MEGAPROYECTO EN DUDA

Regasificadora dejó de ser "prioridad" para el gobierno

Vázquez dijo que matriz energética cambió y que Estado podría no participar.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vázquez dijo que el gobierno se tomará seis meses para analizar el tema. Foto: Presidencia

"Para el Estado ha dejado de ser prioritaria la instalación de una planta regasificadora". Así de contundente fue el presidente Tabaré Vázquez al referirse sobre el futuro de una de las obras más grandes en materia energética heredada de la administración de José Mujica, y que cuenta hasta con una comisión investigadora sobre su espalda tras haberse detenido las obras en 2015. No obstante, el proyecto se mantiene pendiente.

El mayor problema que tiene el gobierno es la escala del proyecto, porque en un principio se pensó para abastecer no solo a Uruguay sino a toda la región. Pero al menos en Argentina, que originalmente había garantizado una gran demanda, las intenciones se redujeron. De hecho, según relataron fuentes del gobierno argentino a El País, se produjo un encuentro entre autoridades —más allá de las cumbres entre Vázquez y su par Mauricio Macri— en el que se acordó determinar una demanda "realista" para que Uruguay no se embarque en un proyecto sobredimensionado. Argentina, además, no está dispuesta a comprometer la compra por más de cinco años.

Shell fue la única empresa que se presentó al llamado del gobierno a interesados en adquirir el gas y ya integró una garantía al respecto. Pero también pidió un plazo de seis meses para tomar una resolución y hacer una due diligence.

En esta postergación, la primera premura del gobierno fue solucionada. En julio pasado se firmó un contrato de fletamento del buque "GNL del Plata", Unidad Flotante de Almacenamiento y Regasificación (FSRU, por su sigla en inglés) que se haría efectivo una vez que se tome la decisión de inversión y se reinicie la obra que estaba prevista para este fin de año.

El buque, en construcción en astilleros de Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering Co. Ltd., en Corea del Sur, estaba previsto que se equipase con el mayor tanque de almacenamiento de GNL del mundo, con una capacidad de 263.000 metros cúbicos.

"Hubo un acuerdo con la empresa japonesa y va a esperar porque ve que hay indicios positivos en cuanto al avance de este proyecto", dijo Vázquez, quien agregó: "Todo esto lo vamos a resolver sin apuros en los próximos seis meses de este año".

Lo que parece ser un hecho, es que de concretarse la planta regasificadora, la misma será de menores dimensiones a las previstas originalmente.

"Aquella primera visión de una gran planta regasificadora posiblemente haya que rediscutirla y verla, si no hay que hacer un emprendimiento de menor dimensión para los requerimientos de Shell", dijo Vázquez. Según el primer mandatario, hoy las condiciones de producción de energía en Uruguay "han cambiado, tenemos una matriz energética renovada, autogestionable, amigable con el medio ambiente, ahora estamos estimulando mucho la producción fotovoltaica".

Más allá de las dimensiones está el tema de la financiación. En caso de embarcarse en el proyecto, Vázquez dejó entrever que no está claro que el Estado vaya a participar como se había manejado hasta el momento.

"Si es un negocio con números beneficiosos que cierran bien para el país lo encararemos y veremos qué dimensión tiene la planta, quién va a hacer la inversión, si va a ser una inversión donde también participa el Estado o no", apuntó el presidente.

Vázquez ya había planteado a El País en su gira por España que "para que sea redituable y amortizar la inversión, tenemos que vender entre ocho y 10 millones de metros cúbicos (diarios), si no lo logramos tendremos que estudiar un proyecto menor o quizás tengamos que decir que en este momento, como tenemos una matriz energética propia y natural que no teníamos en su momento, quizás lo más correcto sea decir (que) es un emprendimiento que no llevaremos adelante".

Salida.

En ese contexto la única luz que podría ver el proyecto de la regasificadora está en la resolución que tome en el plazo de seis meses Shell, la cual manifestó a Gas Sayago (la sociedad conformada por UTE y Ancap para impulsar el proyecto de la regasificadora) su interés en comprar gas natural por entre 10 millones y 15 millones de metros cúbicos diarios por diez años. Shell pretendería ser el accionista mayoritario de una sociedad mixta que se conformaría y de la que no participaría UTE.

Del total mencionado, seis millones de metros cúbicos serían transportados por el gasoducto que une Buenos Aires y Montevideo y el resto sería trasladado en barco en estado líquido a las terminales regasificadoras argentinas de Escobar y Bahía Blanca, ambas en la provincia de Buenos Aires.

Shell pretende ser el distribuidor de la región.

El potencial de demanda local es escaso. La demanda de gas natural en Uruguay ronda los 200.000 metros cúbicos diarios en invierno y se concentra en Montevideo y, en un nivel muy bajo, en Paysandú y Ciudad de la Costa.

La posibilidad de incrementar esa demanda debería ir de la mano de grandes inversiones para incrementar el tendido de gas hacia otros departamentos del país, algo que no está previsto por los costos. Sin embargo, el asunto tiene apoyo e impulso del lado de los trabajadores de Montevideo Gas ya que permitiría garantizar las fuentes de trabajo ante una clientela que sostiene va en baja. Hoy suma 39.800 hogares.

Investigación pendiente.

La oposición planteó y consiguió los votos para la conformación de una comisión investigadora con el objetivo de analizar lo ocurrido con la adjudicación de las obras de la regasificadora durante el gobierno de José Mujica. En la construcción iba a participar la empresa brasileña OAS (involucrada en casos de corrupción en su país) hasta que le rescindió el contrato la adjudicataria GDF. La comisión se formó y definió un listado de convocados. En primer lugar se encuentran la ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, y la presidenta de Ancap —en aquel entonces titular de Gas Sayago quien estaba a cargo de las obras de la regasificadora— Marta Jara. Sin embargo, la comparecencia se dilatará al menos hasta los primeros días de febrero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados