NAVEGAR EN EL LAGO

Regresaron las clásicas lanchitas al Parque Rodó

Fueron traídas de EE.UU.; media hora de paseo cuesta $100.

Con del lago reacondicionado, volvieron las clásicas lanchitas. FOTOGALERÍA
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

Y un día las clásicas lanchitas regresaron a las aguas del lago del Parque Rodó, pero lo hicieron en una versión más moderna que las anteriores. Desde hace dos semanas, tanto los turistas como los locales pueden disfrutar de las embarcaciones que fueron traídas especialmente desde Estados Unidos y tuvieron un costo de US$ 1.500 cada una. Están realizadas con plástico reciclado lo que las hace más livianas y cuentan con un toldo azul que resguarda a los usuarios del sol.

Desde que fue inaugurado el servicio la gente no ha dejado de acercarse. En muchos casos, para subirse a una de las nueve lanchitas, el público tiene que esperar por lo menos media hora. "Es la novedad. Todo el mundo se quiere subir a las lanchas", contó Juan José, uno de los encargados del lugar. Cuenta que por día pasan más de un centenar de personas, cifra que aumenta casi al doble los fines de semana.

Aunque el público que predomina son los niños con sus padres, no faltan tampoco los adultos que van al lago especialmente por las lanchas, como una pareja de veteranos que pedaleaba ayer por el agua con sus gorros veraniegos y agarrados de la mano. Media hora de paseo cuesta $ 100 pero en muchos casos, sobre todo los niños, abandonan antes de tiempo porque se cansan de pedalear. Los menores de 4 años no pagan y hasta los 7 deben utilizar chalecos salvavidas para su seguridad. La capacidad máxima de cada lanchita es de cuatro personas, aunque son dos los que pedalean. Una vez en el agua está prohibido cambiar de puesto y hacer transbordo de un bote a otro.

De martes a viernes funcionan de 12:00 a 18:00 y los fines de semana, de 11:00 a 18:00.

El parador.

Para aquellos que quieran sentarse a comer o tomar algo a la orilla del lago pueden hacerlo en el nuevo parador que abrió en el lugar, el cual es atendido por un barista colombiano. Ofrecen variedades de cafés fríos y calientes que van de $ 90 a $ 120 pesos, además de licuados a $ 110, jugos a $ 100 y smoothies a $ 130. Para comer hay sandwiches calientes a $ 170, pan de pita relleno de distintos sabores a $ 180, ensalada a $ 140 y tortas dulces a $ 60. Pastafrola, cupcakes y galletitas son otras de las opciones que ofrecen.

En el lugar se realizan además variadas actividades: yoga los viernes a las 19:00 horas y sábados a las 10:30 en las inmediaciones del parque; tai chi los domingos de mañana a las 10:00 horas; también hay múltiples bicicletas que están disponibles para ser alquiladas a $ 50 pesos la hora.

El público puede participar en charlas para poder reconocer la flora del parque, a cargo del ingeniero agrónomo Pablo Fernández, además de clases de reconocimiento de aves, brindadas por la organización Aves Uruguay.

A su vez, Gustavo Izus, responsable del nuevo emprendimiento, informó que tienen la intención de realizar encuentros de idiomas con gente que se reúna a charlar. En marzo habrá un ciclo de cine sueco durante una semana, con proyección al aire libre. Las fechas y horarios aún están por determinar. También tienen prevista una exhibición de veleros radiocontrolados en el lago. "Estamos abiertos a recibir propuestas de distintas actividades para implementar", dijo Izus.

Según explicaron, en un principio la concesión es por 18 meses. Una vez cumplido el plazo, dependiendo del éxito del emprendimiento, extenderán los servicios o no.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º