Expresidente deL Codicen sugiere mínimo de 200 días de clase y doble turno

Rama: "Los docentes destruyeron la educación"

Los profesores de Secundaria han desatado una destrucción de la educación", dijo a El País el expresidente de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), Germán Rama, quien se desempeñó durante el segundo gobierno del presidente Julio María Sanguinetti (1995-2000).

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Rama fue el último impulsor de una reforma profunda en la educación. Foto: Archivo.

CARLOS TAPIA

"Una persona no se pone bajo el sol y recibe conocimientos, necesita participar en el aula para desarrollar su mente, y con 150 días de clase no se puede aprender. La combinación es terrible. Por un lado están los profesores de Secundaria y sus paros, y por el otro las autoridades de la educación que no llevan estas cosas a las represiones correspondientes. No se puede estafar a los chiquilines así. Esto es un asesinato", consideró Rama.

En un año minado de paros, en Montevideo, tanto en Primaria como en Secundaria, los escolares terminarán con 166 días de clase; mientras que habrá 150 en el Ciclo Básico y 145 en el Bachillerato, siempre y cuando no haya más paros hasta el fin de los cursos. La aspiración del Consejo Directivo Central (Codicen) de la ANEP era llegar a entre 180 y 185 días.

Rama sostuvo que "en Uruguay es elemental llegar a las 200 jornadas de clase". Y explicó: "En los países orientales como China, Vietnam y Japón hay 240 días de clase por año. En los europeos van de 220 a 240. Esto es indispensable. Es falso que los chiquilines puedan aprender en 150 días. No aprenden nada. Entonces, esto que pasó este año, y que viene pasando desde hace tiempo, lo que hace es liquidar a los niñitos y a los adolescentes. Esto se nota en los resultados. Uruguay está octavo en las pruebas PISA mirando la tabla desde abajo. Esto es terrible. Todo tiene que ver con los pocos días de clase".

Rama, impulsor de una reforma educativa que generó fuerte resistencia sindical en su momento, también planteó la necesidad de hacer una reestructura en el sistema, y que las escuelas y liceos públicos deberían ser de doble horario.

"En París es así, entran a las ocho de la mañana, a las 12 horas comen, a las 14 vuelven a clase y salen a las cinco de la tarde", precisó el expresidente de la ANEP.

"La educación en los países desarrollados se hace en doble jornada. Lo sé no solo por los libros, sino porque estuve en Europa antes y después de dejar el Codicen, y uno de mis hijos estudió allá. En una escuela normal. De barrio. Y el sistema es así", insistió.

Descontrol.

En tanto, el experto en educación Pablo da Silveira, candidato del nacionalista Luis Lacalle Pou para el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) en caso de ganar las elecciones, sostuvo que lo sucedido con la cantidad de días de clase "desmiente algo que dijo el hoy senador y expresidente José Mujica durante la campaña, que en una visión muy parecida a la del peronismo en Argentina, señaló que para poder gobernar en Uruguay no solo hacía falta tener votos, sino además tener el apoyo de las organizaciones sociales movilizadas, y que solo el Frente Amplio tiene eso".

"Creo que la situación actual, con tantos días de clase perdidos, prueba lo equivocado que estaba Mujica. Lo que pasa es que el Frente Amplio tiene demasiados compromisos con los sindicatos, entonces cuando gobierna tiene demasiados problemas para manejar este tema. El resultado de todo esto es una pérdida enorme de días de clase", añadió Da Silveira.

Situación.

El pasado lunes el actual presidente del Codicen, Wilson Netto, dijo que la finalización de las clases queda para entre el 9 y el 12 de diciembre en los liceos, y el 18 en las escuelas. Esto implica que, pese al esfuerzo de suspender las vacaciones de septiembre y extender la finalización de los cursos mucho más de lo habitual —las clases suelen terminar en la última semana de noviembre o la primera de diciembre—, con 18 paros en Primaria y 27 en Secundaria, no se va a llegar a cubrir los días de clase que se esperaban.

A esto hay que sumarle las faltas por paros parciales, por medidas tomadas por los estudiantes (como pasó con las ocupaciones de los liceos Miranda y Zorrilla), y también con mesas de exámenes que coinciden con las horas en que los docentes tienen que estar dando clase (ver nota aparte).

En el día de ayer, a través de Twitter, el senador y líder colorado Pedro Bordaberry volvió a pedir que se apruebe un proyecto de ley propuesto por él tiempo atrás que fija como mínimo 200 días de clase. El mismo está desde hace meses estancado en la Comisión de Educación de la Cámara Alta. En tanto, durante la campaña, el hoy presidente Tabaré Vázquez también dijo que le parecía bien llegar a las 200 jornadas de clases.

Profesores faltan para ir a tomar exámenes.

Robert Silva (colorado, miembro de la Fundación Propuesta e integrante de la comisión directiva del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, dijo que hay centros educativos donde se siguen perdiendo días de clase debido a que la suspensión de las vacaciones y el período de exámenes de septiembre, llevó a que se estén tomando estas pruebas ahora, lo que implica que los profesores tengan que faltar a clases para formar parte de las mesas de exámenes. "Se están tomando exámenes que no se tomaron en septiembre. A mí me pasó un caso concreto, en una mesa donde había colegas que no pudieron dictar clases", señaló Silva.

LA VOZ DE LOS EXPERTOS.

Opertti: "Hoy el debate no es sobre las horas.

Más allá de las horas de clase, lo más importante es tener un marco curricular que permita darle sentido, propósito y racionalidad a lo que se va a enseñar. El debate no debe ser sobre las horas, sino sobre cómo esas horas deben ser utilizadas. El proyecto de ley de Pedro Bordaberry, que propone llegar a 200 días de clase, está bien si se cambia la currícula. Porque si se aumenta la cantidad de horas y la currícula es la misma puede ser contraproducente, puede ser que se aburran los jóvenes y que menos vayan a estudiar. Por otro lado, hoy la tendencia en el mundo es que se les de más autonomía a los centros, hay que distribuir las horas en función de las necesidades de aprendizaje de los estudiantes".

"Silva: "Los días no se van a recuperar".

Hay una cantidad de días de clase perdidos que no se van a poder recuperar. Creo que el año que viene se deberían tomar medidas pedagógicas que ayuden a la recuperación del tiempo escolar no dictado en los casos que corresponda. Las estrategias pueden ser múltiples. Se deben dar potestades a las direcciones para que puedan implementar acciones en coordinación con las inspecciones y los docentes. Sobre el proyecto de ley para llegar a los 200 días de clase, esto es algo que hay que discutirlo, porque en Secundaria hoy, si se dictaran todas las clases que se deberían, ya se llegaría a 200 días. Además, obviamente, esto tendría que ir asociado a una mayor remuneración para los docentes".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados