PEPEPREGUNTÓN

¿Quieren?

El Frente Amplio está (FA) haciendo su mayor esfuerzo por perder las próximas elecciones. Pero, ¿está la oposición haciendo todo lo posible por ganarlas?

Vayamos por partes. A 18 meses de los comicios parece haber un consenso de que el FA no ganaría las próximas elecciones en primera vuelta. La Presidencia se definiría en un balotaje en el que, también está claro, el/la candidato/a del FA tendrá un lugar asegurado.

¿Quién disputará al FA el gobierno en ese balotaje? Todo indica que el/la candidato/a del Partido Nacional. El Partido Colorado, el Partido Independiente, el Partido de la Gente y la Unidad Popular no parecen hoy en condiciones de hacerlo.

Entonces, el próximo/a presidente/a será del FA o del Partido Nacional. Lo que significa que el Partido Nacional es la alternativa para sacar a la izquierda del poder.

Pero es evidente que el Partido Nacional no podrá ganar solo ese balotaje. Necesitará alinear a votantes no frenteamplistas y a ciudadanos hoy indecisos. Deberá convencerles no sólo de la necesidad de un cambio, sino de que su candidato/a es esa alternativa. Tendrá que transmitir certezas. Mostrar un rumbo nuevo, pero claro y posible.

¿Está el Partido Nacional procediendo de esa forma? ¿Están sus principales líderes y dirigentes transmitiendo la unidad y el rumbo que demandan quienes están dispuestos a no seguir votando al FA? ¿O todos los días vemos a sus líderes discrepando en público, enmendándose la plana unos a otros y buscando cómo salir mejor en la foto?

¿Están leyendo adecuadamente las señales que, a gritos, emite una sociedad cansada de ciertas prácticas? ¿O cada quien está cuidando a su tropa, defendiendo lo que deberían censurar, mientras se preparan, como cada cinco años, para la guerra de las internas blancas? ¿No se dan cuenta que los votantes a los que necesitarán para ganar las próximas elecciones los están mirando con más dudas que expectativas?

¿No lo advierten? ¿Nadie se los dice? Y si se lo advierten, ¿qué esperan para actuar en consecuencia?

En las elecciones de 1989 el Partido Nacional llegó al gobierno porque fue capaz de mostrarse unido. Los uruguayos que querían un cambio vieron en los blancos una alternativa sólida.

¿Qué pasó luego, cuando los blancos optaron por despedazarse en disputas internas, y empezaron a pensar más en sus internas que en las elecciones nacionales? Perdieron siempre.

No faltan los que dicen que en el FA están todos peleados, todos piensan diferente y sin embargo llevan ganadas tres elecciones al hilo. Y es así. Pero no hay que olvidarse que, cuando hay riesgo de perder una elección, en el FA todos dejan de lado todo aquello que les enfrente. El miedo a perder el poder los une, los vuelve hermanos de nuevo. Luego, cuando ya ganaron, las diferencias reaparecen. Y así estamos. Con un país paralizado por una fuerza política que es, a la vez, gobierno y oposición.

Los principales dirigentes blancos, ¿van a sentarse a la mesa, con la puerta cerrada, para hacer lo que tienen que hacer o van a seguir tirándose de las mechas, trabajando para ganar la interna y perder las próximas elecciones?

Por si no se dieron cuenta, el país los está mirando.

[email protected]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º