INN CONTENT PARA HUGGIES

“Un abrazo para cada bebé” llega a Uruguay

Huggies apoyará durante tres años los programas de Unicef sobre Desarrollo de la Primera Infancia.

Huggies Unicef. Foto: Inn Content

Miles de bebés en Latinoamérica nacen en condiciones que no son adecuadas para su desarrollo y que pueden poner en riesgo sus vidas debido a la falta de higiene y cuidados.

Convencidos de que atender a la primera infancia es clave, Kimberly-Clark y Unicef se unieron para mejorar la calidad de vida de casi dos millones de recién nacidos, niñas y niños pequeños de 16 países de Latinoamérica, entre ellos Uruguay.

A través del programa global “Un abrazo para cada bebé” de Huggies®, Kimberly-Clark, hará una donación total de US$ 7,2 millones en Latinoamérica y apoyará durante los próximos tres años los programas que Unicef implementa en Desarrollo de la Primera Infancia.

Según datos de Unicef, en la región muere un niño o niña cada tres minutos de enfermedades prevenibles y el 50% fallece en los primeros 28 días de vida. El acceso a servicios esenciales de salud, educación y de cuidado puede salvar vidas y revertir esta situación.

“Todo niño y toda niña tiene derecho a un buen comienzo en la vida”, puntualizó Luz Angela Melo, representante de Unicef Uruguay.

Según detalló la ejecutiva está comprobado que el embarazo y los primeros tres años de vida constituyen un período crítico para el crecimiento saludable y el desarrollo cognitivo, del lenguaje y de las destrezas sociales y emocionales de los niños y niñas.

Huggies Unicef. Foto: Inn Content

En ese sentido, Unicef trabaja junto a distintos socios del Estado y la sociedad civil en programas para promover la inversión y el trabajo intersectorial en primera infancia. Además, genera materiales dirigidos a padres, madres y cuidadores para promover el crecimiento y desarrollo saludable de bebés, niños y niñas a través de la estimulación, el buen trato, la lactancia y la alimentación saludable.

Todos estos programas que aseguran que las y los recién nacidos reciban atención neonatal de calidad, crean entornos amigables en maternidades con enfoque de género e interculturalidad, y capacitan a los equipos de salud para brindar atención segura y centrada en los derechos de la madre y el niño serán apoyados por Kimberly-Clark, a través de su marca Huggies®.

“Esta iniciativa nos ayudará a seguir trabajando para que todas las familias del país cuenten con información y herramientas concretas para que cada niño y cada niña tenga un buen comienzo en la vida”, sentenció.

La contribución de Kimberly-Clark a Unicef representa el aporte más grande de la compañía hasta la fecha, y pone de manifiesto el compromiso continuo de ayudar a los bebés a crecer en óptimas condiciones con miras a que puedan alcanzar su máximo potencial de desarrollo.

Al respecto, Federico Calello, vicepresidente de Kimberly-Clark en Latinoamérica Sur, aseguró: “Huggies cree en el poder de los abrazos y en Kimberly-Clark estamos comprometidos a garantizar que todos los bebés reciban los cuidados que necesitan brindándoles acceso a servicios esenciales de salud, así como también el apoyo que necesitan en los primeros años de vida”.

Huggies Unicef. Foto: Inn Content

Además de Uruguay, esta poderosa alianza beneficiará a Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, Perú y Paraguay.

“Estamos orgullosos de lanzar Un abrazo para cada bebé con Huggies®, a partir de ahora con la compra de pañales Huggies estás colaborando con Unicef para mejorar la vida de más de 42.000 bebés en Uruguay”, confirmó Jimena Areoso, Brand Manager de Huggies para Uruguay de Kimberly-Clark.

La iniciativa.

Un abrazo para cada bebé es uno de los mayores programas mundiales de impacto social establecido por Kimberly-Clark a través de su marca Huggies®.

El programa comenzó en 2010 y tiene como objetivo ayudar a los bebés más vulnerables de la sociedad a recibir los abrazos y la atención que necesitan. Este cuidado se presenta en muchas formas, incluidas asociaciones hospitalarias que apoyan programas de abrazos voluntarios, asociaciones con ONGs que se centran en mejorar la atención de la salud materna y del recién nacido y donaciones de pañales y toallitas.

En los últimos cinco años, casi tres millones de bebés en Canadá, EE.UU, Israel, Australia, Vietnam, China e India se beneficiaron con esta iniciativa.

La primera infancia y el desarrollo a futuro

La primera infancia es un período “corto”, muy dinámico y de vital importancia en el desarrollo de los niños. La etapa prenatal y los primeros tres años de vida son críticos para el desarrollo cognitivo, del lenguaje y de las destrezas sociales y emocionales. Lo que sucede en estos años es clave para el bienestar presente y futuro: el 40% de las habilidades mentales del adulto se forman en los tres primeros años de vida.

Los mayores cambios ocurren durante los primeros 24 meses de vida en el cerebro: su tamaño se duplica y el número de sinapsis neuronales crece exponencialmente. Estas modificaciones son el verdadero cimiento para la actividad cerebral. Al igual que una casa, la fortaleza y extensión de estos cimientos influirán en todo lo que se pretenda construir a futuro. Este crecimiento y desarrollo cerebral está determinado en gran parte por una buena nutrición pero también por experiencias emocionales enriquecedoras.

Acciones claves a tener en cuenta

El desarrollo infantil es mucho más que una alimentación adecuada. Cuando el niño recibe una buena crianza y atención de calidad durante sus primeros años, tiene más posibilidades de sobrevivir, de crecer de manera saludable, de desarrollar su capacidad de pensamiento, verbal, emocional y sus aptitudes sociales. A esta temprana edad se estructura la base de su personalidad, las matrices afectivas, de aprendizaje, de inserción social y se generan gran parte de las condiciones personales para el futuro individual y social.

Algunas acciones que resultan claves para cuidar la primera infancia:

- Salud prenatal (cuidados del embarazo).

·- Nutrición y salud maternas.

- Parto saludable.

- Lactancia materna.

- Protección y apoyo familiar.

- Control de la salud.

- Alimentación complementaria adecuada.

- Estimulación adecuada (esto implica que el adulto a cargo dedique tiempo y atención al niño para jugar, cantar, contar historias).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)