INDIGNACIÓN

Recibió la factura de UTE con un aumento de 4.000%

Varios vecinos de Fray Bentos se manifestaron frente a la oficina del ente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Familias manifestaron indignación frente a la oficina de UTE en Fray Bentos. Foto: D. Rojas

Un grupo de entre 15 y 20 personas protestó en la oficina comercial de UTE en Fray Bentos por el exhorbitante monto que les llegó en la última factura.

Los vecinos se quejan porque tienen que pagar más de 10 veces lo que abonan normalmente. Tienen recibos con consumos de $ 30.000, y en un caso de más de $ 61.000.

La propietaria de este último recibo, Gloria Kraviec, fue una de las manifestantes. "El mes pasado pagué $ 1.726 y ahora me vino $ 61.664. Vivimos en una modesta vivienda de Los Olivos, donde no tenemos ni calefón", reclamó Kraviec.

En tanto, Melisa Espíndola dijo que su madre política quedó "perpleja" cuando le pasaron el recibo por debajo de la puerta. Los ojos parecían salirse de sus órbitas: "Esto es una barbaridad, imposible de pagar incluso aunque te lo den financiado, porque nosotros no tenemos empleo estable", indicó Espíndola.

"Supuestamente hace 13 meses que no vienen a tomar el consumo, pero no es así porque hemos visto a funcionarios cumpliendo esa tarea", indicó la vecina que vive en la vivienda 33, "sin lujos, porque no tenemos calefón, no tenemos aire acondicionado, tampoco cocina eléctrica. Solo contamos con un microondas, lavarropa y un televisor", expresó.

Las personas, en su mayoría mujeres, se presentaron en la oficina sobre 18 de Julio protestando con pancartas y recibos en mano. "Vayamos comprando velas", rezaba uno de los reclamos estampados en una tela blanca. "Nos sentimos estafados, necesitamos soluciones", se quejó otra joven madre de la misma zona periférica de la ciudad de Fray Bentos.

Rosalía Peralta tomó un megáfono y empezó a hablarle a la gente que pasaba por el lugar. "Estaba pagando mensualmente $ 2.000 en promedio y el sábado me vino $ 22 mil en el recibo. Lamentablemente no puedo pagar eso. Incluso si pudiera, me parece que no tengo que hacerlo, porque en mi casa no tengo una cámara frigorífica, ni una empresa de soldadura", se quejó la vecina.

Sin luz: ante la amenaza de corte,
Sin luz: ante la amenaza de corte, "vayamos comprando velas". Foto: Daniel Rojas

Amenaza de corte.

Rosalía Peralta aclaró que abona regularmente su consumo, "pero ahora me dicen que estaba pagando un estimado; la verdad es que me siento estafada".

Indicó que los funcionarios del ente le dieron un plazo antes del corte de suministro.

"El día 3 (por hoy, miércoles) tengo fecha de corte y me dijeron que me daban 10 días más, que ellos iban a verificar el contador antes de llamarme para encontrarle una solución. A otras personas en situación similar les han pedido una entrega de dinero y el resto en cuotas, pero pienso que no corresponde", dijo Peralta.

Contó que el sábado se vio superada por la situación.

"Me tuve que tomar una pastilla para los nervios y acostarme. Tengo un hijo estudiando en Montevideo, tengo que sacar un préstamo para mandarlo a estudiar, no para pagar esto. Soy paciente oncológica y me parece que la luz junto con el agua son servicios esenciales. Hoy vine con un parlante porque me siento cansada y estafada, y no solo por UTE; acá sube todo y ya no se puede ni comer. Vas a comprar una fruta, no se puede, vas a comprar una verdura y no se puede pagar. Llega un momento en el que no aguantamos más y nos vemos en la necesidad de reaccionar", relató indignada.

El caso de Fray Bentos no es único, ya que otros clientes de departamentos como Canelones y Rocha también han visto notablemente incrementadas sus facturas este mes (ver nota aparte).

Antecedente récord.

La llegada sorpresiva de facturas "infladas" no carece de antecedentes. En abril de 2013, el empresario Ignacio Gigena, principal de la firma Molino NG, que se dedica a la producción y secado de arroz y soja en Cerro Largo, se indignó con la millonaria suma que le facturó el ente energético por el consumo del mes. El monto llegaba a la astronómica cifra de $ 25.226.505, cuando habitualmente la factura de su negocio no superaba los $ 80.000.

Cuando fue a protestar a UTE, según contó en aquella ocasión, "admitieron que era un disparate esa factura". La deuda, finalmente, se redujo de 25 millones de pesos a 35.000.

La explicación que le dieron fue que la máquina "no había leído decimales y los había puesto como números enteros".

A raíz de aquella experiencia, el empresario dijo que empezó a "perder la confianza" en las empresas del Estado.

"Si te viene un monto disparatado y cuando vas a reclamar te dicen que no saben si el cálculo está bien hecho, es una barbaridad", se lamentó.

"Una empresa del Estado que tiene el monopolio de la energía no pueden incurrir en estos errores", argumentó.

UTE.

Hubo casos similares en Pando y en Rocha.

Desde Montevideo, el director de UTE, José Amy, explicó que lo que está pasando en Fray Bentos también ocurrió en Castillos (Rocha) y en algunas localidades de Canelones, como Pando.

"En principio, lo que ha pasado es que a algunas personas durante mucho tiempo les vino un consumo estimado que difiere de la realidad, y de pronto nunca fueron reclamar que estaban pagando menos de lo que consumían. En algún momento se iba a dejar de facturar por el consumo estimado para medir el consumo real, descontando lo que se había pagado", explicó el representante del directorio.

"No hemos podido atender a nuestros clientes como queremos y es nuestra obligación hacerlo bien. Asumimos nuestra responsabilidad y hay que corregir ese tema", admitió Amy. Dijo que desde ayer el gerente comercial del ente "está trabajando en un programa concreto para Fray Bentos, para atender rápidamente esta situación".

Una de las soluciones que se comunicará oficialmente es un plan de refinanciación de la deuda en hasta 36 cuotas sin recargo.

Por su parte, integrantes del sindicato de AUTE, explicaron que en UTE hay una "necesidad enorme de personal, sobre todo para cubrir el trabajo de toma-consumo. La gente se ha jubilado y no se han llenado las vacantes. Esto ocurre en casi todo el país", explicó un funcionario que prefirió no identificarse.

"El frío".

En los últimos días varios clientes de UTE se sorprendieron cuando les llegó la factura correspondiente a julio con un monto sensiblemente superior al de otros meses.

La situación planteada a través de las redes sociales mencionaba tarifas aumentos de hasta 50%.

Fuentes de UTE dijeron el lunes a El País que tomaron conocimiento el fin de semana de estos planteos, pero aseguraron que no había irregularidades.

La tarifa es la misma desde el último aumento a comienzos de año. Lo que sucede con las bajas temperaturas es que aumenta el consumo vinculado a la calefacción, pero sobre todo del electrodoméstico que más impacta en la tarifa: el termotanque, indicaron entonces las fuentes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)