El teatro Young reabrió sus puertas tras su restauración más importante

Reinauguraron un ícono de la cultura de Fray Bentos

La vida cultural cobró mayor vuelo en Fray Bentos. En la Semana de Turismo se inauguró la única sala de cine digital 3D operativa en Soriano y Río Negro y el viernes se reinauguró el teatro Young, una joya arquitectónica elogiada por los visitantes. La gala agotó las entradas en minutos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Obras demandaron inversión de 30 millones de pesos a la Intendencia de Río Negro. Foto: D.Rojas.

El público disfrutó de la actuación de la Agrupación Coral Fray Bentos y de una representación a cargo del actor Jorge Ríos acompañado en guitarra por el profesor Esteban Palmina. La ceremonia del mediodía culminó con un concierto de la Orquesta Municipal dirigida por el Maestro Ricardo Mañay, con la participación especial de la soprano Sandra Scorza y el tenor Gerardo Marandino.

En la noche, con entradas agotadas, el público disfrutó de un concierto de violín y piano a cargo de Piero Vittori Locatelli y Andrea Cruz Fostik. Posteriormente como broche de oro, se presentó el concierto Perlas del Barroco, a cargo de la solita Josefina Costa Di Fabio y el grupo Ensemble Barroco de Montevideo.

Una nueva velada artística se concretó en la noche del sábado, también con entradas agotadas, para presenciar al grupo de teatro "Alsur" con la obra La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca.

La obra.

Carlos Sobrino y Daniel Curadossi fueron los técnicos municipales responsables de la dirección de obra; se trata de un edificio centenario incluido en el paisaje cultural de Fray Bentos, que Uruguay postuló ante la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

"Han sido tres largos años de obra, y este último tiempo todos los detalles de las terminaciones han requerido nuestra presencia durante las veinticuatro horas del día, algo que hemos hecho con gusto porque nacimos para esto", indicó Sobrino a El País, sin ocultar su orgullo por haber dirigido la restauración más importante de las últimas décadas.

La recuperación comenzó en 2008 sin mayores pretensiones. "Fue ante la necesidad de recuperar la instalación eléctrica del teatro que estaba en muy malas condiciones, porque no se había renovado nunca, se le iban agregando tomas o picos de luz. Además, las azoteas se encontraban deterioradas y les pasaba agua. El estado general no estaba bien porque desde el año 1985 no se le hacía nada importante", señaló Sobrino.

Recordó que el teatro se había cerrado ante la llegada de un restaurador que se ocuparía de la decoración de los palcos, pero en vista del problema que se había presentado, Sobrino sugirió al intendente Omar Lafluf la necesidad de organizar el reciclaje. Es así que se recurre al estudio Collet-Neri que diseñó un proyecto arquitectónico que se cumplió por etapas.

"Como no se cuenta siempre con todo el dinero, un proyecto se puede ir haciendo por fases y además pudimos detectar qué era lo más urgente. Es cierto, al principio habíamos evaluado un costo de presupuesto y después casi que se duplicó, pero también es cierto que cuando hablábamos del reciclaje, no soñábamos con un teatro así como finalmente quedó", expresó Sobrino.

Fue un período de consultas a expertos en la materia. "Solicitamos la colaboración a William Rey, arquitecto de la comisión de Patrimonio Nacional, quien sugirió comunicarnos con la restauradora Agustina Speron. Hoy puedo decir que sin ella no habríamos terminado todo esto. Agustina nos hizo olvidar del aspecto económico y abrazarnos a lo artístico a mil por ciento", dijo uno de los responsables de la obra.

"Lo que hicimos fue devolverle la antigüedad original como monumento nacional histórico que es. Un edificio sumamente noble en los materiales utilizados en la mano de obra original. No parece que tuviera cien años", concluyó el arquitecto que se dedicó de lleno a la obra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados