INSEGURIDAD

Robaron cuatro veces en dos semanas el liceo 26

En el 60 arrancaron las rejas de la entrada y se las llevaron.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Liceo N° 26: se llevaron dos garrafas, dos guitarras y un órgano. Foto: archivo El País

Robaron cuatro veces el liceo N° 26, en el barrio Jacinto Vera, en menos de 20 días. Se llevaron material de laboratorio, un órgano, dos guitarras, tres equipos de audio, dos garrafas de 13 kilos y todo lo que se usa para las clases de educación física (hasta la red de voleibol y las pelotas). Otras dos instituciones fueron vandalizadas en lo que va del año en Montevideo.

El primer robo fue el 26 de diciembre. Volvieron a entrar el 27. Lo hicieron de nuevo 13 de enero. Y por último el 14. Siempre entran por la misma abertura. Para ingresar al establecimiento y a los distintos salones han roto puertas y ventanas. Así lo confirmó a El País la representante de los docentes en el Consejo de Educación Secundaria (CES), Isabel Jaureguy.

En la institución hay alarma, pero el censor no detecta justo la parte por la que entran y por donde se han movido los delincuentes. A partir de hoy la institución estará dotada por guardia de seguridad las 24 horas.

"Ahora vamos a tener la seguridad todo el día y ya se están arreglando los vidrios y las puertas, pero hay otras acciones que requieren más gastos y que se van a resolver recién en febrero", precisó la consejera, quien dijo que esto tiene que ver "por ejemplo con la ampliación de los censores, ya que no tiene sentido la alarma si no está todo cubierto".

También en febrero el CES repondría todos los artículos robados. "Para un liceo estas son pérdidas de una enorme magnitud, porque si se roban los instrumentos y los equipos de audio no hay condiciones para trabajar en el coro y en educación sonora, que es una materia curricular. Si se roban las pelotas y la red, esto entorpece las clases de educación física. Son pérdidas de relevancia, porque el liceo público tiene pocas cosas y porque el presupuesto también es poco", añadió Jaureguy.

La sospecha radica en personas que ya conocen por dentro la institución, pero Jaureguy dijo que "no tienen por qué ser alumnos, porque a un liceo entra mucha gente".

La jerarca señaló que la hora de robos además deja de manifiesto "la precaria condición laboral en que están los directores", ya que sus tareas van más allá de ejercer la autoridad dentro del centro. El 13 de febrero el celular de la directora sonó a las 2:40 horas. Era para avisarle lo que había pasado. Tuvo que dirigirse a la institución y se quedó hasta las 4 de la mañana. En este tiempo hizo la denuncia y un relevamiento de lo robado. Lo mismo pasó el 14, que el teléfono sonó a las 23:50 y se fue del centro a las 3.

Consultada por El País, Jaureguy dijo que además de lo sucedido en la institución de Jacinto Vera, el 6 de enero robaron el liceo N° 60, del barrio Sayago. Se llevaron los portones de rejas que dan a la calle. Estos ya fueron repuestos.

También entraron al liceo N° 64 de Villa Española, pero solo se llevaron cortinas.

En 2004 hubo 140 robos contra escuelas; en 2015 fueron 349. Y en 2016 es muy probable que se haya llegado a un nuevo récord, ya que solo en el primer semestre se registraron 247. Esto se desprende de un pedido de informes hecho en octubre por El País y que fue contestado en los primeros días de diciembre. En la solicitud también se pedía la cantidad de robos en centros de Secundaria, pero no se dio una respuesta.

"No es posible informar respecto a los robos o hurtos ocurridos por carecer de un registro específico y concreto sobre ello", señaló el CES. Pero reconoció que "en el lapso indicado han ocurrido robos, hurtos y desapariciones de objetos en liceos y dependencias". Estos fueron dirigidos "a las instituciones, a alumnos, docentes, funcionarios o, incluso, a veces a locales de concesionarios de cantinas".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)