Un caso que conmocionó a los montevideanos

Psicólogos del INAU avalan salidas de menor homicida

El INAU y el Instituto Técnico Forense (ITF) emitieron informes contrapuestos sobre el proceso de rehabilitación de uno de los menores internado por la rapiña al local de Correo de Pocitos efectuada el 5 de agosto de 2013.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En agosto de 2013, los rapiñeros asaltaron el local del Correo y luego se refugiaron en un comercio en Benito Blanco y José Martí. Foto: Archivo El País.

La dirección de un hogar del INAU donde se encuentra alojado el joven solicitó al juez de Adolescentes, Allen Denby, que le otorgara una salida laboral pese a que aún no alcanzó a la mitad de la pena.

El 7 de agosto de ese año, Denby y la fiscal Nancy Hagopian resolvieron la internación del menor y su cómplice por tres delitos de homicidio, dos en grado de tentativa. Antes del atraco al Correo de Pocitos, el adolescente había cometido otro homicidio.

En un informe presentado al juzgado de Denby a principios de este mes, los técnicos del organismo consideraron que el adolescente (hoy mayor de edad) realizó un buen proceso de rehabilitación anotándose en todos los programas y cursos posibles, llegando a destacarse de los restantes compañeros del hogar.

Según psicólogos y asistentes sociales del centro, el interno demostró arrepentimiento por sus delitos y mantuvo una excelente conducta durante los dos años que lleva internado.

Plantearon a la dirección del centro que solicitara las salidas laborales para el adolescente, quien debería pernoctar en el hogar.

El pedido llegó al despacho del juez Denby y este lo derivó a la fiscal Hagopian.

La representante del Ministerio Público pidió a Denby que el Instituto Técnico Forense (ITF) analizara la conducta del menor y se expidiera sobre si el joven se rehabilitó o no. El ITF cuenta con psiquiatras y psicólogos especializados en casos policiales, entre otros expertos.

El informe del Instituto, enviado al juez Denby, es totalmente contrapuesto con el de los técnicos del INAU. En líneas generales, los técnicos del ITF consideran que el menor carece de tolerancia a las frustraciones; no asume responsabilidades y la vida de los terceros no le importa demasiado, según informaron a El País fuentes del caso. Los especialistas del ITF también constataron que el interno "no respeta los derechos de nadie".

Tras recibir el informe, Denby no autorizó las salidas laborales del interno.

El abogado defensor, Guillermo Payssé, anunció en el Juzgado que apelará la decisión de Denby.

Payssé no quiso pronunciarse sobre el caso por entender que la exposición pública no ayuda a la rehabilitación de su defendido.

Balacera

La rapiña al Correo de Pocitos (ubicado en Benito Blanco y José Martí) es uno de los hechos de sangre que más ha conmocionado a los montevideanos en los últimos años. Un adulto, conocido como "el Porteño", y dos menores de edad coparon el local en la tarde del lunes 5 de agosto de 2013. El "Porteño" fingió ser un minusválido en una silla de ruedas. Luego de ingresar al local, extrajo un arma y apuntó a un guardia de seguridad.

El asalto se hizo en la "hora pico" cuando más personas circulaban por Benito Blanco.

Minutos después de ingresar los delincuentes, una vecina observó a los rapiñeros desde un edificio y llamó al 911.

Un móvil de la Seccional 10ª (Pocitos) arribó al lugar. Segundos más tarde llegó otro patrullero. El agente Carlos Rodríguez y otros policías ingresaron al local. Los delincuentes los esperaban parapetados. Se suscitó un tiroteo. Rodríguez fue herido y falleció poco después en un hospital. "El Porteño" murió tras recibir un disparo accidental de uno de los menores.

El agente Carlos Doyenart recibió siete disparos: dos de ellos en la boca y los restantes en el pecho. Después de meses de convalecencia, Doyenart hoy cumple funciones en el Ministerio del Interior.

Después de balear a Doyenart, los dos menores salieron del local y corrieron hacia la esquina de Benito Blanco y José Martí. Allí observaron que se acercaba otro patrullero y se metieron en un comercio hasta el primer piso. Al verse rodeados, se entregaron.

SABER MÁS

"La Berro no rehabilita"

El 7 de agosto de 2013, la abuela del menor rapiñero del Correo esperaba el fallo sobre su nieto sentada en una silla de cármica del Juzgado. Dos días antes, la abuela salió para su trabajo. Antes recomendó al adolescente que merendara unas hamburguesas al pan. Una hora y media más tarde, una llamada le informó que su nieto participó en una rapiña. "Estoy viviendo una pesadilla. Soy una persona de trabajo", dijo la abuela a El País. Y agregó: "la Berro no rehabilita. Hay que ver cómo están internados".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)