Elbio Rosselli

"Recibiremos presión pero también la ejerceremos"

El embajador Elbio Rosselli, tras 40 años de carrera, será el segundo embajador ante ONU en la historia de Uruguay en un momento en que el país esté en el Consejo de Seguridad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Uruguay pega por encima de su peso. Se reconoce su labor", afirmó Rosselli.

El diplomático sabe que recibirá presiones, que hay conflictos que no son prioritarios para las grandes potencias y que los miembros no permanentes del consejo deben aplicar su habilidad para que los estados con derecho a veto no lo utilicen. Uruguay buscará con su tarea “poner barreras al sufrimiento” y traer a la atención mundial conflictos que hoy están olvidados.

—Usted va a ser el segundo embajador de Uruguay ante la ONU en ejercer ese cargo cuando el país está presente en el Consejo de Seguridad, luego de Carlos María Velázquez que ejerció el cargo entre 1965 y 1967. ¿Qué significa eso para usted a nivel personal tras una larga carrera en la cancillería?

—Se imagina que es un desafío inmenso. La figura de Carlos María Velázquez es impresionante por su talento, su fogosidad, su brillantez, su dedicación. Es recordado el episodio cuando la invasión a República Dominicana por parte de Estados Unidos en 1965 (Velázquez debatió con el embajador estadounidense Adlai Stevenson y catalogó de "agresión" la acción estadounidense). Cualquiera puede empalidecer ante tal patrón de comparación. A Velázquez lo leíamos de cabo a rabo cuando éramos estudiantes.

—A priori parecería que un país como Uruguay no puede incidir mucho y que en el Consejo deciden los cinco con derecho a veto. ¿Cuál es la importancia para Uruguay de estar en el consejo?

—Es la importancia de estar en el órgano ejecutivo por excelencia que rige las relaciones internacionales. Es estar en la "cocina". Las cinco grandes potencias tienen más capacidad decisoria. El veto paraliza el consejo. El arte de la negociación está en contribuir al convencimiento de manera que se les haga muy difícil vetar. Puede parecer una distinción sutil pero funciona así. Nada más fácil que vetar. Pero cada veto desprestigia, no está bien visto su ejercicio.

—¿Cabe esperar que Uruguay reciba muchas presiones de los países con derecho a veto? .

—En 40 años de carrera diplomática he visto muchas presiones en el Consejo de Seguridad y en muchos otros lugares. Siempre va a haber. Sí, señor. Pero nosotros también presionamos. Para eso estamos los negociadores, siempre en consulta con el canciller y el presidente de la República. Las presiones las recibimos y las ejercemos.

—Se dice, por ejemplo, que China vio demorado un acuerdo comercial con Estados Unidos por su oposición a la invasión de Irak.

— Se dice que ha sucedido. Es posible, no estaba para atestiguarlo. Pero Chile supo cómo resistir la presión y hoy tiene su acuerdo comercial.

—¿Usted va a consultar a los países de la región antes de tomar una postura?

— Al señor canciller se lo preguntaron y respondió que la representación es a título personal, no de una región. Es obvio que, proviniendo de la región, en la medida de lo posible, se consultará en todos los casos de la mejor manera posible. Pero todos los países toman posición en función de la postura de sus autoridades.

—¿Cuáles deberían ser los conflictos del mundo a abordar prioritariamente?

— El tema fundamental es tener presente que en todo conflicto hay sufrimiento. Todos son iguales, traen muerte, enfermedad, desolación. Uruguay está por la seguridad, las libertades individuales y por proteger la vida y encarar las causas de los conflictos. Se trata de poner barreras al sufrimiento. Siria es hoy un punto álgido por el derrame de refugiados que genera. En tragedias de este tipo es difícil establecer una prioridad. La primera preocupación es mejorar la situación de la gente gradualmente.

—Los grandes países determinan cuáles son prioritarios...

—La prioridad la determinan las circunstancias. Hay conflictos olvidados que no hay que olvidar. No es fácil.

—¿A qué atribuye la elevada votación que obtuvo Uruguay?

—La votación fue excelente. Recibimos 185 votos de los 193 países que integran la ONU. Sin duda, incidió el largo involucramiento en misiones de paz que distingue a Uruguay y a la que de pronto en el país, con una óptica quizás provinciana, no se le asigna valor y solamente se piensa en las ventajas que supone. Uruguay a lo largo de su historia ha hecho una contribución humanitaria que marca su perfil internacional. Por decirlo en términos de boxeo, Uruguay pega por encima de su peso. Se reconoce su labor. La votación nos dio una gran alegría. Hubo todo un trabajo de presentar lo que Uruguay ha hecho, hace y planea hacer. Se comprometieron apoyos de manera paciente.

—¿Con qué equipo va a contar para su tarea?

—La administración actual ya había dispuesto un reforzamiento de la misión en la que hoy trabajan 10 personas, de varias categorías, entre quienes están varios jóvenes que ya están trabajando.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)