente interina de ASSE, llamó a conferencia de prensa ayer de tarde. La comparecencia comenzó 45 minutos tarde y fue acompañada por las autoridades del Pereira Rossell.

Medina informó que se está investigando el proceso asistencial ocurrido en Cerro Largo y que se solicitó información, ya que hay “versiones contradictorias”. Además, se explayó en los datos personales de la paciente y su proceso asistencial durante el embarazo. Narró con lujo de detalles las veces que la mujer concurrió al médico y las veces que no se presentó a la cita.

No obstante, tras ser consultada sobre su valoración del proceso asistencial, aclaró que el embarazo fue “controlado”.

Sin ninguna duda que estamos obligados al traslado de la paciente, vía terrestre o si es necesario vía aérea, por ejemplo”, dijo. Sin embargo, explicó, “hay algunos registros que no son claros acerca del ingreso, del seguimiento, del proceso y de las indicaciones de este traslado”.

Consultada sobre la valoración ética que realiza sobre el ginecólogo de ASSE que atendió a la paciente, Medina prefirió no hacer consideraciones dado el cargo que ostenta. Tampoco aceptó hacer comentarios sobre el hecho de que la orden de ingreso al Pereira se firmara en la casa del profesional y no en el hospital.

La investigación administrativa iniciada por ASSE busca aclarar toda la situación.

Un traslado difícil en medio de la lluvia

El taxímetro salió desde la ciudad de Melo a la hora 21:15. Llovió en una parte del trayecto y la parturienta, junto con un familiar, resolvieron parar en Treinta y Tres. Allí no encontraron un médico que pudiera monitorear la situación. Después se detuvieron unos minutos cerca de Minas, para que la mujer pudiera estirar las piernas, según relató el taxista.

Al final llegaron al Hospital Pereira Rossell tras un viaje de cinco horas y media. Horas después se produjo el parto mediante cesárea. Tras la realización de las primeras evaluaciones médicas correspondientes, se pudo confirmar que la criatura se encontraba en buenas condiciones de salud, según estableció ayer en conferencia de prensa Leonel Briozzo, jefe del Departamento Médico Obstétrico del Pereira Rossell.

El caso tuvo gran repercusión y la Gremial Única del Taxi resolvió “colaborar” con la mujer que tuvo que trasladarse en taxi desde Melo a Montevideo para poder dar a luz a su hija. El viaje le costó a la madre y a sus allegados $ 16.000. Mediante un comunicado, la gremial divulgó que este viernes a las 10 de la mañana una delegación de la agrupación irá a entregarle esa suma de dinero a la mujer, que se encuentra internada en una sala de maternidad del Hospital Pereira Rossell.

El secretario de la Gremial Única del Taxi, Enrique Mera, dijo a El País que le reintegrarán el costo del traslado para “colaborar con ella”, de manera que “haga el uso que ella considere” de ese dinero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados