56% no llega al “umbral de competencia” en matemáticas

Prueba 2014 a escolares de 6° dio resultados tan malos como PISA

Una prueba realizada el año pasado a alumnos de 6° año de escuela en las áreas de matemáticas, ciencia y lenguas, reveló que más de la mitad de ellos están por debajo del "umbral de competencia".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Escolares no logran resolver problemas de un nivel básico.

El trabajo confirma los resultados de las pruebas PISA. Y siembra dudas sobre la posibilidad de erradicar la repetición, sin que se ponga sobre la mesa un plan alternativo.

El examen lo realiza la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) cada tres años desde 1996. Prueba tras prueba, los resultados no mejoraron. Incluso empeoraron un poco. En resumen lo cierto es que son demasiados los alumnos que no llegan a tener los conocimientos básicos.

El 56% de los estudiantes quedaron en el nivel 1 y menos 1 en matemáticas y ciencia, lo que implica que están por debajo del umbral mínimo de competencia. En lengua, el resultado es un poco mejor, y solo el 45% está en esta situación.

En tanto, cada vez baja más el nivel de no aprobación. Esto, según el consejero en representación del Partido Nacional en el Consejo Directivo Central (Codicen) de la ANEP, quien dio a conocer los datos de la prueba a El País, demuestra la existencia del pase social en Primaria. "No puede ser que cada vez sepan menos y cada vez pasen más", advirtió.

De 260.476 alumnos que fueron inscriptos en las escuelas públicas de todo el país en 2013 —los últimos datos difundidos—, tan solo repitieron 14.099. Esto equivale al 5,41%. En primer año no logró promover el 13,4%; en sexto, no lo hizo el 1,43%. El tema es que cuando llegan a primero de liceo sus resultados se desbarrancan. Y repite, también según los datos de 2013, el 33,3%.

"Si no llegan al mínimo umbral de competencia, cómo puede ser que más del 98,5% de los alumnos de sexto pasen de grado", cuestionó Corbo. Y acusó: "de esta manera le están mintiendo a los padres y a los alumnos, y haciendo como que aprenden algo cuando la realidad demuestra que no".

Proyección.

Las pruebas PISA, que se llevan a cabo cada tres años por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se focalizó en 2012, en su última edición, en matemáticas. Uruguay bajó de 494 puntos en el Promedio PISA, a 409, en comparación con la evaluación llevada a cabo en 2009.

El examen, cuestionado por su metodología por gran parte de la administración —tienen reparos con que se le haga a alumnos de 15 años sin importar en qué grado estén—, reveló también que el 55% de los estudiantes uruguayos no logró superar la prueba más fácil de matemáticas. Lo mismo le pasó al 47% en ciencias y al 21% con la de lectura.

Para Corbo, la comparación de estos números con los de la prueba hecha por la ANEP el año pasado, confirman que los problemas empiezan en Primaria y se arrastran hacia Secundaria. Y se atreve a aventurar que, dentro de tres años, cuando los escolares que el año pasado estaban en sexto tengan 15 años, van a estar en el mismo nivel que los de 2012 en las pruebas PISA. "Es decir, entre 55% y 56% no van a poder resolver, porque no lo saben hacer hoy, un ejercicio básico de matemáticas. Y esto es porque los hicieron pasar sin importar que no tienen los conocimientos", acusó el consejero.

El año pasado, en entrevista con El País, el director general del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), Héctor Florit, dijo, en medio de acusaciones sobre la existencia de un pase social en las escuelas, que "no hay ninguna reglamentación, ninguna disposición administrativa, nada que considere un pase por razones sociales". Sin embargo, reconoció que el rendimiento de los alumnos no es lo único que se tiene en cuenta a la hora de decidir si pasan o no de año.

"Puede pasar que para un niño el maestro note que dejarlo en el mismo año con otros compañeros le va a permitir avanzar, no le va a generar sentimientos de frustración o fracaso... Pero para otro, el docente puede entender que separarse del grupo de pares, ser el grandote del año siguiente, el repetidor, le va a generar muchísimas más dificultades desde el punto de vista del bloqueo emocional del aprendizaje. En este caso es mejor que continúe con su grupo, pasando de año y teniendo algún apoyo", explicó.

Repetición.

La prueba de la ANEP, y la contradicción entre los resultados que revela esta con los altos índices de aprobación, se revela en momentos en que la directora general de Secundaria, Celsa Puente —quien mantendrá el cargo en la próxima administración— y la futura ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, deslizan la posibilidad de erradicar la repetición.

Desde filas opositoras, se advierte, igual que lo han hecho los sindicatos, que la discusión está mal encarada, que el problema no es repetición sí o repetición no, que lo que se necesita discutir es qué alternativas se pueden encontrar para que esta no exista más.

"Estamos de acuerdo en que hay que estudiar un sistema nuevo de evaluación, lo que no quiere decir que haya que eliminarla lisa y llanamente, sino pensar en un pasaje por ciclos y no por años", sostuvo el referente en educación del Partido Colorado, Robert Silva, en declaraciones a El País. También sostuvo que se debería generar "un sistema de tutorías y acompañamiento pedagógico". Al mismo tiempo alertó que, sin estos cambios, "es difícil pensar en que no haya más repetición".

En el mismo sentido se expresó Corbo, quien el año pasado presentó a sus pares del Codicen un proyecto para que el pasaje de año sea por ciclos y que cada uno de ellos se componga por dos años: primero y segundo; tercero y cuarto; quinto y sexto. Esto en Primaria y Secundaria.

El consejero también coincidió con generar un plan de tutorías. Y con hacer un cambio de los programas que haga que los jóvenes, cuando vayan de sexto de escuela a primero de liceo no pasen de tener de un maestro a 13 profesores.

"Si les presentamos la ciencia fragmentada no tienen la capacidad de hacer la síntesis cultural", expresó. Su plan fue desechado por el resto del Codicen.

REPETICIÓN SI O NO


"No debe existir"


María Julia Muñoz - Futura ministra de educación

"Estoy de acuerdo con Celsa Puente, no debería existir la repetición. Porque si un niño no concurre, hay que hacer que vaya. El local de educación debe pedir auxilio a la comunidad organizada y solucionar el tema. Y cuando es por rendimiento, se debe pedir auxilio a maestros comunitarios o a quien corresponda".

"Así, no sirve"


Daniel Corbo - consejero de la ANEP (P. Nacional)

"La propuesta tal y como está presentada por Celsa Puente lo que busca es mejorar las estadísticas, acomodar los números. No apunta a erradicar el problema. No debería haber repetición, pero si existe un apoyo paralelo específico para el alumno. Que no repita, pero que aprenda. Si no, así, no sirve".

"De acuerdo"


Robert Silva - Referente en educación Colorado

"Es claro que la repetición en la que el alumno vuelve al año siguiente a cursar con los que por primera vez se incorporan a ese grado como si no hubiera aprendido nada, está superada y hay que cambiarla. Estamos de acuerdo. El pasaje no debe ser por años, sino por grados de aprendizaje".

"Parece un jabón"


Emiliano Mandacen - Líder del sindicato de Secundaria

Cuando te venden lo que van a hacer con la educación parece una propaganda de jabón en polvo. Creen que los estudiantes son como una prenda, que los van a meter en el lavarropas y que con un polvo mágico van a solucionarlo todo. Venden un producto, no se dan cuenta que la realidad es compleja".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)