“Mi mujer es inocente; el día que me fugue, te mato”

Recluso amenaza de muerte a jueza penal por mensaje de texto

La jueza penal Dolores Sánchez fue amenazada de muerte en dos mensajes de texto enviados en la noche del martes 20 por un recluso que se encuentra alojado en el Comcar por un copamiento.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La Policía incautó el celular y dos chips del preso. Foto: Archivo El País

Uno de los mensajes de texto lo recibió el juez penal Nelson dos Santos en el teléfono celular que le entregó el Poder Judicial. El mensaje decía lo siguiente con varias faltas de ortografía: “Jueza Dolores Sánchez. Mi mujer es inocente. El día que me fugue, te mato”. El mensaje estaba firmado.

Minutos después, el juez Dos Santos trató de comunicarse con Sánchez para informarle sobre la amenaza. La magistrada, al encontrarse de licencia, había dejado el teléfono del Poder Judicial en su casa.

A las 23.30 horas del martes 20, Sánchez llegó a su hogar y encendió el celular. Observó que tenía una llamada del juez Dos Santos y también un mensaje de texto del mismo recluso del Comcar. “Belén González es inocente, jueza y fiscal son corruptos. Me las pagarán con sus vidas”, señala el mensaje de texto enviado por el recluso G.P. En otro tramo del mensaje, el preso dijo que cumplirá con su venganza de cualquier manera y advirtió que solo lo pararán pegándole un tiro.

Sánchez se comunicó con el juez Dos Santos y le informó que conocía al recluso que envió los dos mensajes de texto amenazantes. Junto con la fiscal María de los Ángeles Camiño, Sánchez lo procesó tiempo atrás por un copamiento.

En la tarde de ayer, por orden de la jueza penal Fanny Canessa que está de turno y se ocupa del tema carcelario, la Policía incautó un celular y dos chips del recluso.

En el juzgado de Canessa se espera que hoy la jueza Sánchez presente una denuncia penal contra el recluso por las amenazas de muerte.

Fuentes judiciales consideraron que “es grave” que un recluso pueda tener acceso a dos teléfonos celulares de jueces penales desde la cárcel y que pueda manejar aparatos de comunicación pese a estar preso.

En los últimos dos años, otros dos magistrados enfrentaron situaciones riesgosas lo que obligó al Ministerio del Interior a darles custodias especiales.

El 2 de setiembre del año pasado, un custodia de la jueza penal Julia Staricco fue baleado. El ataque se produjo cuando la jueza ya estaba en el interior de su casa en Pocitos. La magistrada contaba con custodia policial porque estaba amenazada de muerte tras procesar a un expolicía por violencia doméstica en 2008.

A fines de agosto de 2013, la Policía detectó un plan para atentar contra el juez penal Gabriel Ohanian en el marco de una investigación sobre un caso de tráfico de drogas en barrios periféricos de Montevideo.

Una alta fuente policial vinculó en aquel entonces la amenaza con una banda que se dedicaba a comercializar droga en barrios periféricos de la capital y que es investigada desde hace varios meses por Ohanian. El juez envió a la cárcel a algunos miembros de ese grupo, y la principal hipótesis que se maneja es que otros delincuentes están libres y eran los responsables del plan detectado para agredir al magistrado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)