ANCAP ES JUEZ Y PARTE EN EL MERCADO

La principal productora de grappamiel demanda a Ancap

Empresa líder inició juicio por incautaciones hechas en supermercados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Siguen apareciendo irregularidades vinculada a contratación directa de empresas. Foto: F. Ponzetto

La principal marca de grappamiel del país le inició una juicio civil por daños y perjuicios a Ancap por "competencia desleal".

Ante la Justicia, Ancap fue acusada de "beneficiar" a su empresa CABA S.A., que también vende grappamiel y grappas, mediante incautaciones y operativos de control a mercaderías de la competencia en las principales cadenas de supermercados del país.

La demanda, que fue presentada en mayo de este año en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo de 3º Turno, a cargo del juez Pablo Eguren Casal, también incluyó un recurso de amparo a la decisión de Ancap de exigir que todas las grappamiel deberían tener en sus etiquetas el porcentaje de grappa que contienen.

Fuentes del caso indicaron a El País que la grappamiel líder en el mercado es elaborada con grappa —para cumplir con normas UNIT— y miel natural. Sin embargo, CABA S.A. y otras empresas competidoras pretendieron que la grappamiel referente en el mercado debía incluir el 10% de grappa en su bebida, lo cual cambiaría su sabor.

Luego que todas las partes llegaron a un acuerdo sobre ese tema, el paso siguiente fue obligar a la marca referente a publicitar en sus etiquetas en las botellas el porcentaje de grappa en sus bebidas, señaló la firma denunciante.

"Ello nos causa daño y vulnera el secreto industrial", dijo a demanda.

Por otra parte, la empresa líder de grappamiel recordó que Ancap se encarga de controlar la elaboración de las bebidas alcohólicas en el país, mientras que CABA S.A. también comercializa grappamiel, grappa, ron, entre otras bebidas que contienen alcohol.

"Ancap y CABA S.A. conforman un mismo grupo económico. Donde la primera es controlante de la segunda. Mientras CABA S.A. es competencia directa nuestra, Ancap interviene en el mercado con sus facultades regulatorias e inspectivas y nos perjudica. Ancap tiene intereses inmediatos en beneficiar a CABA S.A.", sostiene la demanda a la que tuvo acceso El País a través de una de las partes.

La marca de grappamiel referente cuenta con el 60% del mercado uruguayo y compite con marcas de CABA S.A. y de una decena de pequeñas empresas.

En la demanda, esta empresa acusó a Ancap de ordenar "inspecciones" en su planta que "paralizan" la producción e "incautó mercaderías con supuestas infracciones" que luego se reintegran porque "están en regla". También señaló que CABA S.A., la empresa de Ancap, realizó ventas "por debajo del precio de fabricación comprometiendo con ello el patrimonio del Estado".

La empresa reclamó daños y perjuicios por la decisión de Ancap de incautar mercadería en dos de los principales cadenas de supermercados del país el 28 de diciembre de 2015 aduciendo que la firma no había cumplido con disposiciones de UNIT de colocar en las etiquetas en el porcentaje de grappa que contiene la bebida.

"Nuestra grappamiel no contiene grappa porque en el pasado estaba prohibido utilizarla por el monopolio de Ancap. Sí contiene alcohol de mayor calidad que la misma, máxime si se lo compara con la grappa uruguaya o la de Ancap que nada tiene que ver con la verdadera grappa. Nuestra etiqueta no engaña al consumidor porque expresa cuáles son los productos que componen la bebida", señala la demandante.

Enseguida agrega: "Los demás ingredientes de nuestra grappamiel son agua, alcohol y miel. Ancap no pide que se publicite sus porcentajes. No entendemos la razón por qué solo se pide el porcentaje de grappa".

Expediente.

Ancap también enfrenta un juicio millonario en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de 1° Turno, cuyo titular es el juez Gabriel Ohanian.

Se trata de una demanda por US$ 70 millones contra Ancap, cinco ministerios, el Instituto Uruguayo de Normas Técnicas (Unit) y la empresa Caba presentada en 2009 por Salaur S.A. Esta firma pretendía fabricar grapa y aceite de pepita de uva, entre otros alcoholes.

Según fuentes del caso, el expediente, que tiene 18 piezas y 6.000 folios, ya pasó por todas las etapas procesales y solo resta la sentencia. La demanda fue iniciada el 8 de junio de 2009 por Salaur S.A., que adquirió costosas maquinarias para producir grappa. Sin embargo, una interpretación de las normas realizada por Ancap impidió que la empresa demandante pudiera comercializar sus productos, señalaron las fuentes.

Pedirán citación de Raúl Sendic.

El abogado de la empresa Salaur S.A., que demandó a Ancap, solicitará al juez de lo Contencioso Administrativo de 1° Turno, Gabriel Ohanian, que cite al expresidente de Ancap, Raúl Sendic para que explique su relación con la empresa líder del mercado de grappamiel. "No puede ser que varios presidentes de Ancap, entre ellos Sendic, le trasmitieran a dicha empresa que se quedara tranquila, que el ente no le iba a exigir que cumpliese con las normas UNIT", dijo una fuente del caso. Estas normas señalan que los fabricantes de grappamiel debían colocar en las etiquetas el porcentaje de alcohol de sus bebidas. "Jurídica de Ancap opinaba distinto a Sendic", agregó la fuente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados