AUMENTO DE COSTOS

Ruralistas reclaman bajar gasto público

La Federación Rural (FR) emitió un comunicado que cuestiona en duros términos la magnitud de la suba de tarifas, en el que "expresa su total y más enfático rechazo" al aumento, "porque una vez más se carga sobre los hombros de los trabajadores las ineficiencias de un Estado grande y ocioso".

La gremial sostiene que "una vez más se recurre al bolsillo del contribuyente, sin que haya una señal de ajuste en el gasto público. Como contrapartida a este ajuste fiscal, el gasto público creció un 80% desde el año 2006. Nuestro país año tras año acumula pérdidas fiscales que hoy hacen que nuestra deuda pública sea de US$ 51 mil millones. En otras palabras, cada uruguayo debe US$ 15 mil".

Para la FR "especial destaque merece el caso de los combustibles, donde una vez más se aumenta su ya alto valor, sin tenerse en cuenta el mantenimiento del bajo precio internacional del petróleo. De esta forma el gobierno sigue capitalizando para sí los beneficios de los bajos precios de tal vital insumo, en vez de aliviar al sector productivo para mejorar su competitividad".

El aumento de la carga tributaria que regirá desde el próximo 1° de enero tampoco pasa inadvertida para la gremial que sostiene que "para el agro nacional, base de la economía del país y responsable del 80% de sus ingresos, estos ajustes significarán una pérdida del poder adquisitivo, que estimamos será para el sector cárnico del orden del 23%. Para el sector lácteo, que viene de dos años de serias dificultades en el mercado internacional, la pérdida esperada sería del orden del 26%".

"Para el sector lanero: 37 %. Y para el sector agrícola, que también ha tenido serias dificultades en el mercado internacional, la pérdida sería del orden 20 %".

Ante ello, la gremial sostiene que "es imperioso hacer un llamado de alerta para no seguir afectando el poder adquisitivo de los uruguayos, velar por la competitividad del sector productivo, para que este pueda generar recursos genuinos para todos los orientales". Finalmente sostiene que "los ajustes no sean sólo sobre el bolsillo del contribuyente, que el Estado —alguna vez— haga el esfuerzo de reducir los gastos innecesarios.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados