DÉFICIT DEL 0,7% DEL PBI

El rojo del Fonasa equivale al 70% del ajuste fiscal previsto

Se incrementaron las transferencias por enfermedad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El plazo para cambiarse de prestador de salud vence el 28 de febrero. Foto: Archivo El País

Lo que tiene que poner el Poder Ejecutivo para cubrir el déficit del Fonasa y la transferencia que tuvo que hacer Rentas Generales al Banco de Previsión Social (BPS) supone alrededor de US$ 500 millones, lo que representa 1% del Producto Interno Bruto (PIB). Es decir, es la misma cifra que el gobierno pretende reducir del déficit con el ajuste fiscal de esta Rendición de Cuentas.

El texto remitido ayer al Parlamento, señala que "el déficit del sistema del Fonasa en 2015 alcanzó a 0,7% del PIB". Mientras tanto, la transferencia al BPS por concepto de subsidio de enfermedad y certificaciones representa el 0,3% del PIB.

En el capítulo V de la Rendición se explica que al cierre de 2015 unas 2,4 millones de personas estaban cubiertas por el seguro de enfermedad, lo que implica una triplicación respecto a la situación anterior a la reforma. "La maduración del Sistema Nacional Integrado de Salud implica un avance importante en términos del derecho al acceso a una atención de salud de calidad para la ciudadanía", afirma la iniciativa. Según se explica, parte de las transferencias que el Fonasa realiza a los prestadores de salud (ASSE, mutualistas y seguros privados) se financian con los aportes de los asegurados, pero otro porcentaje deben cubrirse con transferencias de Rentas Generales.

Para Economía, el déficit del Fonasa "se explica principalmente por la brecha de financiamiento asociada a los pasivos, hijos y cónyuges, para los cuales en términos agregados las transferencias a los prestadores superan a los aportes".

En relación al subsidio por enfermedad, la Rendición señala que en 2011 se ampliaron los beneficios y se dispuso un aumento gradual del monto máximo del subsidio, desde las 3 Bases de Prestaciones y Contribuciones (BPC) vigentes al momento de aprobación de la modificación, hasta las 8 BPC a partir de enero de 2015.

Además, se amplió la definición de lo que se consideran remuneraciones computables para el cálculo del subsidio por enfermedad considerando las horas extras, viáticos, locomoción y quebrantos de caja.

"La ampliación de los beneficios y el cambio en los procedimientos de certificación definidos por el BPS redundó en un mayor uso del subsidio y un mayor costo fiscal promedio. En términos caja la transferencia por este concepto alcanzó a 0,3% del PIB en 2015", afirma el texto de la Rendición.

A su vez se explica que "si bien es cierto que los egresos del BPS han aumentado en la última década, este incremento se explica fundamentalmente por la ampliación de derechos para la población. Por lo tanto, el margen para recortar gasto sin afectar derechos de la sociedad es escaso".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados