SALUD

ASSE creó servicio de emergencia para contener suicidas

Usuarios en riesgo serán derivados a centros de salud.

Contratos cuestionados. Foto: archivo El País
Foto: archivo El País

Ayer comenzó a funcionar el servicio de respuesta de emergencia, incluyendo una derivación telefónica para la prevención del suicidio, que funcionará en forma transitoria hasta el próximo 20 de junio a través de la línea 0800 8483 (VIVE).

El servicio fue implementado por la Administración de los Servicios de Salud (ASSE) en coordinación con el Ministerio de Salud Pública (MSP) y la Dirección Nacional de Asuntos Sociales del Ministerio del Interior.

Según un comunicado de ASSE, esta solución es transitoria y estará en vigencia hasta que se complete el servicio nacional de respuesta integral de la prevención del suicidio en el ámbito de ASSE. La selección y capacitación del personal de este servicio se realiza desde febrero de este año.

En esta situación de transición, el MSP proporcionará las referencias para la derivación de las situaciones de riesgo de los usuarios del servicio de todas las instituciones prestadoras públicas y privadas del Sistema Nacional Integrado de Salud.

Problema crítico.

La ONG Último Recurso, que se dedicaba a brindar asistencia a las personas que intentan quitarse la vida, comunicó el sábado 17 a través de su página de Facebook que la línea de crisis, que funcionaba las 24 horas del día y era el único servicio de este tipo en el país, dejaría de funcionar a partir de las 0 horas del domingo 18.

En el comunicado, la ONG argumentó que la decisión se debió a que "ya no contamos con los convenios que hacían posible sostener el trabajo de las/los operadoras/es", lo que "hace imposible continuar con la tarea". En declaraciones a Cardona Hoy, Peláez sostuvo que el último convenio que cayó fue con el Ministerio del Interior: "No nos pueden renovar el contrato y al haberse caído tres contratos previos, no podemos sostener la línea de crisis, que se hace con mucho esfuerzo y con donaciones de personas".

Uruguay es el país con la tasa de suicidios más alta de América Latina: en 2016 se registró un récord para esta década: según datos del Ministerio de Salud Pública (MSP), 709 personas se quitaron la vida ese año, 18,54 cada 100.000 habitantes.

Las cifras de suicidios se duplicaron entre 1990 (hubo 319 casos) y 2015, cuando 638 personas decidieron quitarse la vida.

El pico más alto hasta ese momento se había dado en el año 2002, con 692 casos. En 2015, el MSP declaró al suicidio como uno de los problemas "más críticos del país".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)