Puntapié para celebrar la construcción de un polideportivo penitenciario

Punta Rieles vapuleó al PPV en un partido de guante blanco

Pasado el mediodía de ayer comenzó un peculiar partido de fútbol en la cancha de la cárcel de Punta Rieles. Una selección de los privados de libertad vestidos con camisetas celestes enfrentó a un combinado franjeado del estudio jurídico Posadas Posadas & Vecino, compuesto por jóvenes abogados, contadores y otros empleados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los planteles jugaron en el predio donde se erigirá el polideportivo carcelario. Foto: A.Colmegna.

Los locales ingresaron al campo de juego, más polvoriento que empastado, exhibiendo sobre sus oponentes cierta supremacía en altura y peso. Aunque antes del pitazo del juez ese dato no alcanzaba para hacer apuestas, ya a los 10´ el 11 de Punta Rieles, Mathías Blanco, uno de los más espigados, que en realidad actuó de doble cinco, metió un derechazo desde el borde del área contra el palo izquierdo del arquero del PPV, en lo que sería el arco de la Colombes, tomando de referencia al Centenario, como suelen decir los relatores de fútbol. Fue el primer gol de tres que la celeste anotó en el tiempo inicial.

A los 20´el PPV tuvo una oportunidad para empatar pero la pelota se fue por encima del travesaño, y después llegaron los otros dos goles del triunfador. El arquero visitante en tres oportunidades impidió que el scorer fuera más abultado a favor de los reclusos.

El segundo tiempo se disputó entre suplentes de los dos equipos y el 9 a 2 que impuso Punta Rieles exime de cualquier comentario. El fair play por su parte terminó merecido por ambos contrincantes; el juez debió mostrar una sola tarjeta amarilla y pasó casi inadvertido aun cuando cobró en el primer tiempo un par de fouls de ataque discutibles en contra de Punta Rieles. En realidad, en cuanto a la disciplina reinante, pareció más un match de rugby que de fútbol. Los jugadores no le protestaron al árbitro y desde los costados de la cancha no partieron quejas. Ni a uno se le escapó: "¡Qué cobrá´ vo´ juez chorro!".

Foto: Ariel Colmegna.
Foto: Ariel Colmegna.

EL balance.

El mejor jugador terminó siendo el capitán celeste, Maximiliano Ocampo, número 5, mezcla de Egidio Arévalo Ríos y el "Pollo" Olivera.

Marcó, quitó, devolvió con precisión el balón, penduló, gambeteó, volanteó, subió y bajó siempre con la cabeza en alto para ensamblar a sus compañeros y mantener un sistema 3-2-2-3 cuando el equipo se lanzaba al ataque y también se lucían por su velocidad y paredes el 7 Darío Saavedra (que estrelló una pelota en el horizontal) y el 9 Pais.

Maximiliano jugó en el baby fútbol de Colón y de volante en las juveniles de River, cuando los entrenaban Aníbal Saralegui y Robert Pua. La mayoría de los seleccionados de Punta Rieles jugaron al baby fútbol o también hasta en las divisionales 7a. y 6ta. de distintas instituciones.

"No nos vamos a mentir, violencia hay en todos lados, pero esto no se compara con ningún tipo de cárcel, es único, es una cárcel modelo", comentó Maximiliano a El País. Con firmeza pero modestia de capitán agregó que ganaron porque los favoreció la cancha chica, que conocen bien.

Entrenan allí dos veces por semana, aunque solo juegan contra un club una vez por mes.

Como no acontece ni a nivel amateur, en la jornada se disputó un tercer tiempo entre cuadros que intercalaron en sus filas players rielenses y universitarios.

En torno a la cancha no faltaron los hinchas, hombres, mujeres y niños que se reunieron en más de un centenar. Ni tampoco la potente cuerda de tambores conformada por otro grupo de los privados de libertad, que en total hoy son 500, cada uno arribado a Punta Rieles después de recibir la sentencia judicial.

Con el partido se celebró la construcción de un polideportivo promovido por la asociación civil de Apoyo a la Rehabilitación e Integración Social (ver recuadro).

La obra potenciará uno de los polos de actividades, "junto al laburo, el estudio y la cultura", dijo a El País el director del penal y educador social Luis Parodi.

Punta Rieles, cárcel de Punta Rieles, Aris, Posadas Posadas & Vecino River Plate.

Compromiso con reclusos y el penal.

La asociación civil de Apoyo a la Rehabilitación e Integración Social (ARIS) es fomentada por el estudio Posadas Posadas & Vecino. El objetivo, sin fines de lucro, es la integración social de los individuos privados de libertad durante su reclusión. Y también asistirlos en el proceso de la libertad ambulatoria, buscando la generación de posibilidades para el desarrollo personal, formación y búsqueda laboral. El polideportivo de Punta Rieles que integra su proyecto global tendrá una superficie de 350 metros cuadrados. Albergará una cancha de básquetbol, fútbol y otros deportes bajo techo, más una sala de aparatos y gimnasia.

La obra costará $ 4:200.000. El monto fue aprobado para beneficio fiscal por la Secretaría de Donaciones Especiales del Ministerio de Economía, según confirmó a El País el doctor Germán Vecino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados