LA BATALLA POR LA FINANCIACIÓN DE OBRAS

El primer golpe a Martínez: oposición frena plan de obra

El intendente no logró los 21 votos para el Fondo Capital en la Junta.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Daniel Martínez por Arotxa

En una larga y por momentos tensa sesión de la Junta Departamental de Montevideo, el Frente Amplio ganó una votación pero, paradojalmente, salió derrotado. Cuando el oficialismo se dio cuenta que no tenía la mayoría especial para aprobar el ambicioso Fondo Capital, propuso y logró que el asunto no se votara ayer y volviera a la Comisión de Legislación de la Junta, por lo que no será aprobado en el actual período de sesiones. La moción fue votada a favor por los 18 ediles de la coalición de izquierda y en contra por los 12 de la oposición.

El oficialismo quería votar a toda velocidad el asunto e incluso lo ingresó en carácter de "grave y urgente", pero debió resignarse a postergar para febrero la decisión cuando comprobó que, pese a las intensas presiones recibidas, el edil Gastón Arias, colorado electo por el Partido de la Concertación que se había mostrado proclive a acompañarlo, cambiaba de idea. Es que la de ayer era la última sesión de este período de actividad del deliberativo departamental. A la hora de fundamentar el voto, sobre las 21.30, los opositores marcaron la aparente contradicción entre la premura oficialista y la postergación del tratamiento del asunto.

Al finalizar la sesión alguien gritó desde la barra a la edil del Partido Nacional Cristina Ruffo, reprochándole su oposición al Fondo Capital. Graciela Villar, que lleva la voz cantante en la bancada oficialista, le dijo a Ruffo que quienes gritaban desde la barra eran vecinos de la zona de Avenida Belloni que ahora verán postergado el ensanche de esa vía. Entonces un militante blanco que vive en la zona le dijo a Villar que la Intendencia malgastaba. A continuación se sucedieron gritos y reproches. El oficialista Claudio Visillac le dijo "boluda" a una representante nacionalista y le gritó: "sos edila, ubicate".

La polémica.

El oficialismo quería aprobar el endeudamiento en unos US$ 250 millones a 20 años, mediante la modalidad de fideicomiso, para financiar 20 obras que, argumentaba, en un 70% se ubican en zonas deprimidas de Montevideo y que generarían 5.000 puestos de trabajo.

Pero la oposición machacó en que, si bien coincide en que hay un gran déficit de obras en Montevideo, los emprendimientos habían sido mal elegidos, algunas no son prioritarias y en su presentación no se brindó información básica.

Se sucedieron los pedidos de cuarto intermedio. Algunas interrupciones no fueron por más de tres minutos. En un momento dado, Arias estuvo reunido con varios directores municipales mientras el intendente Daniel Martínez asistía desde la barra al debate. Arias pareció sentirse acosado y estuvo largo rato en el despacho del edil blanco Diego Rodríguez que parecía querer preservarlo de las presiones.

Durante la sesión, no faltaron momentos tensos, como cuando la edil Villar le dijo al representante del Partido de la Concertación, Marcos Laens, "sos un atrevido, mi amor". Ruffo insinuó en sala que un edil (no lo identificó pero se refería a Arias) había sido presionado de manera indebida.

El frentista Mariano Tucci dijo que ahora el oficialismo espera "la catarata de ideas" de la oposición. Villar explicó que el oficialismo presentaba la moción para que el tema se retome en febrero para dar tiempo a la oposición a estudiarlo, pero lo que subyacía era que el Frente Amplio asumía que no tenía los votos para que se votara ayer mismo como era su intención original.

El presidente de la Junta, Martín Nessi, una y otra vez pidió no hacer alusiones partidarias, pero no pudo evitar que el edil y ex intendente Mariano Arana se confesara "dolido" porque el blanco Daniel Martínez dijera que en 25 años de gestión frenteamplista se había acumulado un déficit importante de obras. Martínez había dicho que las obras planteadas tenían mucho costo, no enfatizaban la vialidad y sí los espacios recreativos y no habían sido bien estudiadas y recordó que las deudas de la comuna ya llegan a US$ 450 millones. Nessi, el presidente de la Junta que había mantenido una postura contemporizadora para dirigir la sesión, se impacientó con Laens y le reprochó que durante todo el período de sesiones había sido el que menos había contribuido al clima de respeto que debía imperar.

Durante los recesos, quedó bien claro que Chirico y el también representante de la Concertación Alfonso Iglesias, que estaba dispuesto a votar el Fondo Capital, quedaban aislados y no eran invitados a las sucesivas reuniones de su bancada. "Ahora jugamos solos. Lo que la vida te da, la vida te lo quita", se le escuchó decir a Chirico. Luego fundamentó en sala que quería que sus nietos estuvieran orgullosos de que su abuelo votaba obras y terminó con un "arriba los que luchan".

Rodríguez, el representante nacionalista, dijo que el Fondo Capital "está atado con alambre" y recordó que como consecuencia de la "herencia maldita" de la gestión de la ex intendente Ana Olivera, la IMM debió pedir un préstamo de US$ 30 millones al Banco República para poder pagar a sus funcionarios y a sus proveedores. Rodríguez señaló que el Fondo Capital, como estaba estructurado, suponía un "cheque en blanco" a la comuna.

Algunos representantes opositores manejaron la posibilidad de que el año próximo la intendencia deba subir impuestos, algo que los frenteamplistas negaron en todo momento. Los representantes oficialistas insistieron en que el Tribunal de Cuentas finalmente había levantado sus objeciones al fideicomiso. Pero los opositores respondían que los frenteamplistas querían apurar el asunto sin que hubiese informe en mayoría y minoría de la Comisión de Legislación como se estila. Rodríguez dijo que cuando el tema se retome debería estar pronta la auditoría de la comuna ordenada por el intendente Martínez.

Tras la apasionada polémica, Martínez invitó a su casa al frentista Visillac a tomar mate. "No me faltés", le dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados