LACALLE POU - VÁZQUEZ

Una relación inexistente

Uno es el presidente de la República, el otro quiere convertirse en su sucesor. Sus improntas personales llevaron a que no exista ningún canal de diálogo.

Lacalle Pou y Vázquez se saludan en la asunción del actual presidente. Foto: Francisco Flores
Lacalle y Vázquez se saludan en la asunción del actual presidente. Foto: Francisco Flores

No se hablan. No tienen contacto. No se ven. Nunca se reunieron. Y cuando se aluden es para criticarse. El presidente de la República, Tabaré Vázquez, y el líder de la oposición, Luis Lacalle Pou, no tienen un canal de diálogo y su relación es muy distante. Esa fría relación es producto de heridas de la campaña electoral.

Ambos se disputaron la banda presidencial. El histórico líder del Frente Amplio fue el triunfador. La carrera para quedarse con el mando fue dura. El candidato blanco de 41 años desafió al experimentado político a debatir mediante la realización de una pirueta gimnástica de gran esfuerzo físico ("la bandera"). Para Vázquez aquella exhibición fue una falta de respeto. Desde ese día Lacalle Pou pasó a ser "pompita". Su metáfora buscaba marcar que era un candidato sin contenido; como esas pompas de jabón que flotan en el aire y estallan rápidamente.

El representante del Partido Nacional creyó en un momento que la elección estaba ganada. También lo pensaron en el partido de gobierno. Pero el resultado inesperado de la primera vuelta electoral cambió el escenario. Desde aquel día Lacalle Pou fue plenamente consciente que la elección estaba perdida, y el balotaje de noviembre era un trámite. Por eso planificó su nueva campaña con miras a octubre de 2019.

Para eso el nuevo líder de la oposición sentía la necesidad de dejar claras las reglas de juego con el flamante jefe de Estado. Pero principalmente limar las asperezas, y lograr un canal de diálogo con el gobierno. Eso jamás ocurrió. "Media hora con el presidente. Solos. Cuando él quiera y donde quiera. Sin prensa. Sin publicidad. Solo para charlar", así formuló el pedido el senador blanco mediante un hombre de plena confianza de Vázquez. El mensaje llegó al presidente. Pero no hubo respuesta.

A fines de septiembre de 2017 el senador blanco se refirió a su relación con el presidente. Había dado una conferencia tras su vuelta de las vacaciones donde manifestó que el gobierno estaba escondiendo información sobre las negociaciones con UPM. "No tengo relación. El presidente ha optado por no tener contacto. Todas las veces que he querido tener contacto el presidente ha optado por no. Es una forma de conducir el país. Es una forma de relacionarse, es una forma de llevar adelante el gobierno", dijo a la prensa.

A lo largo del gobierno ambos tuvieron fuertes cruces. La mayoría por carta, o a través de declaraciones a la prensa. A mediados del 2016 varios hechos de inseguridad llevaron a Vázquez a invitar a todos los partidos de la oposición a conformar una mesa de trabajo para definir medidas.

Sin embargo la invitación no fue para Lacalle Pou. El mandatario formuló la carta a las autoridades de cada partido. Lo mismo ocurrió cuando citó a los expresidentes por la posible existencia de un yacimiento de petróleo. Allí Luis Alberto Lacalle de Herrera, padre del actual senador blanco, asistió a la reunión. El expresidente y Vázquez mantienen una buena relación. Ese día Lacalle padre le pasó un mensaje: "las próximas reuniones tienen que ser con los líderes de la oposición".

Eso no ocurrió. Para el presidente la oposición política es clave en la democracia. Así lo ha reafirmado varias veces. Pero él dice que quiere una oposición "propositiva y constructiva" y no una que "pone palos en la rueda".

  
Las demandas de Lacalle Pou
Luis Lacalle Pou en el acto de cierre de año de la Lista 404. Foto: Marcelo Bonjour

  

Octubre de 2015 

 1. El debate presupuestal

Las discusiones presupuestales se prestan para fuertes debates entre oposición y oficialismo. Durante la negociación de la ley de Presupuesto Vázquez y Lacalle Pou mantuvieron un intercambio mediante carta que ambos hicieron públicas. Lacalle Pou le escribió para pedirle que quitase una serie de artículos del proyecto que restringía el acceso a medicamentos de alto costo. "Lo que es bueno para el país y para los uruguayos es bueno para el Partido Nacional", escribió el blanco. La respuesta de Vázquez fue en la misma línea: "Lo que es bueno para el país y para los uruguayos, es bueno para nuestro gobierno".

Agosto de 2017

 2. La falta de agenda del gobierno

La agenda política del gobierno estuvo cuestionada. La oposición repitió en más de una oportunidad que el gobierno de Tabaré Vázquez se quedó sin agenda. El mandatario salió a contrarrestar esos dichos. "Si algunos fueran a las pruebas PISA perderían en comprensión lectora", respondió el blanco aludiendo que decir que tienen agenda no es tener agenda, sino que deberían mostrar los temas y no lo han hecho. "Vázquez tiene una costumbre, seguramente no meditada, de siempre descalificar. Lo bueno es discutir argumentos", dijo en una entrevista con radio El Espectador.

Octubre de 2017

 3. Un gobierno de "secretismos"

Las negociaciones entre el gobierno y la empresa finlandesa UPM fueron largas y complejas. De concretarse será la inversión más grande en la historia del Uruguay. Por eso Lacalle Pou exigió al gobierno información, y ante la falta de respuesta acusó al presidente Vázquez de actuar con "secretismo y sin transparencia". "No nos deja mucho margen el gobierno, porque se escapa de la posibilidad de informar, no quiere informar, hay un exceso de secretismo abusando de la confidencialidad", dijo el senador blanco. Tras el acuerdo con la finlandesa el legislador citó a varios ministros al Parlamento.

Enero de 2018

 4. El fin anticipado del gobierno

En el arranque del año el líder blanco desplegó su artillería pesada y dijo que ya está terminado el gobierno del presidente Vázquez; si bien faltan dos años de mandato. En un acto en La Paloma dijo que este 2018 es "el fin de la vida útil del gobierno". "Este gobierno se terminó. ¡Se terminó!", marcó enfáticamente. Por eso pidió prepararse para ganar las elecciones. "Tenemos que estar preparados para representar a la gran mayoría del país; de tomar cosas que quizás no sean nuestras, pero que son buenas para el país. (…) Hay que querer cambiar para defender a la gente de bien", declaró.

  
Las molestias de Vázquez
Vázquez castigó a la oposición tachándola de retrógrada. Foto: Fernando Ponzetto

  

Octubre de 2015

1. Las pompitas de jabón

El primer año de gobierno estuvo marcado por los conflictos en la educación. En poco tiempo renunciaron dos de las figuras claves que Vázquez había dispuesto para llevar adelante el "cambio de ADN" en el sistema educativo: Juan Pedro Mir y Fernando Filguieras. En esa fecha el presidente tenía agendada una visita oficial a Francia. Lacalle Pou criticó el viaje y dijo que le faltaba tomar "el timón del gobierno". Desde París el mandatario respondió a sus críticas pero de forma muy breve: "pompitas de jabón", se limitó a decir a la prensa.

Abril de 2016

2. Sin cambios en el gabinete

Lacalle Pou envió por escrito 22 puntos con propuestas y opiniones sobre el sistema de seguridad pública. Vázquez optó por responderle punto a punto también por escrito; y el documento lo hizo público en la página Web de Presidencia. Luego de las medidas planteadas por el blanco, el último punto de la lista pedía remover al ministro del Interior, Eduardo Bonomi. El jerarca de gobierno estaba siendo fuertemente cuestionado por la oposición. Sin embargo Vázquez respondió negativamente al planteo. "Sobre ese punto no está en los planes de gobierno cambiar al ministro", escribió el presidente.

Agosto de 2017

 3. La defensa de la gestión

En la segunda mitad del año pasado el presidente Vázquez decidió hacer un repaso de su gestión en cada salida al interior del país con los Consejos de Ministros abiertos. Allí encontró la oportunidad para contestarle a Lacalle Pou sobre la visión del blanco del "gobierno terminado". "Algunos dicen que el gobierno está terminado. Nos queda mucho por hacer. Y vamos a cumplir a rajatabla con lo que nos hemos comprometido", dijo el mandatario y repasó una larga lista de logros de su administración.

setiembre de 2017

4. Rechazo a los votos blancos

El pasado año tuvo la particularidad de ser el primero en el que el Frente Amplio se quedó sin mayoría parlamentaria desde que es gobierno. Esa falta de votos se amplió por diferencias internas en algunos temas. La firma de un TLC con Chile y la ley para los cincuentones generaron división en el Frente Amplio. Lacalle Pou declaró a los medios que el Partido Nacional estaba dispuesto a prestar los votos para lograr ambas aprobaciones. Sin embargo Vázquez echó por tierra la idea, y si bien agradeció el ofrecimiento del legislador, dijo que el tema tiene que ser resuelto en el partido de gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)